La Verdad
img
Los cocineros jóvenes, a examen
img
Pachi Larrosa | 27-06-2017 | 08:41| 0

 

Doce finalistas se baten entre chotos y salazones en el XV Concurso de Cocineros Jóvenes de Jecomur

El Jurado: Estrella Carrillo, Pachi Larrosa, Carmen Reverte, María Adela Díaz Párraga, Francisco Hernández y Pablo González Conejero

El Jurado: Estrella Carrillo, Pachi Larrosa, Carmen Reverte, María Adela Díaz Párraga, Francisco Hernández y Pablo González Conejero

Una elaboración en la que el ingrediente principal fueron los salazones murcianos , con un coste máximo de seis euros, y otro en torno a la carne de cabrito, hasta un límite de 8 euros fueron los retos culinarios a los que ayer se enfrentaron los finalistas de la XV edición del Concurso de Jóvenes Cocineros (hasta 30 años de edad los cocineros y 25 los ayudantes) convocado por la Asociación de Jefes de Cocina de Murcia (Jecomur). Doce jóvenes cocineros, apoyados por otros tantos ayudantes llenaron de tensión y talento las cocinas del Centro de Cualificación Turística para presentar sus creaciones ante un jurado compuesto por la directora del CCT, Carmen Reverte, los cocineros Pablo González Conejero y Estrella Carrillo, los críticos gastronómicos Francisco Hernández y Pachi Larrosa y María Adela Díaz Párraga, representando a la Academia de Gastronomía de Murcia.

Uno de los concursantes, empatando, y ejemplos de algunas de las elaboraciones.

Uno de los concursantes, emplatando, y ejemplos de algunas de las elaboraciones.

Una especie de diálogo entre tradición y vanguardia se extendió, con mayor o menor fortuna, entre los fogones del CCT. Los participantes, la inmensa mayoría profesionales trabajando en diferentes establecimientos de la Región, pasaron un filtro de entre los 18 equipos que se presentaron a esta edición y contaban con dos horas para la realización de ambos platos. Sometieron sus elaboraciones ante el jurado, que valoró conceptos como gusto, presentación, composición, puntos de cocción, originalidad, limpieza, orden, destreza, tiempo y aprovechamiento. Se conceden tres premios. Un primero, dotado con 1.000 euros y trofeo, además de una estancia de un mes en el Restaurante La Cabaña (1 Estrella Micheliin; un segundo, con 500 euros y trofeo y un tercero, Tercer clasificado, con 300 euros y trofeo.

El concurso reveló un alto nivel técnico generalizado entre los jóvenes cocineros de la Región, si bien (como ocurre a menudo en estas situaciones) en algunos casos una cierta obsesión por los aspectos visuales y de composición de los platos, en detrimento de dos de los pilares esenciales de la cocina: el sabor y un relato equilibrado entre los ingredientes. Ese diálogo entre tradición y vanguardia ha de estar presidido por la fluidez y la creatividad contenida.

Ver Post >
Postureo veraniego
img
Pachi Larrosa | 22-06-2017 | 18:45| 0
gf054k71

Estamos ya con el estío en todo lo suyo, lo que por estas tierras quiere decir que nos estamos socarrando. Cuerpos serranos –algunos incluso pata negra– y otros no tan serranos se lanzan al estriptís playero generalizado. Munificentes carnes, desbordantes mollas, michelines inmisericordes acechan crueles, y llegado es el momento de que Santa Bárbara truene y nos acordemos todos de esas tapitas del bar, estas parrilladas dominicales, aquellos guisos caseros que definitivamente nos han expulsado de la talla que usábamos el año anterior.

Y llega el llanto y crujir de dientes y nos acordamos de dietas absurdas y nos prometemos excesos físicos en un vano intento de reducir perímetros. Y pasa lo que pasa. Que hacemos muchas tonterías.

Llegamos a la playa. Ahí va ese cuarentón, el porte erguido, la mirada ardiente y el gesto pura mueca….del propio esfuerzo de esconder estómago. Déjase ver por las playas de moda, mimando un futuro cáncer de piel, con el Financial Times bajo el brazo, a pesar de que el inglés le parezca chino y crea que los warrants son chicas de moral distraída. Se ha aprendido un par de recetas sobre la paridad euro-dolar y se proclama ferviente admirador de los Botín, aunque blasfeme y se encorajine cada vez que le llega la letra de la hipoteca.

