La Verdad

img
El salto de la rana y la innovación inversa
img
Juan José Ríos | 26-10-2013 | 07:13| 0

Manuel Benítez “El Cordobés”, que tiene actualmente 76 años fue, sin duda, un torero innovador – tremendista le llamaban los críticos amantes del toreo clásico –  que revolucionó la fiesta en la década de los 60,  a base de un valor que enardecía a sus numerosos seguidores con su peculiar  salto de la rana,

Pero el salto de la rana (leapfrogging) del que me quiero ocupar hoy no tiene nada que ver con los toros. Con este término se suele designar ahora a la adopción de tecnologías, como la de los móviles (smartphones, tablets,…), sin haber pasado necesariamente por las etapas anteriores en la evolución de estos productos tecnológicos, como la telefonía fija y el acceso a Internet por medio de un PC.

Esto está ocurriendo ahora mismo en algunas zonas de Africa, donde,  sin haber pasado por el uso del teléfono fijo y del PC,  los servicios on line a través del móvil (sanidad, educación, banca móvil, lucha contra las medicinas falsas,…) están experimentando un crecimiento significativo.

En Indonesia, la falta de información por parte de los ciudadanos fue un factor que contribuyó al elevado número de víctimas del devastador tsunami de 2004. Desde entonces se ha disparado en Sumatra la demanda de móviles y el uso de redes sociales.

Normalmente las innovaciones tecnológicas surgen del mundo desarrollado y las van incorporando, en la medida de sus posibilidades, el resto de países. Sin embargo, en la actualidad, por mor de la crisis que está azotando a las economías más pujantes y cuyos efectos se están exacerbando en los países menos desarrollados se está produciendo un curioso efecto de innovación en el proceso clásico de génesis de la innovación: la bidireccionalidad.

En la base de esta tendencia está la cultura de innovar para conseguir calidad a bajo coste. El dicho “la necesidad agudiza el ingenio”  y la clásica demanda del producto “bueno, bonito y barato” parecen reflejarse ahora bajo nombres tan sonoros, y matizables, como los de INNOVACION INVERSA, innovación guiada por restricciones, innovación barata, innovación de la pobreza o incluso innovación frugal.

Aquí cabe la adaptación de productos de éxito consolidados en los países desarrollados para su venta en mercados como el chino o el indio, con potenciales millones de clientes, pero de bajo poder adquisitivo. Lo que se pretende en estos casos es la simplicidad de uso y de prestaciones (good enough) que permita el abaratamiento, sin pérdida de calidad, de los mismos.  Este es el caso de una incubadora de bajo coste (sólo 25€) creada por una startup de la Universidad de Stanford.

En sentido contrario, una vez probado su éxito, novedades originadas en un contexto de limitaciones económicas de los países en vías de desarrollo permiten su aplicación a los mercados más pudientes. La premisa es que si algo funciona bien en condiciones extremas lo hará mejor en entornos normales.

Este el caso de la bebida isotónica para deportistas,  Gatorade, en cuyo origen está un antiguo tratamiento hindú contra  el cólera, Si este compuesto era bueno contra el cólera sin duda ayudaría a rehidratar fácilmente a deportistas sanos. Danone fabricó en Bangladesh un yogur de bajo coste (sólo 0´06€) que le permitió crear una nueva gama de productos que comercializó en otros países.

También hay ejemplos de innovaciones producidas en países emergentes que se “exportan” de forma muy competitiva al mundo desarrollado, como es el caso del Tata Nano, utilitario hindú de bajo coste, o el menos conocido del NH Hospital, también hindú, que ha construido un centro quirúrgico especializado en cirugía a corazón abierto en las Islas Caimán (a una hora de Miami) donde se practican intervenciones por la mitad del coste de las equivalentes en Estado Unidos.

Sin obviar la componente técnica, los aspectos organizativos que aplican, la innovación en procesos basados en modernos sistemas de producción industrial (Lean Service) es  la clave del éxito.

Ver Post >
Las baldosas inteligentes
img
Juan José Ríos | 13-10-2013 | 08:15| 0

Hoy el post va de inteligencia, la de los inventores, y la de las cosas, y por ende la de las ciudades. Siempre se ha dicho que las paredes oyen, pero falta poco para que también hablen. Pero no sólo las paredes, hasta el suelo, el pavimento, las baldosas  ofrecen unas posibilidades de desarrollo tecnológico impensables hasta ahora.

Si las baldosas pudieran hablar, nada dirían.
Porque las baldosas no hablan,
Pero los cuerpos sí.
Y en su transitar dejan una estela, un lenguaje propio,
una pálida y sutil decadencia.
(Sebakis, poeta argentino)

Quién le iba a decir a Sebakis, hace sólo 6 años, cuando escribió este poema que las baldosas “hablarían” y que los cuerpos al pisar las baldosas podrían generar energía.

