La Verdad

img
Hablar, cantar, rezar.
img
Carlos Escobar | 28-07-2017 | 09:09| 0
2017-07-27-photo-00000009

El Festival Internacional de Música Antigua de Sierra Espuña cierra la edición de 2017 con dos magníficos conciertos en Aledo. Hoy viernes, a las 21 horas, el violinista y director musical Manfredo Kraemer ofrecerá un programa muy interesante y el sábado a la misma hora, tendrá lugar la Early Music Night con la participación de los ensembles Les Tambourins, Pretérito Imperfecto y Zaïre.

Desde estas páginas quiero felicitar a los organizadores y a los músicos participantes de este cuidado festival de Música Antigua, ya que han logrado sus objetivos al tiempo que han incrementado el valor cultural de nuestra región, con un evento singular y atractivo para el aficionado a la buena música.

Hablar con Manfredo Kraemer sobre música es tan instructivo que le he pedido opinión sobre algunos de los aspectos esenciales de la Música Antigua. Para el violinista argentino, las diferencias entre el violín barroco y el clásico moderno radican en cuestiones que son cosméticas, por un lado, y referidas a su funcionamiento, por otro: “Sobre el instrumento en sí, hay que decir que el puente está diseñado de otra manera y que el alma interior y la cadena son mas finas, lo que hace que su sonido sea distinto por los muchos armónicos agudos que contienen y que los dotan de un brillo muy especial con quizás algo menos de volumen que un violín clásico moderno”.

Un aspecto clave del violín Barroco para Kraemer es la utilización de cuerdas de tripa pura de cordero o vaca tal y como se hacía históricamente: “Además, las cuerdas graves están entorchadas, es decir, rodeadas por un hilo de cobre o plata, que junto a las otras, dan este timbre tan distinto y un sonido más colorido o con más textura”.

Desde 2004 Manfredo es responsable de la cátedra de violín barroco en la Escuela Superior de Música de Cataluña. Una de las diferencias fundamentales para él no está tanto en el instrumento, sino en el arco, ya que modula el sonido para convertirlo en un discurso inteligible. El arco evolucionó a lo largo de las distintas fases del Barroco adaptándose a los gustos musicales de la época, pero con una forma y una técnica de manejo muy distintas al violín moderno. La distribución del peso es distinta, estando el centro de gravedad más situado en el talón, haciendo más liviana la punta, lo que nos permite modular el sonido con más inflexiones: “La interpretación musical barroca hace más atención en la gramática, la prosodia y los signos de acentuación. No es un sonido sostenido, sino con muchas modulaciones. Podríamos decir que si las cuerdas del violín se corresponde a las cuerdas vocales generadoras de sonidos, el arco representa la boca que es donde se articula el habla, y en la música barroca es más importante hablar que cantar”.

La experiencia del Festival Internacional de Música Antigua sitúa a Murcia entre los lugares más destacados donde se celebran eventos de este tipo. Sin embargo, países como Alemania, Francia, Holanda, Norte de Suiza, Austria e Inglaterra van muy por delante en este asunto del resto de Europa. Para Manfredo todo esto tiene que ver con la historia de la música: “Allí nacieron los movimientos de revitalización de la Música Antigua, como una reacción a lo que se consideraban como excesos de la gran música sinfónica. En Alemania y en el ámbito germánico se sigue interpretando mucha música en las iglesias, sobre todo en las protestantes luteranas, donde ésta es una parte fundamental de la liturgia y de la idea de quien canta, reza dos veces”. Además, en Francia, hay un gran apoyo institucional del gobierno y de las empresas que esponsorizan tanto microfestivales como eventos de más peso sobre Música Antigua.
Manfredo Kraemer se formó en la ciudad alemana de Colonia y ha formado parte del célebre conjunto Musica Antiqua Köln, bajo la dirección de Reinhard Goebel. Desde entonces ha desarrollado una intensa carrera artística como violinista y director, colaborando también con importantes ensembles como Les Arts Florissants, Les Musiciens du Louvre, Anima Eterna y Cantus Köln. En 1996 crea junto a Pablo Valetti, Balázs Máté y Alessandro de Marchi, The Rare Fruits Council con el que realiza destacadas grabaciones musicales: “Es difícil elegir un disco entre todos los grabados con The Rare Fruits Council, pero quizás destacaría el primero que hicimos sobre Heinrich Ignaz Biber y que se tituló Harmonia Artificiosa-Ariosa. Estoy orgulloso porque empleamos violines escordados o desafinados (es decir, afinados en distintas maneras), así como un órgano de iglesia en lugar de uno normal positivo, en un intento de aproximarnos lo máximo a lo que se hacía en la época.”

Si quieren disfrutar hoy en directo del arte de este fabuloso violinista, tienen más información en la web http://www.earlymusicaledo.com/Festival/ , donde tienen un enlace para conseguir las entradas vía internet, que es la única manera de adquirirlas.

