La Verdad

img
Categoría: Arquitectura funeraria
Un toque francés en Mazarrón

Escultura en el vestíbulo de las Casas Consistoriales.

Efectivamente, la famosa escalera de caracol que comunica las dos plantas del casino de Mazarrón (siglo XIX) tiene un toque francés. Sin embargo, no pertenece a la escuela del ingeniero Gustavo Eiffel, como se ha planteado en alguna ocasión. La estructura de hierro salió de los talleres de un compatriota suyo, el escultor fundidor Antoine Durenne, según puso de manifiesto María Juliana Raja García en una conferencia que acercó a los vecinos un aspecto poco conocido del patrimonio histórico de Mazarrón. Esta licenciada en Geografía es una de las becarias ‘fichadas’ por el Ayuntamiento para, entre otros cometidos, documentar y catalogar elementos y bienes del municipio. La pieza que acaparó buena parte de la ponencia fue la escultura alegórica que preside la entrada a las Casas Consistoriales. Data de finales del XIX y simboliza la riqueza que alcanzó el pueblo en los años del ‘boom’ minero. Si se acerca por el municipio, podrá contemplarla detenidamente en la planta baja, junto a las escaleras que dan acceso al magnífico Salón de Plenos (una joya modernista). La barandilla y la gran lámpara que preside el hueco de la escalera también parecen salidas de la fundición de Durenne. Este escultor forjó un imperio (fabricaba desde esculturas hasta todo tipo de tuberías) y su obra artística está repartida desde Edimburgo a Barcelona.

En el pueblo van quedando pocos ejemplos del arte del forjado, la herrería y la cerrajería, porque el abandono y el paso del tiempo han provocado la desaparición de las piezas que decoraban estancias y fachadas. Un último reducto se localiza en el cementerio. Varias de las tumbas de principios del siglo XX (a la entrada, a la izquierda) se completan con cerramientos ricamente decorados, con guiños al modernismo que en esa época recorría la Región. Sin embargo, este desconocido patrimonio sigue sin catalogar y abandonado a su suerte. Mucho me temo que con la ampliación del recinto de enterramientos al final acaben siendo vendido al peso.

Tumba con un elaborado dosel, de principios del siglo XX.

Ver Post >
Dragones en el cementerio

A Norberto Morales Gallego la muerte vino a buscarle cuando apenas había empezado a vivir. En la lápida de mármol que le dedicaron su padre y sus hermanos se puede leer que falleció el 29 de junio de 1905, con solo 18 años. Su tumba es una de las más antiguas del cementerio de Mazarrón, y conserva un cierto toque de misterio debido a la decoración escogida para honrar y recordar al joven fallecido. Es fácil de distinguir la sepultura (a la izquierda, según se entra al recinto) porque es la única con dosel. Se trata de una especie de pequeño baldaquino, de metal, donde destacan las figuras de unos dragones (otros creen que son caballitos de mar) y una profusión de adornos florales. Qué llevó a los dolientes familiares de Norberto a decantarse por esos motivos decorativos o quién fue el herrero que forjó este llamativo palio fúnebre son preguntas que siguen en el aire y que, por tanto, permiten volar a la imaginación. Lo que sí parece claro es que el diseño cuajó influenciado por las corrientes modernistas que empezaban a soplar con fuerza en aquella época. Un movimiento que alcanzó también a las artes menores, como la rejería (sería éste un claro ejemplo) y que se decantaba por una decoración profusa, de lineas curvas, inspirada en la naturaleza y en ocasiones con un toque exótico extraído de otras culturas (ahí podrían encajar los dragones). No muy lejos de esta tumba hay otro enterramiento, también de principios de siglo, en peor estado de conservación, y con una decoración aún más extraña: dos seres alados monstruosos que parecen alzar el vuelo mientras sostienen con sus bocas de afilados dientes una corona o un candelabro.

Detalle del dosel que cubre la tumba, con figuras que parecen dragones.