Bebe agua mineral, a pesar de que lo que realmente le apetecería sería un cubata o un tinto de verano. Gafas de sol tipo chico Martini y reloj sumerjible a 400 metros (él, que no puede meter la cabeza debajo del agua sin que le asalte un espasmo nasal).

Y ahí va esa Maripili, víctima del desparrame mollar, estrangulada por el biquini, al borde de la asfixia cada vez que se levanta de la arena, por el esfuerzo de esconder tripa.

En el siglo de Oro, los hidalgos venidos a menos se esparcían migas de pan por la barba y salían a la calle con un palillo en la boca, para aparentar que habían comido, siendo así que sus estómagos estaban más tiesos que la mojama. Lo que son los tiempos de la opulencia. Ahora, el disimulo consiste en ocultar las consecuencias de los excesos en el yantar.

¡No intente disimular, hombre! Asuma sus mollas y será más feliz.

Ver Post >
A la rica cucaracha
img
Pachi Larrosa | 15-06-2017 | 17:19| 0
A woman poses with a locust between her teeth at a discovery lunch in Brussels September 20, 2012. Organisers of the event, which included cookery classes, want to draw attention to insects as a source of nutrition. REUTERS/Francois Lenoir (BELGIUM - Tags: FOOD SOCIETY) TELETIPOS_CORREO:%%%,%%%,BELGIUM,BELGIUM

En el último programa emitido de MasterChef la prueba de eliminación consistió en cocinar tres platos con insectos. Ya saben, esos bichos repugnantes que al común de los occidentales nos causan asco, rechazo, angustia en incluso ‘tiricia’ y cuya interacción con ellos consiste en procurar aplastarlos, ahogarlos o envenenarlos. Eso me recuerda que desde hace tiempo, La FAO, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura, ha señalado a los insectos como una alternativa al hambre en el mundo y ha animado, en un informe, a su consumo. Es verdad que casi dos mil especies de insectos comestibles, como escarabajos, gusanos, langostas y libélulas y otras criaturas del señor de similar pelaje forman parte de la dieta de los habitantes de Asia y África, donde viven unas dos mil millones de personas. Y que el aporte nutricional de estos animalejos es importante; de hecho, 100 gramos de hamburguesa ofrecen solamente 245 calorías, 21 gramos de proteínas y 17 gramos de materia grasa; un peso equivalente de larvas de polilla lleva 375 calorías, 46 gramos de proteínas (el doble) y 10 gramos de grasa. Según esto, es mucho más saludable y nutritivo, y por tanto más lógico, comerse una buena cazuelita de larvas de polilla que una Big Mac. Pero no es menos cierto que en toda esta cuestión hay consideraciones de índole mental y cultural que hay que tener en cuenta. En la India pueden estar muriéndose de hambre pero no se les ocurrirá destripar una vaca y hacerla solomillos, de la misma manera que un musulmán no comerá jamás carne de cerdo a no ser que le vaya la vida en ello. Y algo de esto hay. Una entomóloga mexicana, ante la pregunta de qué es lo que tiene que cambiar en el mundo para que se consuman insectos, contesta: «Que haya hambre, entonces, se comerá lo que sea». Al fin y al cabo, nosotros nos comemos vivas viscosas, mucosas y amarronadas ostras y nos parece un manjar del cielo. ¿Y qué me dicen de una asadurilla, un plato de sangre o unos intestinos de vaca? Estoy convencido que la primera persona que consideró la posibilidad de comerse un cangrejo o una cigala estaba pasando más hambre que Carpanta. En fin, la FAO puede hacer las recomendaciones que quiera, pero los tabúes culturales y los condicionantes histórico ambientales solo se rompen en situaciones extremas. Qué quieren que les diga, solo estar al borde de la muerte por inanición podría inducirme a morder una cucaracha, que solo pensarlo el estómago se me da la vuelta.

 

 

 

 

Ver Post >
El sabor de Cartagena
img
Pachi Larrosa | 08-06-2017 | 17:24| 0

La VI edición de la feria gastronómica se presenta con una vocación de apertura a la Región y grandes novedades.

