La Verdad

img
Autor: ElGrillo
Toros con García Lorca
img
ElGrillo | 16-12-2015 | 7:28| 0

Sentados en el madrileño café Pombo mantuve una muy interesante conversación con un joven, pero ya famoso, poeta y pintor llamado García Lorca, que un buen amigo español me presentó.

Quise saber lo que pensaba sobre la tauromaquia, controvertido tema con relación a los extranjeros que ven en este espectáculo una sangrienta prueba de crueldad del pueblo español.

Espero, comenzó diciendo, hacer comprender la belleza heroica, pagana, y mística de la lucha entre el toro y el hombre. Creo que nadie ha sabido explicar a los extranjeros el significado profundo, sublime, y casi diría, sobrehumano, del sacrificio taurino.

La corrida, a despecho de su acompañamiento acrobático y espectacular, es en realidad un misterio religioso, un rito sagrado. El torero es, con sus acólitos, una especie de sacerdote de los tiempos precristianos, pero al que el Cristianismo no pudo condenar.

¿Que representa el toro en la conciencia de los hombres? La energía primitiva y salvaje y, junto a ello, la ultrapotencia fecundadora. Es el bruto con toda su oscura fuerza , el macho con todo vigor sexual.

Pero el hombre, si quiere ser verdaderamente hombre, debe disciplinar y guiar la fuerza de su inteligencia, debe ennoblecer y sublimar el sexo con el amor. Tiene que matar en sí mismo la animalidad primigenia, vencer el porcentaje de bruto que hay en él. Su antagonista más evidente, en esta voluntad de purificación, es el toro. El hombre debe de matar los elementos taurinos que hay en él: la adoración de la fuerza muscular agresiva y de la fuerza erótica igualmente agresiva.

La corrida es la representación pública y solemne de esta victoria de la virtud humana sobre el instinto bestial. El torero, con su inteligencia pronta y despierta, con su ligereza de movimientos rápidos y elegantes de su cuerpo, supera, vence y derriba a la masa membruda ciega y violenta del toro. La victoria sobre la bestia sensual y feroz es la visible proyección de una victoria interior. La corrida es, por tanto, el símbolo pintoresco y agnóstico de la superioridad del espíritu sobre la materia, de la inteligencia sobre el instinto, del héroe sonriente sobre el monstruo espumajeante, del sabio Ulises sobre el cruel Cíclope.

El torero es el ministro cruento de una ceremonia de fondo espiritual, y su espada no es más que la supervivencia del cuchillo del sacrificio de los antiguos sacerdotes. Y como también el cristianismo enseña a los hombres a liberarse de las reminiscencias bestiales que quedan en nosotros, nada hay de extraño en que un pueblo católico como el nuestro concurra a este espectáculo sagrado, aun cuando no comprenda muy claramente esa íntima significación espiritual. Y podría recordarse que el rito inicial del antiguo culto a Mitra, aquella religión que en algún momento amenazó el triunfo del Cristianismo, consistía en el sacrificio del toro.

Mi buen amigo español, se levantó y abrazó a García Lorca. También yo, aunque sin abandonarme a tanto entusiasmo, reconocí que su ingeniosa y paradójica teoría era digna de atenta meditación, tanto para aficionados como para excepticos en la materia.

Murcia, 16 de diciembre de 2015

Ver Post >
La mota del río (X)
img
ElGrillo | 11-12-2015 | 1:40| 0

Que paz y tranquilidad se respira en la temprana mañana festiva, vísperas de Navidad, mientras evoco recuerdos de niñez, en tiempo de encuentros y ausencias. Salvo que ya no percibo el aroma de las tortas y mantecados.

El silencioso sonido polifónico de los semáforos cruzando avenidas. Y en las esquinas, bicicletas anaranjadas esperan al usuario que alquile la jornada.

De pronto oigo las sirenas al cruzar el portón de bomberos, a continuación y cerrando el cortejo, el coche patrulla.

– !Algo se quema!

-¿La casa del concejal, o el coche del candidato?.

– ¡Pero la policía para qué!, quizás un escrache en el domicilio del responsable de Sanidad o puede que el de de Educación.

Ciudadanos contemplan la tragedia y dicen, Podemos ayudarles si nos dejan y se van.

No espero mi turno semafórico y cruzo por donde quiero la gran avenida sureña, donde descansa el Palacio de Justicia, hoy por ser festivo no transitan personas encorbatadas con maletines.

Solitarios los parques están, los canes desaguando y el arbusto de la “mimosa”, con su abundante floración amarilla cubre como una alfombra las aceras del parque y junto al Huerto de Ocio, la distracción de nuestros mayores cultivando tomates, alcachofas, caldos, y habas que en primavera gustamos.

