La Verdad

img
El lado oscuro
img
Carlos Escobar | 25-02-2017 | 23:38

Todavía hay gente que duda sobre si existe la maldad. Los aficionados a la ópera saben que sí y que ésta tiene su particular traducción musical en la trama. De hecho hay malos más antipáticos que otros y generalmente con un destino que depende mucho de lo magnánimo que sea el personaje sabio y recto al que se enfrente.

Uno de los malos menos repelentes de la historia de la ópera es Monostatos, el personaje creado por Mozart en La flauta mágica que continuamente ronda por la escena y que se caracteriza por ser cobarde, mentiroso, desleal y abusar de su posición en el templo (es un moro de piel oscura y jefe de la guardia de Sarastro, el sumo sacerdote autoritario, justo y sereno).

La flauta mágica es un singspiel, es decir, un espectáculo popular con canciones muy del gusto de todas las clases sociales. Mozart llevó este género a la máxima expresión en esta obra, cuya música y valor humano son tan excepcionales que atraen la atención de cualquier persona desde la infancia a la madurez.

Por ello, la representación de La flauta mágica hoy en Murcia es un acontecimiento musical de primer nivel y que disfrutaremos en familia tanto en escena como al salir del teatro, en el momento de compartir impresiones sobre su puesta en escena.

El personaje de Monostatos es una continua amenaza para que Pamina y Tamino, la pareja de enamorados, consiga superar las tres pruebas y disfrutar de una vida en común llena de felicidad. La maldad de Monostatos se sustenta en el odio y el sentimiento de inferioridad. Él quiere conseguir a toda costa los favores de Pamina, que lo rechaza con firmeza, por lo que está dispuesto a hacer lo que sea. Cree que el principal problema que le impide lograr su objetivo es el color de su piel, alejado de la blancura lunar de la piel de la bella joven.

Para conseguir seducir a Pamina, Monostatos se vale del secuestro, la extorsión y la traición, todo aderezado con mentiras y odio. Unos dicen que Mozart quiso reflejar en Monostatos el subconsciente de Sarastro, lo que justificaría la presencia del moro malvado en sus dominios, otros creen que pretende representar al hábito negro de una orden religiosa que en su época rechazaba a la masonería, sociedad secreta a la que pertenecía el compositor. En cualquier caso, la maravillosa música de La flauta mágica, el triunfo de la verdad y el castigo moralizante de la maldad, contribuyen a que finalmente sintamos una inexplicable compasión por Monostatos.

Últimos Comentarios

jmbuenoortiz 23-12-2016 | 04:34 en:
Creatividad solidaria
isabelmillandiaz_674 16-01-2016 | 18:17 en:
Cazatalentos
Flugencio 24-07-2015 | 07:21 en:
Melodías escondidas

Etiquetas

No hay tags a mostrar

Otros Blogs de Autor