En el centro, flanqueando a Noelia arroyo, Patricio Valverde y ana Belén Castejón.

En el centro, flanqueando a Noelia arroyo, Patricio Valverde y ana Belén Castejón.

“Queremos hacer región desde Cartagena”. Esa es la idea fuerza que repitió con insistencia la vicealcaldesa de la ciudad, Ana Belén Castejón, en la presentación de la feria gastronómica ‘Cartagena Sabor, cuya sexta edición se desarrollará en el muelle Alfonso XII entre el 14 y el 18 de este mes.

Y es que la próxima sucesora del controvertido José López al frente de la Alcaldía aprovechó una de sus primeras intervenciones en Murcia para marcar distancia, justo antes de tomar la vara municipal de mando, apelando a “la solidaridad entre instituciones, para promover la gastronomía y el turismo local y regional”. Castejón aseguró que uno de los objetivos prioritarios de su mandato será “la promoción de nuestros productos y nuestra gastronomía. La oferta de restauración de Cartagena es de primer nivel y debe ser una de las claves del desarrollo turístico de la ciudad y para la Región”.

Patricio Valverde, ana Belén Castellón y Noelia Arroyo.

  Patricio Valverde, ana Belén Castellón y Noelia Arroyo.

El cartel de la feria.

El cartel de la feria.

Un amplio número de restauradores se dan cita en este encuentro gastronómico que contará con actuaciones en directo, talleres infantiles, demostraciones de cocina en directo y la presencia de productores y restauradores. Estos ofrecerán durante la feria tapas gourmet, bebidas y postres a dos euros y las cañas de Estrella de Levante, a mitad de precio.

Patricio Valverde, director general de la cervecera murciana y patrocinador del evento, quiso reafirmar el compromiso de la firma con la gastronomía, recordando su implicación con el evento gastronómico más importante del sureste español, Murcia Gastronómica, y ahora con Cartagena Sabor. Este año, Estrella de Levante premiará la tapa más popular gracias al seguimiento que se hará en las Redes Sociales. Y Noelia Arroyo, consejera de Transparencia y participación y Portavoz del Gobierno regional hizo patente el apoyo del Ejecutivo a esta iniciativa.

En esta sexta edición, Cartagena se abre a la Región. Por primera vez, otro municipio estará representado, con su despensa y su gastronomía en la feria. En este caso el municipio invitado es Cieza, que estuvo representado en el por su alcalde, Pascual Lucas. Un acto en el que también estuvieron presentes los hosteleros cartageneros que contarán con expositores en este evento.

Otras novedades de esta edición son la oferta de una tapa específica para veganos, la presencia de cocinas del mundo como italiana e hindú, una tapa dulce y un maridaje con vinos del campo de Cartagena de la mano de Bodegas Serrano. Un apretado programa para cinco días en los que el de Alfonso XII se convertirá en el muelle de los sentidos

LOS DATOS.

Cartagena Sabor.

Del 14 al 18 de junio.

Muelle alfonso XII

De 12,30 a 17,00 y de 20,00 a 01,00 H

Tapa Gourmet: 2 euros.

Ver Post >
Los vinos de Bullas eligen a su embajador
img
Pachi Larrosa | 30-05-2017 | 17:37| 0

Jonatan Vinal representará durante el próximo año los vinos de la Denominación de Origen más joven de Murcia

La alcaldesa de Bullas, la presidenta de la Ruta del Vino, el director del Museo del vino, el presidente de la D. O. Bullas y el secretario de la Ruta del vino, en la lectura del fallo del jurado

La alcaldesa de Bullas, la presidenta de la Ruta del Vino, el director del Museo del Vino, el presidente de la D. O. Bullas y el secretario de la Ruta del Vino, en la lectura del fallo del jurado.

Tuvo que demostrar sus conocimientos teóricos sobre la Denominación de Origen Bullas y sus vinos; improvisar un maridaje sobre una hipotética comida con seis platos; descubrir los errores de una carta de vinos; identificar en una cata ciega siete bebidas, indicando tipo de vino, zona, añada y propuestas de maridaje (entre ellas una cerveza artesana y un sake, para despistar) y demostrar su maestría en la decantación y servicio del vino. Jonatan Vinal Alacid fue el mejor en el transcurso de la final del Concurso de Sumilleres celebrado en el Museo del Vino de Bullas.

