La Verdad

img
Triple intención
img
Carlos Escobar | 22-06-2017 | 22:06

fullsizerender-5

Uno de los músicos más interesantes de la época soviética es Dmitri Kabalevsky (1904-1987) del que se cumple en este año el 30º aniversario de su fallecimiento, motivo por el que se ha programado uno de sus conciertos de violonchelo en el ciclo Promúsica de Aguilas.

Puede decirse que Kabalesvky es un músico ligado al número 3, ya que en 1948 compuso un trío de obras consecutivas (conciertos para violín nº 1, concierto para violonchelo nº 1 y concierto para piano nº 3. que forman un ciclo muy particular dedicado a la juventud soviética y con el que se presentó a un concurso.

La estructura de concierto estándar de tres movimientos, Kabalevsky la extiende a la estructura general del ciclo. Así, el primer concierto de violín, sería el equivalente al primer movimiento rápido de un concierto convencional. El primer concierto para vilonchelo tiene un claro carácter lírico y sería el representante del movimiento intermedio lento. Por último, el tercer concierto para piano tiene el carácter brillante con el que terminan estas composiciones.

Kabalevsky fue profesor de música en el Conservatorio de Moscú y ya desde joven destacó por su vocación docente con los alumnos más pequeños. Para conocer mejor su obra, hablamos con Gonzalo Meseguer, el solista que lo interpretará en el Auditorio Infanta Elena de la localidad costera.

Gonzalo nos explica que “es un concierto donde hay un dialogo constante entre el violonchelo e instrumentos de viento, así como entre el violoncello y la orquesta (concertante). Para él, en el primer movimiento tanto el clarinete como la flauta tienen un papel principal, mientras que en el segundo movimiento el protagonismo lo comparten fagot y la trompa. Finalmente, en el 3º movimiento, recobra el protagonismo el clarinete que introduce el movimiento para luego dar paso al violonchelo”.

Profundizano en aspectos musicales, Gonzalo Meseguer nos aclara que “Kabalevsky escribe un motivo que desarrolla y al que se le incorporan otros motivos, lo que unido a cambios de tempo en acelerando, termina con un tutti orquestal que es el epicentro del 1º y 3º movimientos. En el segundo movimiento la cadenza del solista tiene un lirismo conmovedor que nos acerca al climax orquestal.”

Es concierto para violonchelo nº 1 es una excusa perfecta para pasar una estupenda tarde en Águilas y descubrir a un músico que fue contemporáneo de Shostakovich y, aunque menos conocido, fue interpretado en Estados Unidos con éxito.

23 de junio, 21 h. Auditorio Infanta Elena de Águilas. Adagio para cuerdas de Barber, Concierto nº 1 para violonchelo de Kabalevsky y Música de cine. Orquesta Sinfónica de la Región de Murcia. Gonzalo Meseguer Luján (chelo) y Virginia Martínez (dirección musical).

Etiquetas

Otros Blogs de Autor