La Verdad

img
Bucle histórico
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 09-07-2017 | 07:28| 0

Como expresamos hace 92 años en estas páginas, pensamos que la unidad es indispensable en un tema vital para la Región como es el agua. Los partidos deben esforzarse en alcanzar una posición común y defenderla en Madrid

El 10 de mayo de 1925, hace 92 años, la Diputación Provincial iba a celebrar una asamblea en la que estaba en juego la unidad de los municipios murcianos en favor de la construcción de dos pantanos, el de la Caridad (Taibilla) y el de la Fuensanta. Se trataba de un proyecto hidráulico diseñado para aprovechar las aguas del río Taibilla, que impulsaban los ayuntamientos de Murcia y Cartagena. Había importantes objetivos en liza: garantizar el abastecimiento a 500.000 personas de casi todas las poblaciones de la provincia, incluida la base y el puerto de Cartagena; evitar inundaciones graves como las de 1879 y «llevar a los campos yermos el líquido fertilizante e impulsor de la riqueza», como escribía ‘La Verdad’ ese día en su portada, en un artículo titulado ‘Unidad indispensable’. Además de proteger contras las avenidas, ambos embalses ayudarían a acabar con la insalubridad de las aguas, evitando 600 muertes y 6.000 enfermedades graves cada año solo en Cartagena, habitada entonces por 60.000 personas. La situación era igualmente penosa en Murcia, que carecía de canalizaciones para llevar el agua a las casas.

Pero también, los dos vasos proyectados en el afluente del Segura abrían la posibilidad de mantener 100.000 hectáreas de cultivos en la provincia, ya entonces sometida a un importante déficit hídrico, con periodos de prolongadas sequías. Sin embargo, según avanzaba el proyecto, se suscitaron varias controversias, aireadas en los periódicos de la época, sobre quiénes debían tener uso preferente para la agricultura de los caudales sobrantes y por el temor de algunos municipios a quedar preteridos en el reparto. Había dudas sobre qué derechos de uso tendrían los regantes tradicionales del Segura y sobre el precio de ese agua. La posición defendida por este diario era que, frente a las «divergencias y las parcialidades», importaba «sobremanera no comprometer el éxito de la empresa suscitando rivalidades». En definitiva, que era un tema vital para la provincia y por tanto resultaba indispensable la unidad para lograr un solo anhelo: que los pantanos fueran «construidos para salvar de la tormenta de la sequía a toda una región feraz». Dos años después, en plena dictadura de Primo de Rivera, se crea por decreto-ley la Mancomunidad de Canales del Taibilla y se revisa el proyecto de 1925. Pero cuando todo parecía marchar hacia adelante, resurgió una propuesta alternativa que había sido descartada (la toma de agua del río Mundo), lo que provocó confusión a los ayuntamientos y la pérdida de esa unidad, que no hizo sino acrecentarse en tiempos de la República. Tras múltiples vicisitudes, y pese al enfrentamiento por el agua sobrante entre los regantes tradicionales del Segura y los agricultores de Lorca, Totana y Alhama, cuando iban a arrancar las obras del pantano del Taibilla estalló la Guerra Civil. No fue hasta 1945 cuando el agua del Taibilla llegó a Cartagena.

Con el trasvase Tajo-Segura cerrado, la Región vuelve, una vez más, a estar inmersa en una comprometida situación que amenaza hoy a un sector que representa el 20% del PIB regional y el sustento de más de 100.000 personas. Con una grave sequía que afecta duramente a gran parte del país, y en un escenario de galopante calentamiento por el cambio climático, la ministra de Agricultura acaba de iniciar los primeros contactos para intentar, por fin, un Pacto Nacional del Agua que debería aportar soluciones estructurales a nuestro déficit hídrico. Y de cara a esas negociaciones políticas que tienen complejas aristas territoriales, los partidos de la Región han comenzado los contactos para alcanzar una posición común que defender en Madrid.

Como expresamos hace 92 años en estas páginas, pensamos que la unidad es indispensable en un tema vital para la Región. La altura de miras que demostraron PP y PSOE, cuando el anteproyecto de estatuto manchego puso fecha de caducidad al Trasvase, puede y debe volver a reeditarse para alcanzar un acuerdo regional lo suficientemente sólido para que no acabe convertido en una débil baza negociadora en Madrid. Debe servir de lección lo ocurrido con los prometidos mecanismos de compensación previstos en el Memorándum que ahora se nos hurtan. Hoy solo es posible garantizar los recursos hídricos necesarios, presentes y a medio plazo, si se combinan los trasvases de otras cuencas, las desalinizadoras y las aguas subterráneas. Desde sus distintas y legítimas posiciones, los políticos de la Región deberían hacer un esfuerzo por aparcar prejuicios e intereses partidistas y enhebrar acuerdos que permitan el desarrollo sostenible de nuestro sector agroalimentario sin causar perjuicios medioambientales. Es en estos momentos difíciles cuando los políticos exhiben su auténtica talla. Aquí y ahora se juegan de nuevo el futuro de todos.

