La Verdad

img
Edificios de emociones
img
Carlos Escobar | 30-03-2017 | 21:41

 

A menudo el ser humano intenta vincular con hermetismo música y conceptos, o si lo prefieren las estrofas y los textos que le sirven de inspiración. Sin embargo, esto no siempre es así y basta con que el intérprete refleje el carácter, el ambiente o las sensaciones del poeta, para que logre estremecer al oyente.

Los sonetos para violín y piano de Eduard Toldrá (1895-1962) son el paradigma de esta forma de entender la música y así lo comparte nuestro invitado de hoy, Pablo Roca Montoya, que es un violinista y arquitecto de Cartagena que interpretará el sábado una selección de estas íntimas piezas.

Los tres sonetos que ofrecerá Pablo acompañado de la pianista Isabel Amparo Martínez Túnez (ver post de marzo 2017 titulado El piano con duende) fueron escritos por Toldrá en 1922 sobre poemas de autores catalanes: “Sonetí de la rosada (Rocío) de Trinitat Catasús i Catasús, Ave María de Joan Alcover i Maspons y La font (La fuente) de Joan María Guasch i Miró, son textos que a Toldrá le gustaba que fuesen leídos cuando se interpretaba su obra”.

Para preparar el concierto, Pablo e Isabel Amparo, han tratado de conjugar la imagen que cada uno de ellos tienen sobre la composición: “Personalmente me gustan estas obras impresionistas del siglo XX. Me siento muy cómodo reflejando sensaciones a través de la música”. De Sonetí de la rosada, destaca su carácter ligero, “de manera que se podría tocar con una flauta”. De la pureza e inocencia de este soneto iremos al carácter íntimo y sosegado del Ave María: “Para mí, esta música refleja la intranquilidad que nos produce la incertidumbre sobre si realmente hay otra vida tras la muerte”. Finalmente, nos comenta Pablo que el soneto “La fuente” contiene una música más virtuosa pero sin perder la sencillez: “Trataré de reflejar la sensación del agua que cae”.

Pablo Roca obtuvo la carrera de violín bajo la tutela del profesor Joaquín Palomares en el Conservatorio Superior de Murcia y el Grado de Arquitectura por la Universidad Politécnica de Cartagena, pero su inquietud no tiene techo: “Ahora estoy estudiando viola con la profesora Kasia Grenda”.

Sobre sus primeros pasos en la música, el violinista nos cuenta como empezó a tocar el piano con algo más de dos años sentado junto a su abuelo: “Él tocaba el piano y la guitarra. Cuando mis padres advirtieron que tenía buen oído, me llevaron a la escuela de música”.

Les recomiendo que escuchen estos sonetos de Toldrá interpretados por estos músicos. Conozco a Pablo desde hace años desde su paso por la Orquesta de Jóvenes de la Región de Murcia y su posterior colaboración con la Orquesta Sinfónica de la Región de Murcia y estoy convencido de que disfrutarán con la música de este arquitecto creador de emociones.

 

Sábado 1 de abril, 19 horas. Aula de Cultura de la Fundación Caja Mediterráneo. Música de Falla, Wolf, Turina, Balakirev y Toldrá. Entrada 10 euros.

Últimos Comentarios

jmbuenoortiz 23-12-2016 | 04:34 en:
Creatividad solidaria
isabelmillandiaz_674 16-01-2016 | 18:17 en:
Cazatalentos
Flugencio 24-07-2015 | 07:21 en:
Melodías escondidas

Etiquetas

No hay tags a mostrar

Otros Blogs de Autor