Blogs

Carlos Escobar

Música inesperada

El teatro sagrado

imagesLa escuela clásica de Viena convierte a la segunda mitad del siglo XVIII en un referente sin par en la historia de la música. El compositor más importante sobre el que pivota el Clasicismo es Papá Haydn, a partir del que grandes genios como Mozart o Beethoven desarrollan su arte musical con la perfección que disfrutamos hoy día.

Las obras del Clasicismo tienen un marcado componente moralizante donde las referencias a las emociones, a la espiritualidad y al corazón humano son constantes. Franz Joseph Haydn (1732-1809) trata con maestría el género del oratorio, siendo una de sus composiciones más logradas Las siete últimas palabras de Nuestro Salvador en la Cruz donde los sentimientos religiosos más profundos están envueltos en su mejor música.

Fruto de un encargo de un sacerdote de Cádiz en 1786 para celebrar la Pasión en la gruta de la Santa Cueva, Las siete últimas palabras consiste en una introdución seguidas de un movimiento lento (sonata) para cada una de las oraciones. La obra alcanzó un éxito notable y posteriormente fue arreglada por su autor para cuarteto de cuerdas, que es como mejor la conocemos en la actualidad.

El Cuarteto Saravasti representa el Martes Santo la obra siendo fiel a los orígenes religiosos de la partitura y cada una de las sonatas que la compone se entremezclarán con las lecturas correspondiente a cargo del médico Diego Sanz, cuya voz es única para sumergir al oyente en el teatro sagrado.

Saravasti, al igual que Haydn, quiere llegar al alma del oyente, para que comprendamos el sufrimiento de Cristo en la Cruz y por ello, el violista Pedro Sanz explica que: “El espectáculo que hemos creado va más allá de un concierto tradicional. Combinamos la maravillosa música que el mejor compositor de cuartetos de la historia ideó para los oficios del Viernes Santo de la Santa Cueva de Cádiz, con textos bíblicos y la pintura y escultura de artistas como Velázquez, Goya, Murillo, Dalí, Leonardo, Miguel Ángel, Rafael, Tiziano, Caravaggio, Salzillo,  El Greco, Tintoretto y Delacroix, entre otros”.

La duración de la obra es de setenta minutos, que se pasan muy rápidos por lo emocionante que resulta la representación sin apenas luz en la sala, en la penumbra creada por las pequeñas luces de los atriles.

El tercer miembro de la familia Sanz es el violinista del cuarteto, Diego Sanz Ayala, que destaca “como Haydn resuelve la complejidad del encargo de la Hermandad de la Santa Cueva de Cádiz con una verdadera demostración de perfección técnica y un profundo conocimiento de la escritura para cuarteto, logrando un resultado insuperable.”

Desde estas páginas, siempre animo al lector a asistir a los conciertos de música clásica en directo. Una vez más, la invitación se justifica en los ingredientes que tendremos en escena: uno de los mejores cuartetos nos ofrece una obra maestra, donde disfrutaremos de cuatros intérpretes respirando juntos, interpretando melodías, acompañando o doblando al resto de las voces, todo bajo el pulso creado por el violonchelo. El resultado, la sonoridad profunda y emotiva del mejor Haydn.

Martes 16 de abril, 20h. Auditorio Víctor Villegas. Las siete últimas palabras de Nuestro Salvador en la Cruz de F.J. Haydn. Cuarteto Saravasti. Entradas 12 euros (reducida para estudiantes).

Temas

por Carlos Escobar

Sobre el autor


abril 2019
MTWTFSS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930