Ver Post >
Ejemplaridad
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 02-07-2017 | 08:54| 0

Millones de personas sufren persecución por sus ideas políticas, sus creencias religiosas o su orientación sexual en decenas de países donde las libertades individuales y los derechos colectivos son pisoteados o reprimidos, en muchos casos con penas de prisión. No es casual que en España, donde esta semana se ha conmemorado el cuarenta aniversario de las primeras elecciones democráticas tras el fin de la dictadura franquista, se celebre también durante estos días la más concurrida expresión reivindicativa de los derechos de los homosexuales y contra la discriminación por género, identidad y orientación sexual. No solo en el ámbito normativo, sino también en términos de respeto y tolerancia social, nuestro país ha dado pasos ejemplares en el reconocimiento y normalización pública de la diversidad sexual. Aún así, siguen existiendo en la vida diaria numerosos comportamientos homófobos y prejuicios sociales contra el colectivo LGTB. En una entrevista con ‘La Verdad’, la presidenta de la Asamblea, Rosa Peñalver, habla hoy sin tapujos de su orientación sexual y de sus vivencias personales, expresando libremente sus opiniones sobre un asunto que normalmente es rehuido por la mayoría de los personajes públicos. Una actitud valiente de quien a estas alturas de su larga trayectoria política no tiene nada que ganar en lo personal con esta conversación periodística, pero que puede aportar mucho en lo colectivo para lograr una sociedad más madura y tolerante. Rosa Peñalver da otra muestra hoy de ejemplaridad pública. Ejemplaridad que no guarda relación con su orientación sexual, sino con el compromiso social que demuestra con su testimonio. La visibilidad conduce a la normalidad. La segunda autoridad de la Región tenía todos mis respetos. Ahora cuenta también con mi admiración.

Ver Post >
Competitividad
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 02-07-2017 | 08:53| 0

La Región de Murcia es ya un lugar excelente para vivir o venir de vacaciones. Con el AVE y el aeropuerto de Corvera lo será aún más. Pero aún entonces seguirá siendo una comunidad complicada para trabajar, producir e innovar

Esta semana no ha podido quedar más claro que el retraso del AVE, el aeropuerto y otras infraestructuras críticas para la competitividad de la Región nos tienen a todos hasta el gorro. Es «cabreante», dijo el presidente del CES. Una «tomadura de pelo» que provoca «hartazgo», añadió días después el presidente de los empresarios. Hasta Fernando López Miras, en la asamblea de Croem, expresó que él es el primer «enfadado» por estas recurrentes demoras. Aunque la recuperación económica no ha llegado a todos los hogares, este es el segundo año de crecimiento y esas palancas para nuestra economía se hacen esperar todavía más, lo que acentúa la brecha con nuestras comunidades más próximas y provoca cansera social. El Gobierno regional sabe que la alta velocidad y Corvera son hitos determinantes para esta legislatura y que gran parte de sus expectativas electorales en 2019 dependerán del despegue de estos proyectos, junto a una solución estructural al acuciante problema del agua. Al presidente López Miras se le ve dispuesto a dar la batalla en Madrid. Hace bien. Personalmente no tiene nada que perder. La responsabilidad le ha llegado sin haberla pretendido y hoy no tiene que contemporizar con Génova o La Moncloa para obtener un puesto en las listas electorales. Sabe que hoy le renta políticamente más incomodar a la ministra de Agricultura que a los regantes. A la postre, la mayoría le juzgará por su actitud y no por logros que iniciaron otros o por las secuelas de una herencia envenenada. Culminar la llegada del AVE y la apertura de Corvera, tal y como están ambos, tampoco es que sean los doce trabajos de Hércules. Más complicado lo tendrá con la negociación del pacto nacional del agua porque ahí se multiplicarán los frentes. El auténtico interrogante que suscita su presidencia es si solo se ocupará de lo evidente y lo urgente (las infraestructuras y el agua) o tendrá una actitud proactiva para encarar, con la vista en el medio plazo, otras carencias que nos han hecho retroceder como ninguna otra comunidad en los índices de competitividad regional durante los últimos tres años. Carencias como la escasa orientación de las empresas murcianas hacia la innovación, el menguante gasto en I+D+i y una especialización productiva con baja intensidad en conocimiento, como señala un reciente informe de la Fundación BBVA. Eliminar el impuesto de sucesiones en enero de 2018 o avanzar en la simplificación administrativa son medidas positivas, pero claramente insuficientes. La tecnología, la innovación y la sostenibilidad son los factores decisivos que confieren fortaleza a los territorios en este globalizado y digitalizado mundo. Y en esas tres áreas no andamos precisamente fuertes. Al contrario. La memoria del CES señala, atinadamente, cómo el escaso nivel de gasto en I+D y el inferior nivel educativo respecto a la media española es tanto o más importante que los déficits en infraestructuras de transporte. De qué sirve, además, tener tres universidades, dos de ellas públicas, si no existe política universitaria o acumulamos dos años sin un plan de investigación y desarrollo. Cómo es posible que tengamos una de las cuatro únicas politécnicas de España y obtengamos, muy a pesar de la UPCT, tan poco rédito en el sector productivo de la calidad de sus docentes y tecnólogos. No parece que la sociedad murciana se esté beneficiando de la explosión de graduados universitarios en la proporción que cabría esperar. Fueron estudiantes de Medicina formados en la Región quienes obtuvieron las mejores notas en las dos últimas convocatorias de las pruebas del MIR. Y hace pocos días, los tres proyectos ‘tecnosociales’ que jóvenes de la Región presentaron al ‘Think Big’ de Telefónica recibieron una beca y la opción de ‘venderse’ ante decenas de inversores. Hay, en efecto, mucho talento individual, pero falta mucha masa crítica en materia de excelencia.

Convertirse en una Región donde, al margen del innovador sector agroalimentario, el peso de la riqueza radique en el sector servicios y en otros de insuficiente valor añadido es una opción. Pero la renta media seguirá en el furgón de cola, continuará la alta temporalidad laboral y la generación de riqueza por puesto de trabajo será de las más bajas del país. La Región es ya un lugar excelente para vivir o venir de vacaciones. Con el AVE y Corvera lo será aún más. Pero aún entonces seguirá siendo un territorio difícil para trabajar, producir e innovar.