Ver Post >
Enclave de fantasía
img
Carlos Escobar | 09-08-2017 | 19:30| 0

Foto de Miguel Martínez Sánchez

 

Hay lugares que, de repente, se vuelven mágicos. La zona de los Alpes Suizos donde Thomas Mann narra las experiencias del joven Hans Castorp durante su estancia en un sanatorio se convierten en una montaña mágica que trasciende más allá de lo que el título de la novela refleja.

Desde el 21 de julio, Sierra Espuña se convierte en un paraje fascinante al albergar el Festival de Música Antigua FEMASE 2017  que es la segunda edición del Festival Early Music Aledo 2016, ampliando el campo de acción a otros municipios de la sierra murciana y desarrollar una serie de cursos, talleres y conciertos de diferentes formatos en Totana, Pliego, Mula, Librilla, El Berro y, por supuesto, Aledo.(http://www.earlymusicaledo.com/Home/)

La plataforma que va a llenar de fantasía a Sierra Espuña es Early Music Project cuyos miembros son profesionales de la música y de la cultura que promueven e incentivan el conocimiento y la difusión de la Música Antigua en el sureste español, ligándola a aspectos culturales, históricos, artísticos, turísticos, patrimoniales y naturales de nuestro entorno.

La persona que gestiona y coordina los proyectos culturales de Early Music Project es Míriam Huéscar (Murcia, 1989), licenciada en Historia del Arte por la Universidad de Murcia (2012), donde ha cursado además los Máster en Producción y Gestión Artística (2015) y de Gestión Cultural (2016). Miriam también cursó estudios de grado superior de Danza Clásica (Conservatorio Profesional de Danza de Murcia, 2003) y de grado medio de Piano (Centro Cultural Infanta Elena, Alcantarilla, 2005) y para ella, el primer Festival de Aledo destacó por la gran acogida que tuvo esta primera edición: “Además de la experiencia enriquecedora que compartieron los músicos participantes en los diferentes cursos, el festival tuvo una gran repercusión en redes sociales y medios de comunicación, por lo que actualmente es conocido en el ámbito internacional”. Puede ver el documental del festival de la pasada edición en el vídeo adjunto.

Miriam Huéscar insiste que el Festival de Música Antigua de Sierra Espuña (FEMASE) 2017 no se centra sólo en esta disciplina artística: “La música es el hilo conductor de distintas actividades que engloban la gastronomía, la naturaleza, el patrimonio, el arte y la educación. Quizás, la actividad más llamativo sea la Academia Internacional de Early Music Project, una iniciativa orientada a profundizar en el estudio de la música antigua”.

Durante el festival se ofrecen masterclass, cursos y talleres en los que la música de conjunto (desde pequeñas agrupaciones, hasta orquestas de cámara) juega un papel fundamental. La Academia, como explica Miriam, se compone de tres actividades principales:

La plataforma para Nuevos Ensembles con Manfredo Kraemer: “Tiene como principal objetivo ayudar e impulsar a jóvenes ensembles de música antigua a integrarse en el mercado profesional. Lo harán a través de la formación académica con Manfredo Kraemer, uno de los violinistas más prestigiosos de música antigua. Además, aprenderán sobre creación de material audiovisual propio, difusión y publicidad, y se darán a conocer a través de conciertos para diferentes audiencias”. En segundo lugar, se ha organizado un Curso de Interpretación historicista dirigido por Silvia Márquez, clavecinista de prestigio internacional que dirige La Tempestad, y que va dirigido a agrupaciones de cámara y a músicos clavecinistas interesados en la interpretación históricamente informada. Por último, Jorge Losana dirige un taller sobre La Música Policoral y la Reforma con el propósito de profundizar en la interpretación de obras policorales de Schütz, Praetorious y Schein que serán presentadas en tres conciertos. La oferta del festival se completa con actividades de divulgación para adultos, niños y jóvenes, combinando el arte con rutas y veladas gastronómicas.

Miriam Huéscar ha coordinado también la actividad Bach Cartagena, con muy buena acogida por parte del publico: “Ha sido un trimestre lleno de actividades, donde la música llegó a todos los rincones de Cartagena. En todal han participado más de 700 escolares dentro del programa EarlyMusicKids, donde niños de diferentes colegios, institutos y bibliotecas municipales, han conocido la obra del compositor J. S. Bach mediante conciertos didácticos y cuentacuentos musicales”. Parte de estas experiencias piloto se han integrado dentro FEMASE 2017 y se recuperará el formato EarlyMusicKids en escuelas de verano, museos y centros culturales.

Miriam anima a los aficionados a la música en general a venir al Festival de Sierra Espuña: “Descubrirán la magia de la música antigua con intérpretes de primer nivel en entornos naturales que son emblemáticos por su historia. Prometemos que la experiencia será inolvidable”.