El ganador, en una de ls pruebas.

El ganador, en una de ls pruebas.

Otro de los finalistas.

Otro de los finalistas.

Seis finalistas compitieron por lograr el premio: ser nombrado embajador de los vinos de la D. O. Bullas, y por tanto, durante un año, representar y promocionar en la Región y fuera de ella al sector vitivinícola de la denominación de origen más joven de las tres que pertenecen a la Región, es decir a decenas de empresas con centenares de trabajadores, familias enteras que tienen su forma de vida vinculada a las uvas que se cultivan en este territorio. Se culminó así un elaborado proceso que comenzó a principios de año con el surgimiento de la gran idea de crear esta figura, inexistente hasta ahora en Murcia. Una idea surgida en el contexto de la Ruta del Vino, una asociación que agrupa a viticultores, bodegueros, hosteleros, Museo del Vino y Ayuntamiento de Bullas entre otras entidades. Hasta 31 profesionales se inscribieron, todo un éxito, tratándose, además de la primera convocatoria. El acto de comunicación del fallo del jurado (compuesto por sumilleres y miembros de la Academia de Gastronomía) estuvo presidido por la alcaldesa de Bullas María Dolores Muñoz, y contó con la presencia del presidente de la D. O. Bullas, Francisco Carreño, la presidenta de la Ruta del vino, Toñi Fernández, y el director del museo del vino, Salvador Martínez. Carreño quiso destacar la importancia de la figura del embajador respecto de “un producto turístico tan estrechamente relacionado con la marca Territorial” resaltando “el gran papel que juega el viñedo en esta tierra, fijando población, generando actividad y creando riqueza”. La alcaldesa, por su parte, mostró su agradecimiento “a quienes tuvieron esta maravillosa idea” y comprometió el apoyo institucional a su desarrollo. Desde ayer, Jonatan Vinal Alacid es la cara y la voz de los vinos de Bullas.

Ver Post >
Un ‘foodie’ en la cocina
img
Pachi Larrosa | 27-05-2017 | 17:03| 0
CHERNANDEZ.jpg

Hay actividades de riesgo que posiblemente ninguna aseguradora en sus cabales estaría dispuesta a cubrir. Situaciones de extremo peligro para nuestra salud mental a las que nos sometemos cotidianamente. Pedirle al abuelo que nos cuente alguna anécdota de la guerra, aceptar una invitación al domicilio de unos conocidos que acaban de llegar de un viaje, preguntarle a un jubilado en la sala de espera de un ambulatorio cómo se encuentra… son alguna de ellas. Pero el riesgo extremo es someterse a una comida en la casa de un ‘foodie’. Tenemos que saber, para empezar, que no podremos hablar durante la comida de otra cosa que no sea… comida. Pese a nuestros intentos desesperados de colar disgresiones sobre los más variados temas –la corrupción política, la independencia de Cataluña, la dicotomía universal Messi-Ronaldo o la migración de la hormiga roja del Amazonas– el ‘foodie’ siempre devolverá la conversación a su terreno. Le explicará con todo lujo de detalles la excelencia de los cuchillos que ha puesto sobre la mesa, poniendo el acento en la calidad de su acero, lo que evita un corte de dientes de sierra, fatal para la fibra de la carne, como todo el mundo sabe. Hará una descripción pormenorizada de cada plato, de cada ingrediente, del origen de cada ingrediente, de su trazabilidad toda, incluyendo el domicilio fiscal del productor… Revelará, como si de una nueva entrega de WikiLeaks, se tratara, las diferentes técnicas utilizadas en la confección de cada plato y la alta dificultad que cada una encierra. Y nos dará la velada desde la depresión más profunda, deshaciéndose en excusas y lamentaciones si una receta no ha salido del todo bien, farfullando frases como ‘es la primera vez que me pasa’ (tan propia en lapsus de dormitorio más que de cocina), ‘no sé qué puede haber ocurrido’ o ‘me ha fallado el termómetro digital’. Pero se le debe perdonar todo: él solo quería haceros felices. Disimulad y decidle que a vosotros también os falla el termómetro digital. Continuamente.