Ver Post >
Círculos de confianza
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 21-05-2017 | 05:36| 0

Sánchez se fotografió en abril de 2016 con 22 directores y secretarios generales, la mitad de sus altos cargos. Todos, excepto uno, siguen con Miras. Ambos han reclutado otros 21 rostros para encarar las elecciones regionales de 2019

Guillermo Carrión / AGM

Yuri Gagarin fue ascendido de teniente a comandante minutos antes de entrar en la atmósfera. Las autoridades soviéticas creían que el primer hombre enviado al espacio tenía más posibilidades de morir en el descenso que de sobrevivir. Y si el héroe de la cosmonáutica iba a volar en pedazos, pensaron que lo justo era que lo hiciera con los máximos honores. Para evitar estrellarse en las urnas dentro de 25 meses, un suspiro temporal en términos políticos, el PP de Pedro Antonio Sánchez y Fernando López Miras ha culminado una semana de descartes, ascensos y nombramientos, que se han hecho coincidir con una reactivación interna del partido. Es poco tiempo para que la nueva tripulación garantice un final de trayecto exitoso, pero si Sánchez hubiera podido hacer una remodelación profunda del Ejecutivo regional, un asunto para el que no tenía fecha pero no descartaba una vez llegado al ecuador de la legislatura, se habría parecido mucho a la de López Miras, salvo en lo más alto de la cúspide, claro está. Y es que Sánchez y Miras han gestado al alimón todos los cambios y nombres del organigrama, dando el visto bueno a cada alto cargo, sin la aparente intervención de Valcárcel. Un proceso acometido con más hermetismo del habitual, en conversaciones bilaterales con cada consejero, para reclutar a la tropa de élite, evitando filtraciones sobre quiénes dijeron ‘sí’ y dijeron ‘no’ a la oferta.

Miras, sin lugar a dudas, no ha hecho su equipo solo. Como tampoco lo hicieron Garre ni el propio Sánchez. Ambos tuvieron que pactar con el presidente de su partido. La diferencia es que, una vez colocados determinados dirigentes con los que tenía compromisos, Valcárcel dejaba margen de maniobra. Pero entonces no estaba en juego el poder, como sucederá en 2019. En las actuales circunstancias caben pocas canongías. Solo hay sitio en los puestos clave para profesionales o militantes con vitola de eficaces y afines a las figuras de PAS y Miras. La imagen que ilustra esta página, del 9 de abril de 2016, es reveladora. El expresidente regional se reunió con veintidós directores generales, la mayoría de ellos de perfil más técnico y profesional que de adhesión ideológica y cuota de partido. Eran prácticamente la mitad de los altos cargos del segundo escalón de su gobierno y desde San Esteban se les señalaba como los ‘capitanes’ con más futuro en la Administración del PP. Así ha sido. Los que no aparecen en la foto con Sánchez, tampoco aparecerán en ninguna con López Miras. Prácticamente todos los que no fueron invitados a esa cita han sido sustituidos por veintiuna nuevas caras. Por el contrario, los veintidós directores generales presentes en esa reunión con PAS permanecen con Miras. Siguen en sus puestos, cambian de destino o ascienden, como es el caso del que fuera jefe de gabinete de Sánchez y exdirector del Info, el nuevo consejero de Turismo, Medio Ambiente y Cultura, Javier Celdrán. Solo tres de los veintidós ‘elegidos’ para la cita han quedado fuera, dos de ellos porque sus puestos son ahora subdirecciones generales.

Sánchez tiene un rasgo psicológico muy acusado que es útil para entender estos cambios. Como todos los políticos, quiere rodearse de dirigentes de la máxima confianza. Acentuado por su situación judicial, en su caso existe un plus: desconfía de casi todo. Y cada vez más. Es más desconfiado aún que López Miras y Rivera, el ‘tercer hombre’, y casi tanto como Robert de Niro en la película ‘Los padres de ella’, donde le explica a su futuro yerno, Ben Stiller, en qué consiste el ‘circulo de confianza’ familiar. Estar dentro significa poder, estar fuera es ser ignorado. Los ‘círculos de confianza’ de PAS en la familia popular son concéntricos. Los altos cargos de la foto formaban parte del anillo exterior. López Miras es en quien más confía y por eso le designó presidente, en previsión de su posible vuelta en 2019, si sale vivo políticamente de los casos ‘Auditorio’ y ‘Púnica’. También confía en Pedro Rivera, Juan Hernández, Noelia Arroyo… y demás miembros del Gobierno, aunque varía la intensidad. De ahí que estén situados en diferentes ‘círculos de confianza’ dentro del Gobierno. Las posiciones no son inamovibles. Cambios, como el de Martínez-Cachá, obedecen a esa dinámica. En el interno del Ejecutivo cada cual va percibiendo esas posiciones orbitales que ahora ocupa en relación al ‘rey sol’ y su ‘gran delfín’.

Sin adherencias valcarcistas, y con la incorporación de otros veintiún cargos (es sintomática la llegada de concejales de alcaldes próximos a PAS), el Ejecutivo regional ya puede arrancar este lunes con la vista puesta en la principal preocupación de Sánchez y Miras: las elecciones de 2019. Las más complicadas para el PP desde 1995. Sobre todo con los casos ‘Auditorio’ y ‘Púnica’ en los tribunales, algunos otros del pasado que están por cerrarse y otros por eclosionar (la desaladora de Escombreras), la reforma electoral y el riesgo de que Alberto Garre acabe dando el paso y lidere un partido de corte regionalista que arañe los suficientes votos para desequilibrar la balanza. Ahí está Miguel Ángel Revilla, que nunca ha ganado las elecciones en Cantabria y ya ha sido tres veces presidente autonómico. Miras se ocupará de la gestión y Sánchez de fijar el rumbo político, poniendo las pilas al partido. Ayer se acabaron los sábados de asueto en el PP regional. ¡Poyejali! (en marcha), gritó Gagarin al despegar. El del PP también puede ser un arriesgado viaje hacia lo desconocido.