Para las personas que quieran asistir, la organización informa que la asistencia a los conciertos cuestan 10 euros (los jóvenes sólo 3 euros), la matrícula para la Plataforma para Nuevos Ensembles del Festival con Manfredo Kraemer cuesta 80 euros, la matrícula al Curso de Interpretación Historicista con Silvia Márquez cuesta 50€ y el Taller sobre “La Música Policoral y la Reforma” con Jorge Losana es gratuito.

 

 

Ver Post >
Tiempo de verano
img
Carlos Escobar | 16-07-2017 | 21:04| 0
foto-sandia-y-cd

El calor altera muchas cosas, pero lo que está ocurriendo en el mundo de la música es extraordinario. Si hace unos días, nos felicitábamos por la reactivación de la Orquesta de Jóvenes de la Región de Murcia, el mundo de la cultura está de enhorabuena por la bajada del IVA cultural del 21% al 10%, al menos para los espectáculos en directo. La medida tendrá especial repercusión para los afines a escuchar música en el Auditorio Víctor Villegas puesto que el precio de las distintas modalidades de abono se reducirán considerablemente.

El verano es una fecha ideal para disfrutar de los libros y discos que requieren de cierto tiempo para saborearlos. Me refiero a las integrales de sinfonías, cuartetos, sonatas y ciclos de ópera que hemos reservado durante el resto del año para escucharlos con la serenidad y atención precisas para comprender el mensaje y la intención del compositor.

Aunque el tiempo se consume tan rápido como la más exquisita sandía o el helado más refrescante, la asimilación de las grandes creaciones musicales quedan en nuestra memoria para siempre, para satisfacción propia al recordar tan entrañables momentos.

Pero si durante la temporada vamos seleccionado y reservando libros y discos para el descanso estival, también es cierto que estamos en el momento de preparar el próximo curso de conciertos reservando el abono del auditorio. Hasta este fin de semana, los más asiduos hemos podido renovar el abono del ciclo 2017-18, pero a partir del martes 18 de julio, pueden incorporarse todo el que desee emocionarse y descubrir en el directo nuevos aspectos del legado de los grandes maestros.

El abono del próximo año es muy interesante. Escucharemos hasta 6 sinfonías y 9 conciertos con un protagonismo relevante de Chaikovsky y Beethoven. La Orquesta Sinfónica de la Región de Murcia (OSRM) ofrecerá once grandes conciertos, de los cuales siete serán dirigidos por la titular Virginia Martínez y cuatro por maestros invitados. Entre las obras más destacadas figuran la sinfonía Júpiter y el cuarto concierto para violín de Mozart, la Heroica y el primer concierto para piano de Beethoven, la séptima sinfonía de Mahler, la octava sinfonía de Dvorak, la cuarta sinfonía de Chaikovsky, el segundo concierto para piano de Rachmaninov y La Consagración de la primavera de Stravinsky.

La OSRM ha completado esta temporada haciendo gala de una excelente forma en aptitud artística y en fuerza colectiva, lo que genera muy buenas expectativas para los aficionados a la música clásica. Los que a fecha de hoy, todavía duden sobre el nivel internacional de los nuestros, tienen la posibilidad de contrastarlo con otras formaciones de altísimo nivel como los Solistas de Moscú, la Orquesta Filarmónica de Novosibirsk, Les Musiciens du Louvre o la Orquesta de París.

Si a esto añadimos como visitantes de excepción como los pianistas Grigory Sokolov, María Joao Pires, Enrique Bagaría y los hermanos Pilar y Pedro Valero, los violinistas Yuri Bashmet y Darling Dyle, el clarinetista Pedro Franco y el siempre fiable Cuarteto Saravasti.

Creo que la programación del curso próximo es tan atractiva que la significativa reducción del precio con la bajada del IVA cultural es anecdótica. Anímense a reservar su abono de música clásica. Una vez lo tengan, les parecerá más verde el césped que les rodea, más sabrosas las frescas sandías que degustarán en verano y les darán más valor a esos discos que con tanto mimo han reservado para este momento.

¡Feliz tiempo de descanso activo!

Ver Post >
Extensiones del Cluedo
img
Carlos Escobar | 09-07-2017 | 17:52| 0

Vivimos tiempos donde se responsabiliza a los políticos de todo lo que sucede. Hace unas semanas lo vimos con la caída de una rama árbol en en centro de la ciudad y hace años ocurrió algo parecido con la tragedia del Prestige en las costas gallegas. Son desgracias, que a toro pasado, son tenidas como previsibles, pero que nadie sabe realmente como evitarlas.

Por otro lado, los políticos se empeñan en convencernos de que todo lo bueno que nos pasa es gracias a ellos y basta con leer cualquier página de un diario regional o seguir las redes sociales para encontrar ejemplos muy significativos. La semana pasada sin ir más lejos ocurrió con motivo del anuncio de la reactivación de la Orquesta de Jóvenes de la Región de Murcia (OJRM), una de las mejores y anheladas noticias para la cultura.

