La Verdad

img
Tiempo de verano
img
Carlos Escobar | 16-07-2017 | 21:04

foto-sandia-y-cd

El calor altera muchas cosas, pero lo que está ocurriendo en el mundo de la música es extraordinario. Si hace unos días, nos felicitábamos por la reactivación de la Orquesta de Jóvenes de la Región de Murcia, el mundo de la cultura está de enhorabuena por la bajada del IVA cultural del 21% al 10%, al menos para los espectáculos en directo. La medida tendrá especial repercusión para los afines a escuchar música en el Auditorio Víctor Villegas puesto que el precio de las distintas modalidades de abono se reducirán considerablemente.

El verano es una fecha ideal para disfrutar de los libros y discos que requieren de cierto tiempo para saborearlos. Me refiero a las integrales de sinfonías, cuartetos, sonatas y ciclos de ópera que hemos reservado durante el resto del año para escucharlos con la serenidad y atención precisas para comprender el mensaje y la intención del compositor.

Aunque el tiempo se consume tan rápido como la más exquisita sandía o el helado más refrescante, la asimilación de las grandes creaciones musicales quedan en nuestra memoria para siempre, para satisfacción propia al recordar tan entrañables momentos.

Pero si durante la temporada vamos seleccionado y reservando libros y discos para el descanso estival, también es cierto que estamos en el momento de preparar el próximo curso de conciertos reservando el abono del auditorio. Hasta este fin de semana, los más asiduos hemos podido renovar el abono del ciclo 2017-18, pero a partir del martes 18 de julio, pueden incorporarse todo el que desee emocionarse y descubrir en el directo nuevos aspectos del legado de los grandes maestros.

El abono del próximo año es muy interesante. Escucharemos hasta 6 sinfonías y 9 conciertos con un protagonismo relevante de Chaikovsky y Beethoven. La Orquesta Sinfónica de la Región de Murcia (OSRM) ofrecerá once grandes conciertos, de los cuales siete serán dirigidos por la titular Virginia Martínez y cuatro por maestros invitados. Entre las obras más destacadas figuran la sinfonía Júpiter y el cuarto concierto para violín de Mozart, la Heroica y el primer concierto para piano de Beethoven, la séptima sinfonía de Mahler, la octava sinfonía de Dvorak, la cuarta sinfonía de Chaikovsky, el segundo concierto para piano de Rachmaninov y La Consagración de la primavera de Stravinsky.

La OSRM ha completado esta temporada haciendo gala de una excelente forma en aptitud artística y en fuerza colectiva, lo que genera muy buenas expectativas para los aficionados a la música clásica. Los que a fecha de hoy, todavía duden sobre el nivel internacional de los nuestros, tienen la posibilidad de contrastarlo con otras formaciones de altísimo nivel como los Solistas de Moscú, la Orquesta Filarmónica de Novosibirsk, Les Musiciens du Louvre o la Orquesta de París.

Si a esto añadimos como visitantes de excepción como los pianistas Grigory Sokolov, María Joao Pires, Enrique Bagaría y los hermanos Pilar y Pedro Valero, los violinistas Yuri Bashmet y Darling Dyle, el clarinetista Pedro Franco y el siempre fiable Cuarteto Saravasti.

Creo que la programación del curso próximo es tan atractiva que la significativa reducción del precio con la bajada del IVA cultural es anecdótica. Anímense a reservar su abono de música clásica. Una vez lo tengan, les parecerá más verde el césped que les rodea, más sabrosas las frescas sandías que degustarán en verano y les darán más valor a esos discos que con tanto mimo han reservado para este momento.

¡Feliz tiempo de descanso activo!