Ver Post >
Sentido común, sentido moral
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 14-05-2017 | 05:38| 0

Víctor Pérez-Díaz, premio nacional de Sociología, detalla en su último trabajo para Funcas, ‘La voz de la sociedad ante la crisis’, que el 77,2% de los españoles prefieren políticos con «sentido moral y sentido común» frente a un 18,6% que en las encuestas se inclina por dirigentes que tengan una «gran visión y energía para impulsarla». Nada hay más sensato que un gobierno llegue a acuerdos para sacar adelante las cuentas públicas. Es su primera obligación dado que los presupuestos afectan de manera decisiva a la vida económica y social de todo un país, una región o un municipio. Sin ellos, la administración pública entra en una perniciosa parálisis que termina por afectar negativamente a cada uno de los ciudadanos en múltiples cuestiones.

Hace algo más de una semana, el Gobierno de Rajoy cerró un pacto con el PNV que garantizó el apoyo de ese partido para los Presupuestos del Estado. Hasta ahí todo parece muy sensato. Sin embargo, la percepción cambia y se torna desmoralizante cuando se observa el precio desorbitante pagado por ese respaldo político, una vez más, a los nacionalistas vascos. En su momento más delicado por el mefítico torrente de presuntos casos de corrupción, Rajoy ofreció a Urkullu más de 4.000 millones a cambio de sus votos en el Congreso. Unos 1.400 millones en concepto del Cupo (el dinero que el País Vasco paga al Estado por la prestación de determinadas competencias) y 3.300 millones para completar la Y ferroviaria de alta velocidad, incluyendo el soterramiento del AVE en Bilbao y Vitoria, además de bonificaciones en la tarifa eléctrica industrial y subvenciones para distintas iniciativas culturales. Vista la elevada factura es muy difícil no preguntarse dónde está el sentido moral de un acuerdo que salva las cuentas públicas, pero que a la vez constituye un salvavidas político para el propio Rajoy, aumenta la brecha de financiación per capita con comunidades como la nuestra e introduce criterios políticos de difícil justificación en la antesala de la negociación del nuevo modelo de financiación autonómica. El presidente del Gobierno demostró tal generosidad que sorprendió incluso en el propio País Vasco, donde los sectores más moderados siempre aspiraron a fijar la cuantía del Cupo con criterios técnicos para evitar arbitrariedades y también de cara a la Unión Europea, que no ve con buenos ojos esta privilegiada excepcionalidad fiscal y financiera.

Rajoy está en problemas y pacta entregar 4.000 millones al País Vasco para salvar los Presupuestos y a la vez su propio cuello político. Las cien mil personas que viven del Trasvase se enfrentan a una coyuntura dramática por la situación de la cabecera del Tajo y obtienen, como solución de urgencia, una enmienda para abaratar con 4 millones el precio del agua desalada durante este año. La desproporción de trato es tan evidente que a nadie le debería extrañar que los agricultores protesten en las calles para reclamar agua o que los vecinos de Murcia hagan lo propio para exigir la llegada del AVE soterrado a la ciudad en el menor plazo posible. Es difícil restañar la confianza en los gobernantes cuando las desigualdades, lejos de reducirse, se agigantan. En las encuestas manejadas por Víctor Pérez-Díaz, el 41,6% de los españoles opinan que la capacidad de los gobiernos (central y autonómicos) para resolver los problemas del país seguirá igual de aquí a cinco años. Y un 59% señala que «muchos políticos de todas las tendencias suelen descalificar a los adversarios para desviar la atención del hecho de que no son capaces de resolver» esas grandes cuestiones que afectan a España.

Al presidente del Gobierno se le reconoce como una de sus mayores virtudes que gobierna con sentido común, pero es díficil encontrar el sentido moral en muchas de sus decisiones, ya no solo en aquellas relativas a la gestión política de los presuntos casos de corrupción que afectan a su partido. Si Rajoy tampoco se caracteriza por su gran energía para encarar problemas enquistados, como el del agua, que requiere de decisiones valientes y estructurales más que de calderilla para salir del paso, es difícil que no siga sufriendo un paulatino deterioro en respaldo popular, como mostró el último barómetro electoral del CIS. Solo la falta de una alternativa sólida, con un PSOE completamente abierto en canal, le permite navegar con cierta tranquilidad por las aguas de la política nacional, tan necesitada como está de un impulso para llevar a cabo múltiples reformas de calado.

Ver Post >
Custodia compartida
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 06-05-2017 | 23:35| 0

López Miras y PAS aciertan en los descartes (ambas consejeras cesadas estaban ya abrasadas), pero mi impresión es que se han embarcado en una alambicada remodelación de competencias que era innecesaria para solo dos años

Isabel la Católica quería que en las crónicas reales su esposo tuviera el mismo protagonismo que ella, pero una vez le reprochó al cronista Hernando del Pulgar que la hubiera ignorado en el relato de una gesta bélica del rey. Poco después, la reina dio a luz y Hernando del Pulgar, respetando los deseos de la monarca, tiró de retranca y escribió: «Ayer, 6 de noviembre de 1479, entrada la noche, sus majestades Doña Isabel y Don Fernando parieron una niña». Si en lo político hoy tanto monta, monta tanto, Pedro Antonio como Fernando, podría decirse que el 4 de mayo de 2017, entrada la tarde, López Miras y Sánchez parieron un gobierno. De rasgos masculinos, a diferencia del anterior, donde había más mujeres que hombres. Concebido para dinamizar la economía y el empleo (el objetivo prioritario que se marca López Miras) y para encarar las autonómicas de 2019 (el reto en el que ya piensa Pedro Antonio Sánchez, confiando todavía en su vuelta). En definitiva, un Ejecutivo neonato con custodia compartida. En las actuales circunstancias tiene su lógica política. Más le vale al PP que exista comunicación y sintonía entre ambos para no repetir el choque Valcárcel-Garre, aunque esta bicefalia, de nuevo anómala y exteriorizada en la toma de posesión pese a lo que dictaba el protocolo, no beneficia a la imagen de ninguno si el vaso comunicante se percibe como tutela. Es obvio que el nuevo Gobierno tiene el visto bueno de PAS. El propio Jódar declaró el jueves a la televisión local de Lorca que esa mañana recibió llamadas de Sánchez y Miras para sumarse al Gobierno, cuyo equipo apenas cambia, salvo por la incorporación de dos políticos próximos a ambos y un gestor de la sanidad pública. Aparentemente es en la estructura del gobierno donde Miras deja su impronta. Un vuelco tan importante de organigrama y de competencias que podría percibirse como una enmienda a la totalidad. Tanto que parece imposible que se haya hecho sin la aquiescencia y la colaboración del propio PAS. Todo indica que se ha gestado desde el convencimiento en que dará resultados, pero también para proyectar que Miras no es una marioneta sin ideas propias. En el plano político esto último tiene su aquel, pero la cuestión mollar ya no es tanto la autoría como la funcionalidad de los cambios. Si serán útiles o, por el contrario, aportarán barullo administrativo y no más eficacia. De entrada es llamativo que López Miras insista en que no se puede perder un minuto y haga cambios estructurales de tanto calado para veinticinco meses, dado que necesitarán muchos minutos, semanas o ¿meses? de reorganización, reubicación y afinación.