Como saben muchos de ustedes, en Música Inesperada y bajo la categoría titulada SOS OJRM, hemos pedido por activa y por pasiva, siempre con respeto y a veces con cierta ironía, que se dotara de presupuesto a la OJRM para que volviese a funcionar, ya que era una necesidad vital para el futuro de nuestra música. Han sido muchos los músicos entrevistados en este blog que han apoyado esta reclamación con testimonios bien fundamentados y rebosantes de emoción.

Por fin, la OJRM cuenta con recursos para formar a 67 músicos jovenes y con una inminente fecha de reactivación, con lo que esta Navidad podrá celebrar un primer encuentro. La rueda de prensa que lo anunciaba, tuvo lugar en el Auditorio Regional y quedó inmortalizada en una foto con músicos y responsables culturales que se felicitaban por tan buena noticia. Unos músicos que representaban a un amplio grupo de compañeros que hoy desempeñan un papel relevante dentro y fuera de la cultura de nuestra región y que coincidían en la oportuna creación de este proyecto educativo y formativo hace 36 años, en la decepción que supuso la paralización del mismo hace algo más de cuatro años y en lo importante que fue para sus carreras profesionales haber complementado sus estudios académicos con una formación artística y humana tan significativas.

Yo, por mi condición de aficionado a la música clásica y de médico, tuve la oportunidad de viajar con la OJRM en su último desplazamiento fuera de España y de conocerla desde dentro. Quizás mi objetividad se vea mermada por mi vinculación afectiva con este proyecto, pero felicito a los responsables culturales por haber responsabilizado de la dirección artística de la OJRM a Virginia Martínez. Sin ninguna duda, es la persona más cualificada por su formación académica, su capacidad profesional, su dilatada experiencia con músicos jóvenes, su singular perfil docente para dirigir a un colectivo de músicos de una edad tan crítica sin desatender las particularidades de cada miembro y, sobre todo, por ser una directora feliz creando música y contagiando la pasión que siente por ella.

La OJRM está de nuevo en nuestras vidas. Podríamos ironizar con que en esta partida de Cluedo ya sabemos de inicio quién es el político culpable. A partir de ahora, hay que saber dejar a la OJRM en manos de sus responsables para que, de una manera continuada y siempre discreta, cumpla su cometido y alcance sus objetivos sin apenas hacer ruido. Como siempre ha sido. Ojalá que, en unos años, podamos alegrarnos de haber respetado los fundamentos que tan buenos frutos dieron a la región y donde se han mirado las demás comunidades autónomas.

Por ello, me van a permitir que en lugar de mostrarles una foto de la reciente rueda de prensa, rescate una imagen antigua donde aparecen los verdaderos protagonistas de esta historia, los jóvenes músicos de nuestra OJRM.

 

664397_512574612100410_960007024_o-752x440
Ver Post >
Murcia, ciudad musical
img
Carlos Escobar | 02-07-2017 | 11:01| 0
murciart                               domingo

 

En esta época, los suplementos culturales de los principales diarios nacionales incluyen un dossier con el calendario de festivales de música clásica de nuestro país. Así, vemos como Granada, Peralada, San Sebastian, Santander, Santiago de Compostela, Segovia y Aranjuez, entre otras, son localidades que añaden  a su natural atractivo turístico, el plus de programar una serie de conciertos donde disfrutar de la mejor música clásica en un relajado ambiente de vacaciones y acompañado de la familia.

El pasado año, se organizó por primera vez y con mucho éxito el Festival de Música Antigua de Aledo, que celebrará su segunda edición dentro de unos días y del que contaremos cosas en este blog.

Pero esta semana, el presente musical está en Murcia capital. Una Murcia que adquiere la categoría cultural de ciudad musical porque celebra entre el 3 y el 7 de julio, la primera edición del Festival Musical MurciArt, donde la música de cámara es la protagonista principal.

Detrás de MurciArt hay muchas entidades y personas que han aportado su grano de arena, pero sin duda, son sus directores artísticos Darling Dyle y Rumen Cvetkov los impulsores y catalizadores permanentes de esta iniciativa.

Rumen Cvetkov, que además es violista principal de la OSRM y solista invitado de la Orquesta del Palau de les Arts Reina Sofía de Valencia, es uno de los mejores músicos que tenemos en la región. Nacido en Bulgaria, ha tocado en lugares tan significativos como la Berliner Philharmoniker Hall, el Carnegie Hall (Nueva York), el Wigmore Hall (Londres), el Mozarteum (Salzburgo), la Walt Disney Hall (Los Angeles), el Pallacio de Bellas Artes (Mexico), o el Chicago Symphony Center, entre otros. En el listado de maestros que lo han dirigido figuran Bernard Haitink, Riccardo Chailly, Kent Nagano, Plácido Domingo, Rossen Milanov, Alan Gilbert y Zubin Mehta.

Rumen vive en Murcia, punto desde donde, de forma habitual, se desplaza a los principales festivales de música de cámara de Europa donde participa como violista: “Tengo la suerte de actuar en eventos de este tipo y me daba mucha pena que en Murcia no existiese un festival de música clásica apoyado por las instituciones culturales”.