Cruzo el puente, la sardina dormita en su cauce mientras espera la llegada de la primavera.

Una línea de cañas hundidas en la mansedumbre del río intentan con sus cebos engañar al despistado pez a pesar del frío.

Y la señora pata remontando la corriente en busca de sus crías, no durmieron anoche en su refugio, pueden haberse perdido.

Cartelería anunciando los candidatos cubren jardines, edificios oficiales e incluso en las barandas del rio, algunas pintarrajeadas otras rajadas, pero bueno esto es parte de la democracia.

Mensajes que, a mi juicio, mezclan propuestas de distintos partidos, llegando confusas al ciudadano, creo que la estrategia es decir frases ingeniosas. No hay nada más, se habla sin ton ni son. También nosotros estamos perdidos que no vencidos y nadamos contracorriente.

Nos queda tan sólo el perfil del candidato para decidir nuestro voto.

Yo, continúo mi andar, sin ton ni son, y mañana los comicios darán la respuesta y solución a todos nuestros problemas.

Porque lo mejor… está por llegar.

 

Murcia, 11 diciembre 2015

Ver Post >
Sintoniza con el movimiento
img
ElGrillo | 30-11-2015 | 8:04| 0

Soy una piedra fija sentado un día y otro también, no puedo saltar, correr, ni andar, mi rodilla rota y el ánimo deprimido, inútil será revelarme pues al final terminas por rendirte. Quedo pues a la espera y esperanzado en lo que mi abuela decía, “ungüento silla para la cura de rodilla”.

Pero siento que me salva y liberala imaginación.

Realizo viaje por la ingravidez estelar donde no existe la noche ni el día, donde el tiempo se corresponde con el espacio, según Einstein, donde nada perece, todo lo que en él acontece son meras transformaciones (Pitágoras).

Y mi pensamiento vuela a la velocidad de la luz donde encuentro cientos de artilugios redondos rotando sobre nuestro planeta, (basura espacial). Así como una nube gris ligera que envuelve la tierra. Dicen que por aquí también vagan almas incompletas en una diáspora eterna.

Continúo y veo que a Marte le han crecido anillos, como los de Saturno, ya de regreso a casa veo un manto blanco desmoronándose sobre el océano, y mas abajo, unos oseznos polares buscando a sus padres, quizás desaparecidos a manos de cazadores.

Pero antes de llegar me encuentro una luminosa luz en dirección a la Tierra y descubro que se trata de un trineo conducido por el Sr. Nöel con siete renos.

¡Pues no eran ocho! Bueno quizás se ha muerto uno o puede que esta persistente crisis le obligue a dejarse alguno.

El origen del movimiento está ahí fuera influyendo en nuestro planeta, al fin y al cabo somos parte del sistema, trozos del universo hecho vida.

Pero esta influencia me da que es negativa, los hombres nos empeñamos en destruir y destruirnos, alguien de arriba debería limitar nuestros poderes, el ansia de conquista territorial.

Recordar que somos inquilinos temporales en un mundo que no nos pertenece y que compartimos con otras especies, quizás pensar menos y dedicarnos a una placentera existencia.

No esperemos soluciones mágicas, ni divinas, la solución comienza por tí y por mí, hoy mejor que mañana.

Ya de vuelta, me acomodo en mi sillón de piedra, ya que mi movimiento es circular, por ello siempre estoy en el mismo lugar.

Pero leo una buena noticia: “Esta semana Cumbre en París por el cambio climático, compromiso de reducir los gases contaminantes”.

 

Murcia, 30 de noviembre de 2015

Ver Post >
Otoño en el mar
img
ElGrillo | 23-11-2015 | 2:13| 0

 

 

 

 

Donde la gaviota, aprovechando la época de celo,

planea dibujando arabescos sobre el luminoso cielo

mientras el niño la sigue contemplando su gracioso vuelo

y sus pequeños brazos levanta como queriendo atraparla.

Donde la luna se toca con la aurora

donde uno morir quisiera con alegría,donde no existe el tiempo ni la hora,

donde la calma se hace sinfonía.

Donde las madres en madrugada velan

y esperan que los barcos arriben a puerto

contando uno a uno sus tripulantes que zarparon

por si alguno olvidaron.

Pero a mí, en esta hora crepuscular, la playa me sabe a dolor y sudor,

a pateras a la deriva de hambres pendientes,

y esperanzas compradas a hermanos delincuentes

que prometieron futuro incierto sin ningún pudor.

Ahora, la playa es un cementerio de sueños truncados por el mar,

es lugar de hambre, llantos y olvidos,

es refugio de escondidos y perseguidos.