Algunos maridajes chirrían. Presidencia y Fomento. Turismo, Cultura y Medio Ambiente… La intención de todos ellos está clara. Ubicar las competencias de Universidades junto a Empleo y Empresa o las de Cultura con Turismo obedece al deseo de convertirlas en palancas de actividad económica, lo cual tiene su lado positivo porque ciertamente es necesaria más interrelación de los campus con los sectores productivos y porque la cultura presenta también un innegable componente de actividad industrial y turística. Pero sería un error si se plantea la Universidad y la cultura desde una perspectiva estrictamente economicista. La generación de conocimiento y la cultura tienen sentidos mucho más profundos en las sociedades modernas. Habrá que ver en qué se concreta y si sirve de algo porque el hábito, por sí solo, no hace al monje. De poco vale, por ejemplo, una Consejería de Transparencia si su ley se interpreta a la carta de forma restrictiva e interesada.

Otras dudas surgen con la ubicación de Medio Ambiente. Sobre todo cuando el objetivo prioritario es la recuperación del Mar Menor, cuya solución es indesligable de la situación que atraviesan los agricultores del Campo de Cartagena. Ahora el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente tendrá que abordar ambos asuntos indisolubles con dos consejeros que tendrán que ponerse al día a la carrera y coordinarse. López Miras merece el beneficio de la duda, aunque haya sido elegido exclusivamente por su antecesor. Acierta en los descartes (ambas consejeras cesadas estaban abrasadas), aunque mi impresión es que se ha embarcado en una alambicada remodelación que era innecesaria para solo dos años. Un reajuste más propio de un inicio de legislatura. La Región tiene urgentes problemas colectivos (Mar Menor, agua y financiación) que podrían haberse abordado sin este tsunami competencial. Más nos vale que Miras, o Miras y Sánchez, hayan acertado.

Ver Post >
Sustancia gris
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 30-04-2017 | 06:04| 0

Para el interés general sería positivo que Fernando López Miras tuviera éxito, pero cuesta verle sin una cierta aura de provisionalidad y sin el tutelaje de Pedro Antonio Sánchez. Estas cohabitaciones raramente funcionan

Con un desdén indisimulado, cada vez que el socialista Indalecio Prieto veía aparecer a Ortega y Gasset por el Parlamento susurraba «¡Ahí va la masa encefálica¡». ¿Apareció alguna durante las dos sesiones de investidura de López Miras? El discurso del nuevo presidente fue gris y tuvo poca sustancia, lo que no quita para que detrás exista sustancia gris. Alardes, desde luego, no hubo. Tampoco rebosó en las intervenciones de los portavoces de los cuatro partidos, lo que tampoco significa que no hubiera destellos. El periodista Julio Camba decía que la política española «sabe a pollo de hotel», pero el jueves solo se vieron gallos con espolones en el hemiciclo y el debate dejó regusto a pelea de corral. Aquello fue más bien un pollo. De todos contra todos. En pepitoria. Como el desenlace final estaba escrito y era conocido de antemano, lo mejor hubiera sido que todo se hubiera guisado en un día y se hubiera servido tras la primera votación. Pero ayer hubo de procederse a una segunda para completar el paripé de la «abstención técnica» de Ciudadanos, un palabro de la neolengua de la nueva política que solo mueve a la risa. Menos a los funcionarios de la Asamblea, supongo, que tuvieron que ir al tajo este sábado para que Miguel Sánchez, el líder naranja, pudiera disfrutar de las fiestas grandes de su municipio con este asunto de la investidura ya cerrado. Ya nos enteraremos de cuánto hubo de pagarse en horas extraordinarias a los funcionarios de la Asamblea y en kilometraje a los diputados solo para que Cs, con este postureo político, construya su particular relato público. En esa línea de ocurrencias tampoco se queda manco aquello del «gobierno legislativo» que propuso un revolucionado Urralburu para contrarrestar al Ejecutivo de Miras. Por aquello que propuso Montesquieu y porque, vistos los revolcones que nos puede dar el Constitucional con las leyes regionales del autoconsumo y de la vivienda, donde la oposición metió la cuchara a fondo, con un poder ejecutivo metiendo la pata ya tenemos bastante.
La próxima semana habrá uno nuevo. Liderado por Fernando López Miras, el cuarto presidente del PP en cuatro años. Será difícil que vuelva a repetirse un periodo de tanta inestabilidad, pero los populares están en racha e igual mantienen la línea. Lo sorprendente es que todo era previsible desde que Valcárcel se quitó de en medio dejando empantanados los grandes asuntos de la agenda política. Se veía venir desde la insumisión de Alberto Garre y la investigación en el TSJ de Pedro Antonio Sánchez hasta el nombramiento por este de un sucesor de contrastada lealtad y discreto perfil. Los populares se lo tienen que mirar. Pocas veces un partido político ha dilapidado su aplastante hegemonía de una forma tan torpe y por puros intereses personales. Para el interés colectivo sería positivo que López Miras tuviera éxito, pero cuesta verle sin esa aura de provisionalidad y tutelaje por Pedro Antonio Sánchez. Estas cohabitaciones raramente funcionan. Los propios estatutos del PP fueron redactados para evitar las bicefalias y los liderazgos compartidos. Para colmo de males, a los populares no paran de pasarle facturas los casos de corrupción que llegan a los tribunales. Por más que Rajoy insista en que lo importante es la economía (el expresidente Ignacio González parece que lo entendió en clave personal y se puso a ello), la pestilencia es insoportable. Suerte tiene de que el PSOE está como está y de que Podemos no para de lanzarle balones de oxígeno desde que Pablo Iglesias, con su ‘pacto de los botellines’, abandonó toda suerte de transversalidad y se apuntó a la política-espectáculo más radical. Nada podía venirle mejor a Mariano Rajoy en estos momentos que una fallida moción de censura presentada por Podemos para visualizar que hoy no existen alternativas posibles al Gobierno del PP.
La gravedad reside en que, en plena senda de crecimiento, el país está políticamente parado. Aún está pendiente la aprobación de las cuentas públicas y la producción legislativa es nula. En realidad, la legislatura no ha comenzado y no sabremos qué derroteros tomará hasta que el PSOE cierre su crisis, si es que lo logra. En la Región sucede otro tanto. Después de meses de parón, el próximo miércoles habrá otro gobierno, probablemente continuista, aunque esta vez tendrá que trabajar sin un pacto con Ciudadanos. El PP regional se ha quedado solo y con un timonel con las hechuras justas. Todo un panorama.