Aunque el programa del festival puede ser consultado en la web http://murciartfestival.com/es/inicio/ , Rumen Cvetkov nos razona la distribución de las obras que se interpretarán: “En esta primera edición hemos honrado a algunos compositores importantes de los que este año se celebra su aniversario, como son Brahms, Turina, Granados, Beethoven y Mendelsson. También escucharemos música de Mozart, Korsakov y Tchaikovsky. En el Festival MurciArt, los verdaderos protagonistas son los compositores y sus magníficas obras”.

Una de las máximas de los directores artísticos es que la buena música necesita de buenos intérpretes. Por ello se han asesorado por músicos del nivel de Sonya Yoncheva, Jordi Bernacer y César Álvarez para invitar a solistas de la categoría de Jesús Reina, Robert Kowalski, Gernot Süssmuth, Desislava Cvetkova, Vladimir Mendelsshon, Lesster Mejias, Guillermo Pastrana, Krzysztof Karpeta, Lorenzo Meseguer, Irene Ortega, Isabel Martínez y Ludmil Anguelov, que junto a los organizadores constituyen el elenco de músicos.

El hecho de que Plácido Domingo haya aceptado ser el Maestro Honorífico es un plus para MurciArt. Desde que Rumen es solista en Les Arts de Valencia, ha colaborado mucho con él, tanto como cantante lírico o como director: “Me ha enseñado mucho sobre los valores que debe que tener un artista. Desde el primer momento, a Plácido Domingo le encantó la idea de crear este festival y de apoyarlo moral y artísticamente como Maestro Honorífico. Es un gran aficionado que ayuda a los jóvenes con talento”.

Uno de los aspectos que hacen único al Festival MurciArt es el tratamiento y consideraciones que va a recibir el público asistente. Durante el desarrollo del evento y de forma paralela a los conciertos, los artistas invitados impartirán clases magistrales de instrumentos de cuerda, piano, y música de cámara. Rumen y Darling nos insisten en que “Todos las clases están abiertas al público asistente que tendrá la posibilidad de tener un contacto más cercano con los artistas. Además, por la noche, en la pausa y al final de los conciertos, el público podrá dialogar con los músicos mientras disfruta de una copa de vino o cava, al puro estilo centroeuropeo”.

Enhorabuena a los organizadores y a los murcianos en general. Ya existimos en el mapa de los festivales de música clásica y nuestra tarjeta de visita no podría ser mejor.

Ver Post >
Triple intención
img
Carlos Escobar | 22-06-2017 | 22:06| 0
fullsizerender-5

Uno de los músicos más interesantes de la época soviética es Dmitri Kabalevsky (1904-1987) del que se cumple en este año el 30º aniversario de su fallecimiento, motivo por el que se ha programado uno de sus conciertos de violonchelo en el ciclo Promúsica de Aguilas.

Puede decirse que Kabalesvky es un músico ligado al número 3, ya que en 1948 compuso un trío de obras consecutivas (conciertos para violín nº 1, concierto para violonchelo nº 1 y concierto para piano nº 3. que forman un ciclo muy particular dedicado a la juventud soviética y con el que se presentó a un concurso.

La estructura de concierto estándar de tres movimientos, Kabalevsky la extiende a la estructura general del ciclo. Así, el primer concierto de violín, sería el equivalente al primer movimiento rápido de un concierto convencional. El primer concierto para vilonchelo tiene un claro carácter lírico y sería el representante del movimiento intermedio lento. Por último, el tercer concierto para piano tiene el carácter brillante con el que terminan estas composiciones.

Kabalevsky fue profesor de música en el Conservatorio de Moscú y ya desde joven destacó por su vocación docente con los alumnos más pequeños. Para conocer mejor su obra, hablamos con Gonzalo Meseguer, el solista que lo interpretará en el Auditorio Infanta Elena de la localidad costera.

Gonzalo nos explica que “es un concierto donde hay un dialogo constante entre el violonchelo e instrumentos de viento, así como entre el violoncello y la orquesta (concertante). Para él, en el primer movimiento tanto el clarinete como la flauta tienen un papel principal, mientras que en el segundo movimiento el protagonismo lo comparten fagot y la trompa. Finalmente, en el 3º movimiento, recobra el protagonismo el clarinete que introduce el movimiento para luego dar paso al violonchelo”.

Profundizano en aspectos musicales, Gonzalo Meseguer nos aclara que “Kabalevsky escribe un motivo que desarrolla y al que se le incorporan otros motivos, lo que unido a cambios de tempo en acelerando, termina con un tutti orquestal que es el epicentro del 1º y 3º movimientos. En el segundo movimiento la cadenza del solista tiene un lirismo conmovedor que nos acerca al climax orquestal.”