El actual camposanto de Mazarrón data de principios del siglo pasado; el anterior (recuerdo haberlo recorrido de pequeño no sin algo de miedo metido en el cuerpo) se ubicaba en una parcela no muy lejos de la moderna Casa de Cultura. En las últimas semanas, el cementerio ha sido noticia porque se ha podido confirmar que uno de sus panteones, el de la familia Martínez Oliva (del año 1923), es obra del arquitecto Víctor Beltrí, referente del modernismo en la Región. Recientemente también se ha atribuido el mausoleo de Francisco Povo y su esposa (1926) al mismo proyectista. En fin, que el cementerio municipal parece guarda mucha historia, que no debería perderse. Y, también, bastantes interrogantes que esperan respuesta.

Ver Post >
Arte para el más allá

¿Puede un lugar tan triste como un cementerio contener un destello de belleza? ¿Qué atractivos mantienen las necrópolis para convertirse en reclamos para los turistas? Los camposantos aparecen en las guías de capitales como París (Père Lachaise), Londres (Highgate) y Praga (antiguo cementerio judío), al lado de otros monumentos de parada obligada. Y reciben un aluvión de visitas, y no solo con motivo de la festividad de Todos los Santos. En la Región, algunos también tienen un cierto ‘encanto’, porque arquitectos, pintores y escultores famosos dejaron su sello en estos recintos sagrados por encargo, claro está, de las familias más adineradas e influyentes de la sociedad de la época.
Ocurre, por ejemplo, en el cementerio de los Remedios en el cartagenero barrio de Santa Lucía. Allí descansan los restos de Isaac Peral en un sarcófago de bronce y mármol, de estilo decó, obra del arquitecto Víctor Beltrí y del escultor José Moya Ketterer. Beltrí (que trajo el modernismo a la Región) diseñó -con un toque neoegipcio- otro mausoleo para la eternidad, el de los Aguirre, una rica familia del emporio minero, con un espléndido edificio en el casco urbano de Cartagena. Lorenzo Ros, otro nombre propio en la arquitectura moderna, proyectó el panteón de Casimiro Muñoz, y a Carlos Mancha y Francisco Requena se debe el monumento funerario de los Pedreño y Deu, inspirado en el panteón de la familia Boode en el cementerio parisino de Père Lachaise. En cuanto a la capilla que domina el camposanto, corresponde a un diseño de Antonio Oliver Rolandi, y de la decoración se hizo cargo el pintor Wssel de Guimbarda.
Si Beltrí ‘domina’ en Los Remedios, en el cementerio de Nuestro Padre Jesús de Murcia destaca Pedro Cerdán, quien levantó la fachada monumental de inspiración renacentista. Este recinto municipal de enterramientos data de 1887 y vino a sustituir a los cementerios de la puerta de Castilla (La Albatalía) y la puerta de Orihuela. Las familias de la alta sociedad murciana también recurrieron a los mejores arquitectos para que proyectaran las que debían ser sus últimas moradas. Destaca el panteón Guirao Almansa, de Francisco Ródenas, autor también del monumento de Salzillo y primer proyectista de las Casas Consistoriales de Mazarrón. La obra de Justo Millán, Rafael Castillo y Guillermo Martínez Albaladejo, entre otros, también está presente en las calles del camposanto murciano.

Uno de los panteones del cementerio de Santa Lucía. / A. GIL

Y por supuesto este recorrido por los cementerios de la Región no puede acabar sin una parada en el lorquino de San Clemente, con un conjunto de panteones, como los del Vizconde de Huertas, la familia Casalduero y los Valdés Millán, que están protegidos por Cultura debido a su monumentalidad.
[Dos apuntes más. En Bullas, organizan una visita guiada para conocer la historia del cementerio de San Ildefonso, este domingo (16.30 horas) y el fin de semana del 8 y 9 de noviembre. Las inscripciones, en Informajoven. Y en Murcia está prevista (29 de noviembre) una visita teatralizada por el casco antiguo con el Tenorio como telón de fondo. Hay que llamar al teléfono 616 717 888)

Ver Post >
Sobre el autor Miguel Rubio
Mazarrón, 1967. Periodista de 'La Verdad' y guía oficial de turismo.

Últimos Comentarios

Vaya-tela 09-02-2017 | 09:47 en:
Cultura y los faros
mrubio 28-02-2016 | 11:53 en:
El hotel de los felices 70

Etiquetas

Otros Blogs de Autor

Últimos Comentarios

Vaya-tela 09-02-2017 | 09:47 en:
Cultura y los faros
mrubio 28-02-2016 | 11:53 en:
El hotel de los felices 70