Ver Post >
El señor de Murcia
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 19-03-2017 | 06:39| 0

Desde 1995, con las apabullantes mayorías absolutas de Valcárcel, el PP ha podido presumir de que es el partido que más se parece a la Región de Murcia. Un intenso crecimiento económico completado con el maná de los fondos europeos, una oposición desarbolada y hundida con la derogación del Trasvase del Ebro frente a un partido convertido en una perfecta máquina electoral, una hábil instrumentación política de la reivindicación del agua y las infraestructuras, una incrustación en el tejido social trenzada con habilidad, empatía y ayudas públicas, un indiscutible liderazgo interno de quien supo dar juego a los suyos, rodeándose de pesos pesados… Es una larga combinación de factores la que hizo del PP, en una región de ideología mayoritariamente conservadora, todo un ejemplo de éxito político, especialmente en sus primeros ocho años. Más tarde, el coloso empezó a flojear abruptamente con la llegada de la crisis económica y el distanciamiento con una sociedad donde bullía el anhelo de una profunda regeneración da la vida pública. Esa comunión perfecta con el electorado se diluyó cuando bajó la marea, hubo que gestionar las vacas flacas y se comprobó que el rey estaba desnudo. Veinte años después quedó patente un legado significativo de nuevas carreteras, hospitales, depuradoras… pero también un modelo productivo fallido y una patente incapacidad para resolver los grandes problemas de la Región, como la falta de agua e infraestructuras. Y donde no había problemas se crearon por miopía o desidia, como sucede con el Mar Menor. Costosos ‘elefantes blancos’ como el aeropuerto de Corvera o la desaladora de Escombreras siguen todavía lastrando a la Región, pero aún así el PP sigue proyectando más atributos positivos que sus adversarios ante la opinión pública. De hecho pudo haber logrado la mayoría absoluta en las autonómicas de 2015 si Valcárcel y Pedro Antonio Sánchez no la hubieran tirado por la borda por el empeño en mantener a Pilar Barreiro, un activo de gran valor durante muchos años que derivó en una previsible y pesada losa electoral. El resultado fue la pérdida de 146.000 votos, 11 escaños y el fin de la mayoría absoluta en la Asamblea, por un solo diputado.
La crisis económica y el desafecto hacia la clase política hicieron mella en una sociedad murciana que cambió más rápido que el PP, que vio cómo un alto porcentaje de sus votantes se refugiaron en la abstención y en Ciudadanos. De lejos sigue siendo hoy la opción mayoritaria, pero tenía pendiente una renovación de liderazgos, políticas y mensajes si no quería continuar pendiente abajo. La oportunidad le llega de la mano de Pedro Antonio Sánchez, el delfín de Valcárcel que quiere marcar su propia impronta, investido ayer como presidente del partido por abrumadora aclamación. La posibilidad de que pueda acabar siendo procesado por el ‘caso Auditorio’ no ha mermado la confianza de los suyos, que lo arropan monolíticamente. Tiene el aprecio y la confianza de sus militantes. De entre todos ellos es el que reúne las mayores cualidades para dirigir el partido.
Tiene juventud, suficiente experiencia, ímpetu, empatía, ganas de hacer y una enorme capacidad de trabajo, cualidades que vienen a suplir otras carencias y defectos, como la obsesión por la hipervisibilidad, el relato icónico y la elección de no pocos colaboradores de discretos méritos, más allá de la fidelidad a su liderazgo. No es Churchill (como yo no soy Larra) pero demuestra estar hecho de una pasta especial. Sangre, sudor y lágrimas. Antes que tirar la toalla, se la come. Y todo por un rasgo, el esencial y definitorio de su personalidad: la ambición política. Es su mayor activo. Dinamiza a sus equipos, se fija objetivos y se lanza a por ellos. Pero también es su talón de aquiles. Si mantuvo contactos que no fructificaron con los empresarios de la ‘Púnica’ o tramitó el Auditorio de forma chapucera de principio a fin habría sido por esa irrefrenable ambición por triunfar en política desde que participó en un mitin con 14 años. Le conozco lo suficiente para saber que no aspira a privilegios personales o a vivir por encima de sus posibilidades. Con su chaqueta con coderas y su ausencia de complejos por sus orígenes humildes, PAS no está en eso ni para eso en política.
Dicho lo cual, sinceramente no sé qué haría para ganar unas elecciones o por su partido. Si se pasó de frenada y vulneró el principio de legalidad, de manera consciente o no, es una cuestión que deben dilucidar los jueces. Y si el TSJ determina que hay evidencias para procesarlo deberá responder por ello y tendrá que irse. La Región perdería a uno de sus mejores políticos, pero mantendría intactos los principios democráticos del Estado de derecho, aquellos que históricamente han defendido la gente de orden que respeta el cumplimiento de la ley y el trabajo de jueces, fiscales y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad por encima de intereses partidistas o personales. Si supera el trance judicial, sus actuales adversarios que le han investigado hasta la saciedad quedarán tocados ante la opinión pública, aunque tampoco él saldrá completamente indemne de esta crisis política. De su discurso inicial, a la par regeneracionista y reformista, ya solo queda lo segundo. Deberá recuperar rápidamente su crédito personal dado que es indiscutible que rompió su pacto de investidura, incumplió la palabra dada y para defenderse creó un relato donde se entrevera lo real con lo ficticio. Y la Región está necesitada tanto de un liderazgo fiable como de esos acuerdos políticos por el agua, las infraestructuras y la educación que él mismo ofertó a una oposición donde ya no encontrará un puente de conexión en pie.
Por el contrario, el interno del PP es una balsa. La etapa abierta tras 25 años de valcarcismo arrancó ayer con un cierre de filas con PAS en un congreso marcado por el trasfondo de su situación judicial. Un cónclave de adhesión personal, reivindicativo sobre el proyecto popular y con duras críticas al líder socialista, Rafael González Tovar. Sin un ápice de autocrítica, excepto cuando Valcárcel asumió, en un gesto que le honra, toda la responsabilidad de los proyectos fracasados. Sánchez renovó ampliamente la cúpula dirigente del partido combinando experiencia y juventud, pero también en clave de lealtades personales. Apostó sobre seguro al elegir como secretaria general a Maruja Pelegrín, un ejemplo de seriedad y rigor que cuenta con el respeto de todos los militantes. Con ello eliminaba cualquier señalamiento que pudiera interpretarse en clave sucesoria por si el ‘caso Auditorio’ le dejara en fuera de juego. Potencia a sus dos ‘pretorianos’ (Víctor Martínez y Fernando López Miras), Patricia Fernández y Marcos Ortuño se quedan como estaban y Teodoro García sigue de enlace en Madrid. No hay plan B ni más líder que el ‘señor de Murcia’, como le llamaron Rajoy y el fiscal general del Estado.