Es concierto para violonchelo nº 1 es una excusa perfecta para pasar una estupenda tarde en Águilas y descubrir a un músico que fue contemporáneo de Shostakovich y, aunque menos conocido, fue interpretado en Estados Unidos con éxito.

23 de junio, 21 h. Auditorio Infanta Elena de Águilas. Adagio para cuerdas de Barber, Concierto nº 1 para violonchelo de Kabalevsky y Música de cine. Orquesta Sinfónica de la Región de Murcia. Gonzalo Meseguer Luján (chelo) y Virginia Martínez (dirección musical).

Ver Post >
Música a la carta
img
Carlos Escobar | 18-06-2017 | 16:27| 0
burgos-foto

En Murcia hay edificios como el Teatro de Romea, el Palacio Campuzano o la Casa Díaz-Cassou donde viven espíritus cuyo halo de misterio perdura en el tiempo. Otros edificios, como el Auditorio Víctor Villegas, están habitados desde su construcción por personas de carne y hueso que son parte de se esencia. Precisamente hoy conversamos con el competente y afable director de programación cultural del emblemático edificio, que ya deambulaba por sus pasillos antes de su inauguración.

José Francisco Burgos es Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Murcia y violinista miembro fundador de la Orquesta de Jóvenes de la Región de Murcia. Desde entonces, su vena organizativa le ha llevado a formar parte de los equipos de coordinación de la Orquesta Región de Murcia y del extinto Festival Internacional de Orquestas Jóvenes, entre otras actividades.

Burgos presentó la semana pasada, junto al Consejero de Cultura y a la directora de la OSRM, la programación de conciertos sinfónicos y de danza del Auditorio Víctor Villegas para el próximo curso. Le pregunto sobre cuándo y cómo planifica todas estas actividades: “Normalmente comenzamos examinando las ofertas que llegan de orquestas foráneas, ya sean extranjeras o españolas de titularidad pública. En una primera criba se descartan los proyectos inviables por razones económicas, de programación o de calendario, en el caso de que existan ya reservas para congresos. Por último, se seleccionan definitivamente aquellos conciertos que estimamos más convenientes por la calidad y el prestigio de los músicos, por el programa propuesto y por la sinergia con otras producciones del auditorio, entre otros motivos”.

José Francisco aclara que la directora de la OSRM, Virginia Martínez, y su comisión artística, diseñan todos los programas, solistas y directores invitados para la siguiente temporada, hasta completar así los más de 60 conciertos que la agrupación regional lleva a cabo cada curso.

Ante mi curiosidad por el grado de coordinación que existe con otros auditorios para traer orquesta que están de gira por el país, Burgos reconoce que apenas hay contactos: “Hay que tener en cuenta que cada centro tiene características singulares por presupuesto, público, hábitos de consumo cultural o contenidos de programación. A veces, incluso entramos en dura competencia para optar por un proyecto especial que dispone de pocos días de gira por nuestro país. Pongamos por ejemplo la próxima visita a España de la Orquesta de París con Maria Joao Pires y Daniel Harding con un programa de lo más apetecible que sólo se podrá escuchar en L´Auditori de Barcelona, el Auditorio Nacional de Madrid, en Auditorio Príncipe de Asturias de Oviedo y en los auditorios de Zaragoza y Murcia”.

Invitar a un músico de primer nivel para tocar como solista o dirigir nuestra orquesta es posible según el programador del Auditorio, siempre que se haga con suficiente antelación: “Depende de la disponibilidad económica, pero hay que recordar que con la OSRM han colaborado nombres de primera línea internacional como los violonchelistas Mischa Maisky, Steven Isserlis o Sol Gabeta; cantantes como Montserrat Caballé, Ana María Sánchez, Aquiles Machado, Carlos Álvarez, Ainhoa Arteta o María José Montiel; pianistas como Javier Perianes, Gabriela Montero, Boris Giltburg o Joaquín Achúcarro; violinistas tales que Ilya Gringolts, Alena Baeva o Leticia Moreno y directores como Robert Cohen, Dorian Wilson, Alexander Vedernikov, Tamás Vásáry, Alexander Sladkovsky, Manuel Hernández Silva y Dirk Vermeulen, entre otros.”

Es muy frecuente que los músicos invitados se dirijan a la OSRM reconociendo que volverían encantados para trabajar en otro programa. También esto llega a oídos de la unidad de programación del Auditorio: “Desde luego que sí. Creo que en las últimas temporadas la OSRM ha experimentado un considerable avance en su madurez artística y siempre escuchamos con atención los comentarios elogiosos y los juicios de valor sobre lo que debemos mejorar en opinión de los solistas y directores invitados”.

Según Burgos, nuestra orquesta está encauzada por el buen camino y las valoraciones positivas la han llevado a crecer, temporada tras temporada, en el entusiasmo por trabajar cada día mejor, entusiasmo que contagian al siguiente director o solista invitado: “Y por supuesto, todos ellos marchan de Murcia manifestándonos su deseo de volver a colaborar pronto con la OSRM”.

