Blogs

Carlos Escobar

Música inesperada

Cuerdas con chispa

as

La música rusa llega al Auditorio de la mano de Chaikovski y Rachmaninov con dos obras  singularmente bellas y de un gran valor artístico. Por ello, hoy conversamos en Música Inesperada con la ucraniana Aleksandra Schmidtke, una de las últimas incorporaciones de la sección de violines de la Orquesta Sinfónica de la Región de Murcia (OSRM) con la que ha colaborado en los últimos programas.

Nacida en Ozerne, localidad muy cercana a Yitomir (Ucrania), Aleksandra inicia sus estudios de violín a los cinco años, siguiendo la tradición musical familiar: “Mi madre tocaba el acordeón, mi padre cantaba y mi hermana era clarinetista. Creo que desde esa edad ya quería dedicar mi vida a la música”.

A los 19 años, deja su ciudad para ir a estudiar al Conservatorio Superior de Leópolis donde recibe clases de la prestigiosa profesora Lidia Shutko, famosa internacionalmente por haber ganado el Premio Bach en Leipzig, el Premio Tchaikovsky en Moscú y el Premio Sibelius en Helsinki: “Ella me ayudó mucho en mejorar mi visión musical, sonido y estilo. A pesar de ser una profesora estricta en cuanto a responsabilidad y puntualidad, destacaba por su condición humana, favoreciendo un ambiente amistoso y sincero en el aula, sin crear competencia entre los alumnos”.

Al terminar los estudios, Shmidtke se incorpora a la Orquesta de Jóvenes de Leópolis hasta que conoce a Antonio, ingeniero informático de Murcia, con el que se casa y, hace algo más de dos años, reside en nuestra tierra. Desde entonces, a través del ofrecimiento de distintos colegas de profesión, comienza a tocar en distintas orquestas sinfónicas como la de la UCAM, Elche, Orihuela, Torrevieja, la Orquesta de Cámara de la Comunidad Valenciana y finalmente la OSRM.

Desde que vive en Murcia, ha congeniado muy bien con los músicos, especialmente con Jana Novak, la violista de la OSRM con la que ha formado el Dúo D2 para interpretar música de cámara y poner en marcha distintos proyectos educativos dirigidos a difundir la música a los niños haciendo que estos participen activamente en los conciertos.

El primer concierto que tocó con la OSRM fue el de la Séptima Sinfonía de Mahler y a partir de ese momento se ha sentido muy a gusto en otros programas. Sobre el reto que supone para una violinista ucraniana el adaptarse a una orquesta profesional: “Estoy muy contenta tocando en la OSRM con una directora como Virginia Martínez, tanto en la sección de primeros violines como la de los segundos, cada una con sus particularidades distintas. El material que recibimos para estudiar las obras viene muy bien preparado con los arcos y demás detalles, lo que facilita mucho mi trabajo. El ambiente dentro de la orquesta es muy bueno.”

Aunque Aleksandra progresa en el dominio de nuestro idioma, tiene lógicas dificultades para expresar con exactitud sus ideas más personales. Sin embargo, se arriesga a explicar qué diferencias observa al tocar en una orquesta de españoles con respecto a lo que le ocurría en Ucrania: “Los españoles tienen un temperamento más abierto. En mi país, existe cierta rigidez para interpretar a cada compositor de una manera determinada, de forma que no puedes emplear nada de tu imaginación más allá de lo permitido. Si lo haces, te dicen que no puedes tocar. Los españoles, añaden algo de chispa a la música.”

Sobre Chaikovski, la violinista nos dice que es una música muy difícil aunque aparentemente no lo parezca, ya que contiene muchos cromatismos y fragmentos con secuencias muy técnicas: “Por otro lado, creo que los músicos debemos de buscar un sonido de grupo dentro de lo que quiere el director, si no, todo sale mal. Es muy importante tocar en conjunto, no como nos gustaría a cada uno”.

Fuera de la música, la pasión de Aleksandra es el diseño de aplicaciones para teléfono móvil: “He ido aprendiendo poco a poco de forma autodidacta y tengo la oportunidad de sugerir ideas a los proyectos de Antonio, mi marido”.

Una de las anécdotas más curiosas de Aleksandra Shmidtke al poco tiempo de llegar a España, le ocurrió colaborando en la gira del cantante Raphael: “Teníamos que tocar treinta canciones que todo el mundo conocía menos yo. Escuché tantas veces las grabaciones de su música que ahora ¡soy una fan suya!”.

No se pierdan este programa. Las dos obras programadas son fantásticas y el director invitado es un experto en  sacarle el jugo a nuestra orquesta. Es muy probable que ustedes pasen los siguientes días al concierto tarareando las melodías y los temas de estos dos colosos de la composición rusa.

 

Viernes 11 de mayo, 20h. Auditorio Víctor Villegas. Concierto para piano y orquesta de Rachmaninov y Cuarta Sinfonía de Chaikovsky. Orquesta Sinfónica de la Región de Murcia. Juan Pérez Floristán (piano). Josep Vicent (dirección). Entradas entre 7 y 12 euros.

Temas

por Carlos Escobar

Sobre el autor


mayo 2018
MTWTFSS
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031