Ver Post >
'Los otros' de la política
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 18-03-2017 | 00:03| 0

La coyuntura política regional me recuerda un episodio que viví en una redacción de periódico donde, como decía el colega Enric González, cada mesa era un Vietnam. Se barruntaba una revolución en la cúpula, pero los afectados lo desconocían o lo disimulaban bien. Los redactores que intuían el relevo se referían a los defenestrados en ciernes como ‘Los Otros’: están muertos pero no lo saben, decían, como Nicole Kidman y los dos críos de la película de Amenábar.

En la arena política murciana se presagian luctuosos acontecimientos en las próximas semanas o meses. La crisis abierta por la investigación al presidente, y las que discurren en paralelo, se cobrarán cabezas. ¿Cuántas y cuáles? ‘Los Otros’ de la política regional pueden ser uno, dos, tres e incluso cuatro. Es tan posible que los cuatro líderes sigan en sus puestos a final de año como que no quede ninguno. Pedro Antonio Sánchez saldrá hoy elegido presidente del PP con el apoyo unánime del partido, pero su destino está ligado a una resolución del TSJ. Desde ayer se sabe que Pérez-Templado no resolverá antes del 27M, lo que traslada toda la presión a Miguel Sánchez. Al líder regional de Ciudadanos le tiemblan las piernas y cualquier día, visto que PAS no afloja, nos sorprende incluso con su dimisión. Si finalmente hay moción de censura y convocatoria inmediata de elecciones tampoco está claro que Sánchez fuera el candidato de C’s. Para Tovar, el último tranvía es ocupar San Esteban por la vía de la moción de censura. Si falla estaría listo de papeles. La gestora del PSOE no quiere elecciones anticipadas antes del congreso regional, donde las alcaldesas del PSOE quieren dar un golpe de timón en busca de otro liderazgo.

Y los ‘pablistas’ de Podemos ya han comenzado a moverle la silla a Urralburu. Si no prospera la moción de censura, sus adversarios encontrarán otro motivo para precipitar su caída con la ayuda de Madrid. Ya ven, ‘Los Otros’ pueden ser todos.

Ver Post >
Lentejas para todos
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 12-03-2017 | 06:58| 0

Es muy probable que haya hoy más españoles que sepan de la existencia de un Auditorio en Puerto Lumbreras que de la infraestructura hidráulica que da trabajo a cien mil personas en el Sureste

El pasado 15 de febrero, en medio del eco ensordecedor por el pronunciamiento de la Fiscalía Anticorrupción contra la investigación al presidente Sánchez por el ‘caso Púnica’, uno de los columnistas españoles más influyentes escribía en la contraportada de ‘El Mundo’ un artículo titulado ‘Matando el Tajo’. «El trasvase al Segura se ha llevado miles de hectómetros cúbicos y el cieno crece en los pantanos. Emiliano García-Page dice, amargamente, que la naturaleza decidió que el Tajo iba al Atlántico y la política decidió con el trasvase que desembocara en el Mediterráneo», escribía Raúl del Pozo, quien arrancaba su artículo con versos de Garcilaso, entraba en materia con prosa ya descarnada («Por Toledo fluye el río lleno de mierda») y terminaba de la siguiente forma: «La situación de los pantanos, de donde sale el agua para los trasvases, es angustiosa, mientras se recrudece la guerra del agua entre partidos, territorios, ‘famiglie’, constructores, hoteleros, ‘lobbys’ hídricos y políticos rateros».

