La Verdad

img
Custodia compartida
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 06-05-2017 | 23:35

López Miras y PAS aciertan en los descartes (ambas consejeras cesadas estaban ya abrasadas), pero mi impresión es que se han embarcado en una alambicada remodelación de competencias que era innecesaria para solo dos años

Isabel la Católica quería que en las crónicas reales su esposo tuviera el mismo protagonismo que ella, pero una vez le reprochó al cronista Hernando del Pulgar que la hubiera ignorado en el relato de una gesta bélica del rey. Poco después, la reina dio a luz y Hernando del Pulgar, respetando los deseos de la monarca, tiró de retranca y escribió: «Ayer, 6 de noviembre de 1479, entrada la noche, sus majestades Doña Isabel y Don Fernando parieron una niña». Si en lo político hoy tanto monta, monta tanto, Pedro Antonio como Fernando, podría decirse que el 4 de mayo de 2017, entrada la tarde, López Miras y Sánchez parieron un gobierno. De rasgos masculinos, a diferencia del anterior, donde había más mujeres que hombres. Concebido para dinamizar la economía y el empleo (el objetivo prioritario que se marca López Miras) y para encarar las autonómicas de 2019 (el reto en el que ya piensa Pedro Antonio Sánchez, confiando todavía en su vuelta). En definitiva, un Ejecutivo neonato con custodia compartida. En las actuales circunstancias tiene su lógica política. Más le vale al PP que exista comunicación y sintonía entre ambos para no repetir el choque Valcárcel-Garre, aunque esta bicefalia, de nuevo anómala y exteriorizada en la toma de posesión pese a lo que dictaba el protocolo, no beneficia a la imagen de ninguno si el vaso comunicante se percibe como tutela. Es obvio que el nuevo Gobierno tiene el visto bueno de PAS. El propio Jódar declaró el jueves a la televisión local de Lorca que esa mañana recibió llamadas de Sánchez y Miras para sumarse al Gobierno, cuyo equipo apenas cambia, salvo por la incorporación de dos políticos próximos a ambos y un gestor de la sanidad pública. Aparentemente es en la estructura del gobierno donde Miras deja su impronta. Un vuelco tan importante de organigrama y de competencias que podría percibirse como una enmienda a la totalidad. Tanto que parece imposible que se haya hecho sin la aquiescencia y la colaboración del propio PAS. Todo indica que se ha gestado desde el convencimiento en que dará resultados, pero también para proyectar que Miras no es una marioneta sin ideas propias. En el plano político esto último tiene su aquel, pero la cuestión mollar ya no es tanto la autoría como la funcionalidad de los cambios. Si serán útiles o, por el contrario, aportarán barullo administrativo y no más eficacia. De entrada es llamativo que López Miras insista en que no se puede perder un minuto y haga cambios estructurales de tanto calado para veinticinco meses, dado que necesitarán muchos minutos, semanas o ¿meses? de reorganización, reubicación y afinación.

Algunos maridajes chirrían. Presidencia y Fomento. Turismo, Cultura y Medio Ambiente… La intención de todos ellos está clara. Ubicar las competencias de Universidades junto a Empleo y Empresa o las de Cultura con Turismo obedece al deseo de convertirlas en palancas de actividad económica, lo cual tiene su lado positivo porque ciertamente es necesaria más interrelación de los campus con los sectores productivos y porque la cultura presenta también un innegable componente de actividad industrial y turística. Pero sería un error si se plantea la Universidad y la cultura desde una perspectiva estrictamente economicista. La generación de conocimiento y la cultura tienen sentidos mucho más profundos en las sociedades modernas. Habrá que ver en qué se concreta y si sirve de algo porque el hábito, por sí solo, no hace al monje. De poco vale, por ejemplo, una Consejería de Transparencia si su ley se interpreta a la carta de forma restrictiva e interesada.

Otras dudas surgen con la ubicación de Medio Ambiente. Sobre todo cuando el objetivo prioritario es la recuperación del Mar Menor, cuya solución es indesligable de la situación que atraviesan los agricultores del Campo de Cartagena. Ahora el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente tendrá que abordar ambos asuntos indisolubles con dos consejeros que tendrán que ponerse al día a la carrera y coordinarse. López Miras merece el beneficio de la duda, aunque haya sido elegido exclusivamente por su antecesor. Acierta en los descartes (ambas consejeras cesadas estaban abrasadas), aunque mi impresión es que se ha embarcado en una alambicada remodelación que era innecesaria para solo dos años. Un reajuste más propio de un inicio de legislatura. La Región tiene urgentes problemas colectivos (Mar Menor, agua y financiación) que podrían haberse abordado sin este tsunami competencial. Más nos vale que Miras, o Miras y Sánchez, hayan acertado.

Etiquetas

Otros Blogs de Autor