A lo largo de 22 años, José Francisco Burgos ha vivido experiencias inolvidables como el elogioso comentario de Celibidache ante sus músicos de la Filarmónica de Munich sobre la magnífica acústica de la sala el día de su inauguración. Otra curiosa anécdota la protagonizó unos recién casados que vinieron directamente ataviados de novios para escuchar la marcha nupcial de El Sueño de una noche de verano. También se produjo un despiste al recoger a Vladimir Spivakov, que esperó pacientemente más de dos horas en el aeropuerto de San Javier porque el coche que se le envió se había dirigido al de Alicante: “En fin, poca cosa… Somos un auditorio modesto en anecdotarios y, gracias a Dios, con ninguna mala experiencia en este sentido”.

Al final de cada temporada José Francisco Burgos compensa la intensidad de su trabajo con la gratificante respuesta del público. Desde estas páginas, le felicito por su pasión por la música y su buen hacer como programador, lo que se ha visto refrendado en la apasionante apuesta para la próxima temporada. En otro post hablaremos de los textos de Burgos que han sido ilustrados por la música del compositor murciano Miguel Franco.

 

Nota: El plazo para renovar los abonos para la temporada 2017-18 finaliza el 14 de julio.

A partir del 18 de julio pueden obtenerse los nuevos abonos.

Más información en auditoriomurcia.org.

Ver Post >
El privilegio de la sorpresa
img
Carlos Escobar | 10-06-2017 | 19:58| 0
clasicismo

Imaginemos un concierto en el Auditorio de Murcia tras el cual, los comentarios de los asistentes se centrasen más sobre la obra que se ha escuchado que sobre cómo ha sido interpretada. La verdad es que nos resultaría un tanto extraño, ya que al finalizar una velada musical hoy día, suele ser el solista, el director musical o la propia orquesta los que acaparan nuestra atención y copan el primer plano artístico.

La función que ha tenido la música a lo largo de la historia se relacionó con las circunstancias socioculturales de la época. Así, durante el periodo del Clasicismo, las composiciones tenían el objeto de llegar al público en general, con independencia del nivel de conocimientos musicales que éste tuviera, a diferencia de lo que ocurrió a lo largo del Barroco.

Además, durante el Clasicismo, tal y como nos lo contaba el director austríaco Nikolaus Hanoncourt (1929-2016) en su libro La música como discurso sonoro, “la melodía adquiere un papel destacado y se hace ligera, accesible y con un acompañamiento lo más sencillo posible”. Para él, tratar de entender el Clasicismo desde la perspectiva del siglo XIX hace que se pierda la frescura del oyente de entonces, que constantemente descubría en los conciertos lo emocionante y lo nuevo.

Podría decirse que en la actualidad no tenemos el privilegio de la sorpresa y esto es debido a que las armonías y dinámicas de la música romántica y del siglo XX nos hacen ver el Clasicismo como algo viejo y repetido, como defendía Hanoncourt.

Pero el público del Clasicismo, que únicamente conocía lo que procedía del Barroco, solo deseaba escuchar obras que fuesen novedosas, sin que importara tanto la interpretación, actitud que en cierto modo se mantuvo hasta principios del siglo XX, cuando los conciertos de Chaikovski, Bruckner, Mahler o Strauss supusieron auténticos acontecimientos musicales para los asistentes.

En cualquier caso, el carácter fácil y accesible de la música del Clasicismo pronto evolucionó de forma magistral con las obras de Haydn y Mozart, que elevaron este arte a cotas insospechadas para estos primeros compositores que con un lenguaje muy característico intentaban agitar las emociones de un público ávido de lo novedoso.

Ver Post >
El concepto Mozart
img
Carlos Escobar | 05-06-2017 | 21:57| 0
wolfgang-amadeus-mozart_1

Cuando se dice que una música suena a Mozart equivale a considerar que sus intérpretes son fieles a un estilo muy peculiar, característico y fácilmente reconocible al oyente. Escuchar al genio de Salzburgo es tan agradable a nuestros sentidos que podría pensarse que es una música sencilla de interpretar, cuando más bien es todo lo contrario.

Mañana miércoles en el Real Casino de Murcia, dos profesores del Conservatorio Superior de Música de Murcia y excelentes músicos, interpretarán las sonatas de violín y piano de Wolfgang Amadeus Mozart y César Franck. La velada musical que se ha programado en la Sala Alta del emblemático edificio del centro de la ciudad, contará con la participación del violinista Joaquín Palomares y de la pianista Pilar Valero Abril.

Siento una especial predilección por estas sonatas de Mozart porque en 1991, poco antes de marchar a Alemania para completar mi formación como otorrinolaringólogo, las escuché en Murcia interpretadas precisamente por Joaquín Palomares, de manera que el primer álbum en CD que compré en el extranjero fue el que contiene toda la colección.