Lo que me sorprende de esta columna no es su contenido. Me sé de memoria la letra, la música e intuyo quién susurra la melodía. Y aunque discrepo abiertamente del artículo (no digamos ya de su apostilla), respeto todos los puntos de vista. No son pocos los textos que no comparto y que publicamos en las páginas de opinión para favorecer la libre contraposición de ideas. Lo que me impresiona es que quede sin respuesta argumental porque no hay nadie, de semejante influencia en Madrid, dispuesto a desmontar esa historieta sobre la codicia hídrica y la falta de sensibilidad medioambiental de los murcianos. Es verdad que lo ponemos difícil cuando cualquier observador repara en la desidia política acumulada durante tantos años en la protección del Mar Menor. Lo malo es que a esa crisis de credibilidad ganada a pulso se suma la escasa influencia para introducir asuntos y mensajes de Región en la agenda nacional a través de los medios que crean opinión pública en la capital, donde se dirimen los asuntos territoriales. A otras comunidades ni les hace falta hacer ‘lobby’ en La Moncloa. Hace solo unos días, el PNV ya hizo valer su peso decisivo de cara a la cuentas del Estado para obtener de Fomento un soterramiento de lujo para el AVE en Bilbao. Si todos los tertulianos que durante un mes se han pronunciado, a favor y en contra, sobre la situación del presidente Sánchez hubieran hablado de nuestro déficit hídrico y de la aportación al PIB nacional de nuestra agricultura quizá no se hubiera solucionado absolutamente nada, pero al menos sabrían un poco de nuestras debilidades y fortalezas económicas. Quizá no hay ‘share’ televisivo que resista eso, supongo. Lo cierto es que hoy es probable que haya más españoles que sepan de la existencia del Auditorio de Puerto Lumbreras que de esa infraestructura hidráulica que desde hace décadas da trabajo a 100.000 personas en el Sureste. Visto el éxito cosechado desde Murcia para colocar en Madrid argumentarios de parte sobre los casos ‘Auditorio’ y ‘Púnica’ (no hay tertuliano o político que no opine de esos sumarios, sus aristas políticas y posibles consecuencias), no puedo dejar de preguntarme si ese mismo esfuerzo con los asuntos de interés general (infraestructuras, agua, energía solar…) fue tan intenso en el pasado como debía haber sido.

Con ello no quiero minimizar lo que está sucediendo en nuestra Comunidad. Al contrario, está sumida en una de las mayores crisis políticas de su historia democrática por la investigación judicial a su presidente. El daño reputacional es ya incuestionable. Pero tengo la impresión de que en buena parte se consolida como un problema nacional porque de alguna forma ha sido utilizado por Rajoy y Rivera para perfilar sus diferentes estrategias en este conflictivo e inédito arranque de legislatura con un gobierno sin mayoría parlamentaria. Somos, de alguna forma, una especie de laboratorio político donde los líderes nacionales miden sus fuerzas, actuales y futuras. Si el juez Pérez-Templado no resuelve en uno u otro sentido antes del 27 de marzo, el desenlace final se decidirá en los cuarteles generales de los partidos en función de diversos intereses. Hoy, con los Presupuestos del Estado sin visos de prosperar sin el apoyo del PSOE, el ambiente político desprende un nítido aroma preelectoral que Rajoy intentó disipar el viernes en Bruselas. Entre otras razones porque hablar allí de elecciones anticipadas es poco menos que mentar la bicha. El plazo constitucional para otra llamada a las urnas queda expedito el próximo 3 de mayo. Entonces ya se verá.

Aquí seguimos a la espera de acontecimientos, con los partidos en modo tregua, y sin saber cómo acabará el pacto de las lentejas firmado por Pedro Antonio Sánchez y Miguel Sánchez (C’s). Un pacto fáustico, aunque en esta ocasión el supuesto ‘diablo’, ante la queja de que el desahucio de San Esteban era una cláusula abusiva que además habría decaído con un cambio terminológico legal, se muestra dubitativo y acumula dos ultimátum. Ciudadanos quiere dejar una puerta abierta. Sabe que el sobreseimiento es tan posible como el procesamiento del presidente, aunque parece ignorar que es probable que Pérez-Templado no haya podido decidir antes del día 27. En ese caso, el embrollo será colosal porque lo que no le habría solucionado el juez querrá que lo hagan los electores, con el riesgo de que después de una moción de censura y una llamada a las urnas, Sánchez quedase desimputado antes de votar los murcianos. Ahí está el caso de la consejera Martínez-Cachá como recordatorio. Hace semanas apunté que aquí huele a ‘cadáver político’, pero aún hoy sigue sin estar claro qué bando será el escuadrón suicida en este tablero dominado por el inmovilismo de unos, las dudas de otros y las prisas de un cuarto.

Pronto arrancará el debate del modelo de financiación autonómica, una batalla que, con el órdago separatista catalán, será a cara de perro. Justo en nuestro mayor momento de debilidad institucional, con el destino inmediato de la Región depositado increíblemente sobre los hombros de un juez del TSJ, mientras otro sopesa en la Audiencia Nacional si envía un misil judicial a Murcia por la ‘Púnica’. Agua faltará, pero desgraciadamente nos vamos a hinchar a lentejas. Hay lentejas para todos. Queramos o no.

Ver Post >

Etiquetas

Otros Blogs de Autor