Ver Post >
Turismo Big Data
img
Pachi Larrosa | 19-05-2017 | 17:37| 0

El analista de tendencias en turismo Fernando Gallardo augura en el CCT la desaparición de los actuales hoteles

“Hemos creído durante siglos que el universo era un sistema dialéctico de materia y energía. Hoy sabemos que, pese a la validez de las leyes de la termodinámica, el universo en realidad es un sistema de flujo de datos, un inmenso sistema matemático”. Así comenzó su densa charla de cuatro horas Fernando Gallardo, pronunciada en el Centro de Cualificación Turística de Murcia este pasado  viernes, en el contexto de las jornadas ‘Re-evolucionando el turismo’. Efectivamente, no era una charla sobre física cuántica, partículas elementales o astrofísica. No. Era una charla sobre turismo. Concretamente, ‘Big Data: cómo será la comunicación, la reputación y la comercialización del turismo en la próxima década”.

Fernando Gallardo es analista de tendencias y nuevos conceptos en turismo. Afincado en Nueva York, Gallardo es, además crítico de hoteles del diario ‘El País’ y  creador de la marca registrada Hoteles con Encanto.  Comenzó su charla definiendo los conceptos básicos del Big Data: expresión que alude a la disciplina dedicada al procesamiento y tratamiento de volúmenes masivos de datos y a todas las actividades relacionadas con los sistemas que los procesan; y a la manera en cómo este tratamiento está cambiando el mundo, desde las relaciones personales, hasta la economía, pasando por la ciencia y por la propia concepción del universo y el papel del hombre en el futuro. Nada menos. En definitiva, un viaje fascinante por un futuro muchas veces turbador que ya está siendo avanzado por los grandes pensadores del momento, como Ray Kurzweil y  Yuval Noah Harari.

La directora del CCT, Carmen Reverte, presenta a Fernando Gallardo.

Regresando a tierra firme, el Big Data está cambiando los procesos turísticos, al situar el foco en el conocimiento del cliente y, lo que parece más importante, del no-cliente. En este sentido, y como está ocurriendo en otros muchos campos, las grandes compañías turísticas van a ser sustituidas por compañías tecnológicas. De hecho, ya hoy, la comercialización hotelera está prácticamente en sus manos y está empezando a ocurrir en el área de la operación. Como ejemplo, airbnb.es, una compañía  tecnológica que sin tener ni un solo edificio, ni una sola habitación, ni una sola cama se ha convertido en la primera operadora de alojamiento turístico del mundo. Y es que la materia con la que trabaja y genera valor son puros datos. Los datos son los hoteles, las casas, los viajeros, los consumidores, sus experiencias, apetencias, manías y deseos. El tratamiento masivo de datos (Big Data) permite segmentar, no ya los mercados, sino a las personas a nivel casi individual, ofrecer un producto diferenciado para cada cliente: el colchón más adecuado para dormir esta noche, el postre que vas a pedir hoy en el restaurante, que vuelo es el que te conviene, a qué hora, cómo prefieres enlazar con el alojamiento… Gestión de un volumen ingente de datos que las compañías turísticas tradicionales no pueden afrontar. En definitiva, conocer profundamente al consumidor, a cada consumidor, monitorizarlo.

Fernando Gallardo sostiene que hay mucho error en la persistencia de los hoteles en gestionar el canal directo de captación de clientes. Sus costes son más elevados que dejar la contratación y comercialización en manos de grandes operadoras de datos. Le sale más barato pagar las comisiones a empresas como Booking. Considera que toda la energía que el hotelero destina a ese canal directo (con el que, además, paga un coste más elevado) debería destinarla a definir minuciosamente sus productos.

‘La información es poder’. Este viejo dicho tiene, en este mundo cada vez más digital, más relevancia que nunca. Los datos son poder. Hasta tal punto de que el paradigma ha cambiado, Hasta ahora, los clientes los usuarios buscaban los datos: “Quiero viajar a Seattle, Tengo  que buscar datos de traslado al aeropuerto, vuelo y horario, hotel donde alojarme…” Ahora son los datos los que buscan al usuario. Una oferta de paquete turístico a Seattle puede llegarte a tu móvil incluso antes de que te hayas planteado viajar allí.