Comentando con Pilar y Joaquín cómo consiguen que esta música suene a Mozart, el profesor y solista de violín aclara que “a Mozart hay que interpretarlo sin excesos y con gran rigor. Una excesiva carga emocional repercutiría en su simplicidad, su atributo más preciado”. Palomares insiste además en que el control del volumen sonoro y la nitidez de la articulación son fundamentales para que “esta música de trazo fino transmita al oyente la pureza de su mensaje”.

Pilar Valero nos explica que la dificultad en tocar la música del compositor austríaco está en lograr el equilibrio tanto en la forma como en el fondo: “En Mozart todo está integrado armoniosamente a diferencia de los grandes contrastes dinámicos y elementos expresivos propios de otros músicos como Beethoven, Schumann o Liszt”. La pianista se refiere a tratar la emoción y la razón en un balance perfecto para conseguir que “la simetría, la perfección formal o la estructura tengan una apariencia de simplicidad cantabile, al tiempo que escondan la enorme hondura y el conocimiento del alma humana”.

Joaquín y Pilar piensan que el concierto va a resultar muy grato a los oídos del público. En la segunda parte está programada la Sonata para violín y piano en La Mayor de Franck, famosa por ser el regalo de boda del compositor para su íntimo amigo y violinista Eugene Ysaye y ser luego inmortalizada por Marcel Proust en En busca del tiempo perdido, donde describe con especial sutileza las emociones que despierta la obra en uno de los personajes.

Para Palomares, la sonata de Franck “tiene una escritura más terrenal y a través de sus notas musicales percibimos los sentimientos más profundos del ser humano como son el deseo del adolescente, la pasión adulta, la serenidad de la madurez o la plenitud en el ocaso de la vida”.

Espero que disfruten de este atractivo concierto.

 

Miércoles 7 de junio, 20h. Real Casino de Murcia. Sonatas para violín y piano de Mozart y Franck. Joaquín Palomares (violín), Pilar Valero (piano). Entrada 10 euros, reducida para estudiantes y para socios de la institución.

Ver Post >
Fantasía bilingüe
img
Carlos Escobar | 01-06-2017 | 12:16| 0
img-20170122-wa0004

 

Cuando la fusión de lenguajes y estilos musicales se realiza con sabiduría y equilibrio el resultado artístico es sorprendente. Heitor Villalobos (1837-1959) compuso más de mil obras y destacó especialmente por su capacidad de sintetizar la música popular brasileña con la occidental.

El próximo viernes, en el concierto que tendrá lugar en el Museo del Enclave Muralla de Molina de Segura (MUDEM) tenemos la oportunidad de escuchar la Bachiana Brasileira número 6 del compositor nacido en Río de Janeiro. Esta partitura fue escrita para dos instrumentos, la flauta travesera y el fagot.

Marco Antonio Clemente Griñán (Rafal, Alicante), profesor de fagot de la OSRM y del Conservatorio de Música Maestro Jaime López de Molina de Segura, interpreta junto al flautista Francisco Javier Paternáin Peñarrubia esta enigmática y complicada obra con la que se cierra el concierto. Nos cuenta que esta obra “es una mezcla del contrapunto barroco y el lenguaje moderno brasileño y que, según el día, puede ser interpretada de una forma diferente, a diferencia de lo que ocurre con obras del repertorio más clásico”.

Para Marco las dos partes de la obra son muy interesantes: “El primer tiempo comienza con una lenta y romántica melodía del fagot sobre la que sobre vuela un acelerado ritmo de semicorcheas de la flauta. Creo que es la parte más atractiva para el oyente.”

Villalobos compuso su serie de nueve Bachianas Brasileiras a partir de 1930, tras sus dos estancias parisinas que tanto marcaron su forma de entender la música. La que se ha programado en el MUDEM tiene un segundo tiempo llamado Fantasía de la que Marco Clemente destaca “el ritmo que marca el fagot y como va desarrollándose el movimiento, en el que hay interesantes solos a modo de cadencia de los dos instrumentos”.

La Bachiana Brasileira número 6 es especialmente complicada para el flautista, según explica el músico, que nos adelanta que dispondrán una única partitura con las dos voces a lo largo de cuatro atriles: “No hay compases de espera para los instrumentos y disponer de las dos voces facilita la coordinación en el dúo.”

Les animo a descubrir una música distinta. Puede que el lenguaje neoclásico sea complicado a priori, pero hay que ser valiente cuando la música es de tanta calidad.

 

Viernes 2 de junio, 20 h. Molina de Segura. Auditorio “Virginia Martínez Fernández” del MUDEM. Trío Kegelstatt de W. A. Mozart, Trío de G. Kummer y Bachiana Brasileira número 6 de H. Villalobos. Antonio José García Ramón y Juan Antonio Álvarez García (clarinetes), Raúl Céspedes Cascales (viola), Marco Antonio Clemente Griñán (fagot) y José Vicente Riquelme Ros (piano). Entrada libre hasta completar aforo.

 

Ver Post >

Etiquetas

Otros Blogs de Autor