Ahora la playa no es lugar para turistas…tampoco para amar.

Mientras la rizada mar, y a contrapelo, se hizo espumosa

y yo, yo me siento un naufrago en el mar de la confusión

y yo, yo debo volver tierra adentro,

donde mi vida se hace monótona y vivo sin emoción.

La caída de la hoja expulsando lo viejo da paso a los nuevos tallos,

y en la mar, la morena busca su guarida para invernal,

y los albatros cruzan océanos para anidar.

El otoño ha vuelto y nos sirve para ver que el movimiento es necesario,

renueva la materia y quizás el espíritu, tanto en la tierra como en el mar.

El otoño está en mi mente,

y yo, yo sólo deseo que no me olvide mi gente.

 

Murcia, 22 noviembre 2015

 

Ver Post >
Síndrome de la jubilación
img
ElGrillo | 13-11-2015 | 12:17| 0

Primeros síntomas: vértigo, sensación de vacío, desorientación horaria, no sabes si estás de vacaciones o quizás con la baja. No sabes si llamar al jefe o encender el portátil para ver qué pasa o mejor bajar a desayunar comprar la prensa y después, ya veremos.

De los problemas de convivencia que surgen en casa, de lo complicado que resulta el reajuste cuando la pareja en lugar de salir todas las mañanas al trabajo y volver por la tarde, se queda en el hogar. Ahora te surgen nuevas tareas que antes no hacías y te das cuenta de las pequeñas cosas que implican mantenerla.

Tampoco debe sorprender que discutas más con tu pareja que os disputéis el espacio. Es lógico, esto ocurre sobre todo al principio.

Pero lo peor quizás sería no discutir, no tener puntos discordantes que reinase el silencio o el continuo amén de uno de los cónyuges por sistema. En ocasiones las dificultades aumentan con el tiempo en lugar de suavizarse con el transcurso de la convivencia.

Ante estas situaciones tenemos tres opciones:

– Aguantarse: Es lo que elige la mayoría, pues a cierta edad no es fácil cambiar.

– Separarse: No es muy frecuente pero se dan si la convivencia se hace insoportable. Conozco algunos casos y puede que tú también.

– Volver a enamorarse: No me refiero a enamorarse de otra persona, a lo que nadie es inmune, sino con la misma persona que has compartido más de la mitad de tu vida. Este segundo amor suele ser mas sólido que el primero, no tiene la pasión de aquel pero cuenta con el cariño, el conocimiento de la pareja y la atención que ambos se prestan. Es un autentico regalo para la jubilación.

 El mayor peligro de esta nueva etapa quizás sea la ociosidad que atrofia tanto el cuerpo como la mente, pues conduce, en la mayoría de los casos, a la apatía y abandono personal, prólogo de la muerte en vida. Y si queremos mantenernos vivos debemos incentivar la curiosidad que ayuda a combatir los efectos erosivos de la vejez.

«Las pasiones son menos peligrosas que el aburrimiento, mientras las primeras disminuyen en el tiempo las segundas no hacen más que crecer» (Barbey).

¿Qué hacemos?. Lectura, deporte, pintura, escritura, tocar algún instrumento voluntariado social o simplemente hablar y hablar con nuestros vecinos, porque hablar es combatir la pereza mental que nos amenaza y nos libera.

Elijas lo que elijas hazlo sin prisa y por supuesto sin esperar cobro dinerario. Eso sí, eres dueño de tu tiempo, nada te obliga a hacer lo que no te satisface.

Por último, debemos superar nuestros miedos pues con la edad crecen y constituyen una de las fuerzas más negativas y coartadoras de la libertad y de la felicidad. Para ello debemos reconocerlos y establecer cuáles son reales y cuál imaginarios, sentimos voces del pasado que no deben perturbar nuestro futuro, porque tenemos un futuro, aún cuando algunos no lo vean así. No hemos sido expulsados de ningún mundo anterior, mas bien hemos cubierto una etapa de nuestra vida, y pasamos a otra, seguimos siendo los mismos pero mas libres y quizás mas auténticos.

Murcia, 13 noviembre de 2015

Ver Post >
Sobre el autor ElGrillo
Gusto de narrar mi entorno más inmediato, con frases pequeñas y bonitas.

Últimos Comentarios

ElGrillo 26-09-2016 | 14:51 en:
Buscando un futuro
adepradosanz_650 26-09-2016 | 08:43 en:
Buscando un futuro
ElGrillo 28-06-2016 | 20:30 en:
Fronteras del miedo

Etiquetas

Otros Blogs de Autor