Fernando Gallardo augura que los hoteles, tal y como los conocemos ahora, desaparecerán. “Avanzamos hacia un modelo multimodal. Al viajero no le interesan los hoteles, le interesa tener una buena experiencia global”. Al igual que desaparecerá la banca tal y como hoy la entendemos. El presidente del BBVA, Francisco González, vaticinó en Davos el pasado año que “existe una multitud de startups, probablemente miles de ellas en todo el mundo que, sumadas a los gigantes de la red, están posicionándose en cada una de las fases de la cadena de valor, y realmente irrumpen en el panorama bancario actual”. La impresión 3d, la nanotecnología y la digitalización a nivel de partículas elementales permitirá crear materiales, no extraerlos, con lo que las necesidades de financiación industrial caerán. Además, financiación distribuida, (conocida como crowdfunding) se extiende veloz. La cadena de valor, vertical en el mundo capitalista vigente desde la Revolución Industrial se está horizontalizando y distribuyéndose. “Hoy no hace falta acudir a un banco para construir un hotel”. Es el mismo debate que se está produciendo entre el viejo sistema del taxi y la operadora tecnológica Uber. A los clientes no les interesan los taxis, les interesa que les trasladen de la manera más rápida, cómoda y barata.

Los datos son poder. Para Gallardo, el reto del futuro inmediato es compartirlos, para lo cual debemos estar hiperconectados. “Todas las grandes empresas del mundo (y las turísticas también) se convertirán, tarde o temprano, en empresas de información”.

Ver Post >
Raimundo, cocinero 'Honoris Causa'
img
Pachi Larrosa | 08-05-2017 | 09:00| 0

El  restaurador Raimundo González será investido este miércoles Doctor Honoris Causa por la Universidad de Murcia

Raimundo González, en el despacho de su domicilio.

Raimundo González Frutos vestirá toga y birrete académicos tras toda una vida tocado con chaquetilla y gorro de cocinero. El restaurador murciano será investido szte miércoles Doctor Honoris Causa por la Universidad de Murcia, en un acto que se celebrará a partir de las once horas en el Paraninfo del Campus de La Merced. Será el primer cocinero de la historia de la Región que reciba semejante reconocimiento por parte del mundo académico. En España, el birrete representativo de tal distinción ha cubierto cabezas como las de Martín Berasategui, Ferrán Adriá, Joan Roca y Quique Dacosta.
Raimundo González Frutos (Llano de Brujas, Murcia, 1925) fue propietario del histórico restaurante Rincón de Pepe, un referente gastronómico durante varias décadas que atrajo la atención de personajes de la talla de Orson Welles y Ernest Hemingway y que representó un foco desde el que se irradió la imagen de Murcia a todo el país. Pero en la historia de la gastronomía de España y, por tanto, del mundo, Raimundo Fernández tuvo un papel aún más importante. Los años 70 verían el nacimiento del movimiento que fue germen y origen del papel preeminente que juega hoy la cocina española en el mundo. Abril de 1976. ‘I Mesa Redonda sobre Gastronomía’, convocada por la recién creada revista ‘Club de Gourmets’. Una de las intervenciones claves en esa mesa redonda fue la de Paul Bocuse con la cocina del mercado como argumento principal. Dos jóvenes cocineros, Juan Mari Arzak y Pedro Subijana , quedaron impactados por lo que escucharon de boca de uno de los grandes de la historia de la cocina, así que hicieron las maletas y se presentaron, dos meses después, en Lyon para desentrañar «in situ» los secretos de la ‘Nouvelle Cuisine’. 1976 fue también el año de publicación de ‘La cocina de mercado’, el libro en el que Paul Bocuse definía las claves de esta nueva manera de entender la cocina. ¿Y qué pasaba en Murcia? Pues pongámoslo en boca del crítico gastrónomico de la Voz de Galicia, por ejemplo: «El Rincón de Pepe era, en el año de gracia de 1975, tan fastuoso, suculento y hospitalario, tan sorprendente, que apenas podía creer a mis ojos, pues por entonces lo descubrí. ¡Dios mío!, aquellas cestas de frutas y verduras de la huerta murciana cubriendo el inolvidable mostrador bajo un irrepetible palio de jamones, aquellos salazones, aquellas salsas, aquel servicio, aquellos pescados, aquella terraza poblada de flores parecíanme algo sobrenatural». O en boca del propio Raimundo, en una entrevista publicada en ‘La Verdad’ realizada por Ginés Conesa, en 2009: «Aprendí mucho de Paul Bocuse, no solo yo sino todos los de la misma edad». O en boca de Váquez Montalbán, que le llama precursor de la Nouvelle Cuisine. O en boca de Euroresidentes: «Raimundo González fue artífice de una revolución de la cocina murciana que anticipó la renovación y puesta en valor de la cocina tradicional».
Pero hay más, mucho más. El gran Pedro Subijana escribe: «Efectivamente, Raimundo fue uno de los pioneros en participar en los encuentros entre cocineros, desde las míticas primeras Jornadas Gastronómicas organizadas por el Club Gourmet». Y el propio Arzak, el padre de este movimiento de la nueva cocina vasca que acabó poniendo las cocinas españolas a la vanguardia mundial, relata: «No puedo borrar de mi recuerdo la desinteresada participación de Raimundo en aquella renovación rupturista culinaria de los setenta del pasado siglo, que impulsó también en su tierra».
Ante semejante relevancia, con la iniciativa del profesor Alberto Requena, catedrático de Química y vicepresidente de la Academia de Gastronomía de la Región de Murcia, la Facultad de Químicas lanzó la propuesta de nombrar Doctor Honoris Causa al cocinero murciano. En diciembre del año pasado, el Claustro de la Universidad de Murcia aprobó la concesión y, desde este miércoles, Raimundo González Frutos, cocinero, cambiará la chaquetilla por una toga y su gorro de chef por el birrete octogonal laureado.

