La Verdad

img
Música en el punto de miras
img
Carlos Escobar | 01-05-2017 | 17:10

Estrenamos presidente en la Comunidad Autónoma de Murcia y la población no pesimista espera mejoras tangibles en sus vidas. Máxime cuando sus primeras manifestaciones han sido: “Estoy capacitado”“No voy a permitir que ningún murciano sea menos que ningún otro español”.

Hay personas políticamente independientes en la región, ávidas de optimismo y con la esperanza de que algunas cosas puedan mejorar en materia de sanidad, educación, desempleo, corrupción, impuesto de sucesiones y estado del Mar Menor, entre otras.

Parece ser que algunos de estos grandes temas han tocado la sensibilidad del presidente, que ya ha anunciado la creación de dos nuevas direcciones generales, una de Buen Gobierno y otra para el Mar Menor, así como la eliminación del injusto impuesto de sucesiones.

Sin embargo, ha dejado claro que seguirá una línea de continuismo con las políticas que ha llevado su predecesor en los últimos dos años, lo que no deja de ser muy preocupante para el mundo de la cultura y en especial para el la música clásica.

Si el señor Lopez Miras quiere conseguir que ningún murciano sea menos que otro español en materia de cultura y de verdad se siente capacitado para ello, tendrá que cuidar con especial mimo del tejido cultural de la región.

Como este foro es de música clásica, me referiré a dos aspectos muy concretos. La recuperación de la Orquesta de Jóvenes en la Región de Murcia (OJRM) ha sido un objetivo a largo plazo de la Consejería de Cultura durante más de cuatro años. Parece que estamos a punto de reactivar este modelo formativo y que los estudiantes más destacados podrán formar parte de la OJRM como complemento a su actividad académica. Es importante resaltar que los frutos positivos que ha dado la OJRM durante sus treinta años de existencia se deben al rigor y a la austeridad que la ha regido, por lo que hay que evitar nuevas propuestas indolentes y carentes de creatividad o que traicionen sus fundamentos básicos. Les recuerdo que desde nuestra OJRM – orquesta de jóvenes más antigua en España- han salido numerosos músicos que han superado las pruebas de admisión en los mejores conservatorios y orquestas del planeta. Músicos, que no olvidan su origen murciano y que en sus vacaciones traen su arte y su música a la región, para deleite de los fieles aficionados y satisfacción de las autoridades que con cuentagotas acuden a sus conciertos.

Otro asunto de importancia capital es la situación actual de la Orquesta Sinfónica de la Región de Murcia (OSRM), si me permiten, similar a la de un paciente desnutrido con capacidad de hacer las tareas cotidianas básicas. Si comparamos a la OSRM con las demás formaciones españolas, son escandalosas las continuas vejaciones que sufrimos por la escasa sensibilidad del gobierno regional en cuanto a dotación presupuestaria y a consideración institucional. Les estoy hablando de excelentes profesionales que desde hace más de 20 años ratifican un nivel musical y artístico elogiado por los directores y los solistas foráneos que nos visitan. Además, contamos con una directora musical de primer nivel, cuidadosamente formada en el Conservatorio de Viena, con una sobresaliente capacidad intelectual y un exquisito trato humano que favorece el trabajo colectivo. El tensar de manera repetitiva la cuerda para poner a prueba su capacidad de resistencia ante la incomprensión de los gestores, sería una actitud muy arriesgada, de gran torpeza política y de nefastas consecuencias en materia cultural.

El nuevo presidente tiene trabajo por delante. La cultura y el ocio van de la mano, pero no son exactamente la misma cosa. No hay por qué crear nuevas direcciones generales para cada una de ellas, simplemente animar a las personas con imaginación, conocimientos, humanismo y nivel cultural a que reviertan una situación con amplio margen de mejora.

Estoy seguro de que, algún día, seremos como los demás españoles en materia de cultura.

¡Hay gente en la Región de Murcia capacitada para ello!

 

Jueves 4 de mayo, 20 horas. Auditorio Víctor Villegas de Murcia. Obras de Falla, Ravel y Shostakovich. Orquesta Sinfónica de la Región de Murcia. Judith Jáuregui (pianista). Virginia Martínez (directora musical). Entradas: 20, 16 y 12 euros.

Etiquetas

Otros Blogs de Autor