Ver Post >
Gastroarte en el Mubam; un doble placer
img
Pachi Larrosa | 04-05-2017 | 18:04| 0

Arriba, Paco Torreblanca y algunas de sus obras. Abajo, Chicote y Sus Díaz, en la presentación, Fran, del Jota Ele y Albert Adriá y una de las fotografías que han documentado el proceso.

El pastelero Paco Torreblanca, interpreta once pinturas de la exposición permanente del museo

Dos mundos aparentemente contrapuestos vuelven a integrarse: el trepidante y mediático ambiente de la cocina, de la gastronomía, y el solemne, silencioso y restringido de los museos. Durante los dos próximos meses se puede contemplar en el Museo de Bellas Artes de Murcia (Mubam) la exposición Gastroarte, que llega a su segunda edición con once obras, once esculturas de Paco Torreblanca, considerado uno de los mejores pasteleros del mundo. Esculturas realizadas, naturalmente, con chocolates, cremas pasteleras, bizcocho, crema de vainilla, de queso y albaricoque, bolas de azúcar soplado y crujiente de praliné, entre otros materiales, que corresponden, cada una de ellas, a la interpretación que el maestro alicantino ha realizado de once de las obras de pintura realizadas entre los siglos XVI y XX pertenecientes a la exposición permanente del museo. ‘San Miguel’, de Joan de Joanes; el ‘San Jerónimo’ atribuido a José de Ribera; ‘Guirnalda de frutas rodeando una imagen de buen pastor’, de Joris van Son; ‘Florero’, de Seghers; y las obras anónimas ‘Las entrañas de Alfonso X El Sabio’ y ‘San Francisco de Asís ante la Inmaculada Concepción’. Y las datadas en los siglos XIX y XX, como ‘Una partida de Malilla’, de Adolfo Rubio Sánchez; ‘Cristo Yacente’, de Domingo Valdivieso; ‘Escena de las cruces’, de Martínez Pozo, y las obras de Sánchez Picazo ‘Claveles y margaritas’ y ‘Pandereta de rosas’.

Tan importante como las propias obras en sí son los conceptos que han inspirado esta exposición. Cada obra del pastelero alicantino  se muestra junto a la pintura sobre la que está inspirada, en un fantástico juego visual de alto impacto. Eso implica, además, que las once obras están distribuidas por las diferentes plantas del museo, lo que propicia que este se recorra en su totalidad. Una de las salas auxiliares del museo se ha dedicado a exponer las fotografías que han documentado el proceso de creación de estas obras maestras de la repostería, realizadas por el fotógrafo José Luis Montero, lo que acaba siendo otra exposición en sí misma. El juego visual es fascinante. Junto al San Miguel de potentes alas de Joan de Joanes, un ala de ángel elaborada en azúcar soplado, bizcocho de café y mousse de chocolate; ante el colorista bodegón ‘Florero’, de Daniel Seghers, un increíble florero realizado en soporte de chocolate; frente al rigorista ‘San Jerónimo’ de José de Ribera, una mano de chocolate sobre un soporte en manteca de cacao…

No es la primera vez que el Mubam abre sus salones a las interpretaciones culinarias. En 2015, fue el chef murciano pablo González Conejero quien presentó diez platos, inspirados en otras tantas obras del museo de fotografiados por Joaquín Zamora y con textos de Santiago Delgado. Y desde luego, no es la primera vez, ni mucho menos que el mundo del arte y el de la cocina se encuentran. Al fin y al cabo estamos hablando en ambos casos (el de la cocina de vanguardia, claro) de procesos creativos. Ferrán Adrià y su exposición ‘Auditando el proceso creativo’ es un ejemplo, como lo fue su intervención en Documenta 12,  el gran certamen de arte contemporáneo celebrado en la ciudad alemana de Kassel. Yéndonos más atrás, qué tendremos que decir de las obras del italiano Giuseppe Archimboldo, (1527- 1593) conocido sobre todo por sus representaciones manieristas del rostro humano a partir de flores, frutas y plantas… Se trata de un encuentro lógico: las artes y la gastronomía, la cocina, provocan en un primer instante unos estímulos que  viajan a nuestro cerebro por la misma vía.: la visual, generando en nuestro cerebro conexiones que activan en ambos casos  los mecanismos del placer. Luego vendrá la introspección, la reflexión y el análisis en el caso de las obras de arte; y el aroma, las texturas y el sabor –en definitiva, la memoria- en el caso de la comida. Por eso, la visita a Gastroarte es doblemente placentera

 Gastroarte permanecerá abierta en el Museo de Bellas Artes de Murcia hasta el 18 de junio de martes a viernes, de 10:00 a 14:00 y de 17:00 a 20:00 horas; sábados, de 11:00 a 14:00 y de 17:00 a 20:00 horas, y domingos y festivos, de 11:00 a 14:00 horas.

Ver Post >
Medallas para los vinos Monastrell
img
Pachi Larrosa | 28-04-2017 | 18:40| 0

El jurado, en plena cata en el Centro de Cualificación Turística.

Hasta 66 vinos tuvieron que catar los miembros del jurado profesional para discernir cuáles eran merecedores de las medallas de oro y plata que la Confradía del Vino Reino de la Monastrell otorgan en su XIX concurso nacional, celebrado en el Centro de Cualificación Turística de Murcia. El jurado, compuesto por una veintena de expertos llegados de distintos puntos de España analizaron las cualidades de vinos elaborados con al menos un 50% de uva Monastrell, la variedad más común en Murcia y la que soporta las tres denominaciones de origen regionales, vinos agrupados en rosados, tintos jóvenes sin madera, tintos jóvenes con madera, dulces y espumosos. Las medallas de oro fueron para  Alceño 2016, Domino de Torreviñas, Casa Boquera 2016, Maná 3 meses Barrica, Hacienda Pinares Pie Franco 2013, Luzón, Crianza Selección 12-2014, Las Reñas Selección 2014, Equilibrio 9-2014. Alceño Dulce 2014, Camelot 2015 y Gran Mañán Fondillón Solera 1982. Ahí va el cuadro de honor con todos los premios:

 

 

 

Ver Post >
Sobre el autor Pachi Larrosa
Periodista, crítico gastronómico. Miembro de la Academia de Gastronomía de la Región de Murcia. http://gastronomia.laverdad.es/almirez.html

Últimos Comentarios

Pachi Larrosa 18-09-2016 | 15:58 en:
Gastrovin se hace mayor
cosicasclaras 12-09-2016 | 11:47 en:
Gastrovin se hace mayor

Etiquetas

Otros Blogs de Autor