Los signos del futuro están siempre en el presente. Vamos abocados a un futuro inimaginable de manos del vertiginoso desarrollo de tecnologías convergentes: internet de las cosas, nanotecnología, realidad aumentada, nuevos materiales, como el grafeno,…

En las últimas fechas me han llamado la atención unas novedades tecnológicas relacionadas y complementarias entre sí: el suelo fotovoltaico, las baldosas inteligentes  y el pavimento inteligente (i-paviment), avances que sin duda abundan en el concepto de ciudad inteligente , un nuevo modelo de ciudad sensorizada, digitalizada, sostenible que conecta “lo que pasa en la red con lo que pasa en la calle”, facilitando la vida al ciudadano y generando oportunidades de empleo y desarrollo económico.

En nuestro país ya existen ejemplos, incipientes pero reales que prueban que no hablamos de ciencia ficción. De hecho ya existe una red española de ciudades inteligentes, a la que pertenecen ciudades como Murcia, Elche y Alicante.

Pero a lo que íbamos: una empresa española ha instalado en USA el primer suelo fotovoltaico transitable del mundo, que convierte la luz solar en electricidad. Otro caso conocido es el de la estación Victoria de Londres, donde las pisadas de 15.000 personas/hora se transforman en energía. Imaginemos las posibilidades generadoras de electricidad del tráfico rodado en un futuro próximo y sus consecuencias energéticas y económicas .

Por último, el i-pavement, instalado en la Plaza del Sol de Madrid, en tiempo récord (recomiendo ver el vídeo adjunto), permite acceso a Internet, con información de todo lo que le pueda a interesar al viandante en su propio idioma. Una sencilla placa de carbonato cálcico sensorizada es la clave. Esperemos que sea “antivandálica”. También es una idea española, para que luego digan,…el “que inventen ellos” parece, que por fin, pasa a mejor vida.

Ver Post >
Despachos profesionales innovadores
img
Juan José Ríos | 26-09-2013 | 17:01| 6

Documentándome  un poco para escribir este post, he revisado algunas de las webs de las asesorías y gestorías  más conocidas de Murcia y una de las que más me ha gustado ha sido la de Abellán Asesores

También me he llevado alguna decepción en este sentido, como la de una asesoría laboral histórica, muy conocida en la Región, que tiene  una web de una sola página, exactamente eso, como si fuera un prospecto…no es lo mismo, amigos, tener una página web que una web de una página”.

La verdad es que, desde el atrevimiento que da la ignorancia, simplemente desde mi visión como posible cliente, ninguna de las webs que he visto me ha llenado completamente, creo que les falta más humanización, más demostrar conocimiento, más diferenciación, más “modernidad”, …. Sin embargo, cada una de ellas tiene algo diferencial: asistencia 24 h, servicios  on line, blog, fotos y CV´s del equipo, presencia en RRSS,  versión en inglés,…

 

De forma deliberada no me pronuncio públicamente sobre los despachos con cuyos propietarios mantengo una relación profesional o de amistad,  para evitar malos entendidos… y para que no se molesten conmigo, aunque en privado sí que les manifiesto mi opinión, constructiva por supuesto.

Aclaro que no conozco a nadie en la asesoría Abellán, cuya web me ha parecido innovadora,  pero cuya calidad de servicio ignoro, al no ser cliente suyo ni tener ningún tipo de referencia sobre ellos.   O sea que no “llevo comisión” al elogiar esta web, vamos.

En mi breve recorrido sobre el sector de los despachos profesionales he podido detectar algunas prácticas que considero innovadoras, algunas de las cuales no tienen nada que ver con la tecnología.

Insisto en que la tecnología es una herramienta que facilita o sugiere innovaciones pero lo fundamental es la actitud de las personas y la cultura de la innovación continua. 

Como recopilación ilustrativa termino con algunos consejos prácticos:

Profesionalidad: Esto es como el valor en el extinto servicio militar: se le supone a todo el mundo. Si un despacho no cumple los plazos, pierde documentos, no se organiza bien, no utiliza las posibilidades de las TICs, en definitiva si no transmite seguridad a los clientes tiene los días contados.

  1. Calidad del servicio: no me cansaré de insistir en este punto. Esmero en el trato al cliente.
  2. Nuevos mercadosPosibilidad de atender a clientes extranjeros en su propio idioma. Tarifas especiales para autónomos, servicios on line (contabilidad, por ejemplo), atención más allá de los estrictos horarios laborales, recogida de documentación (por ejemplo, facturas) a domicilio,  información periódica  sobre la marcha de la empresa (no limitarse a “llevar los papeles”), sugerir nuevas líneas de negocio, …
  3. Conocimiento: Demostrar conocimiento es fundamental para un profesional.  Y actualización, estar al día de todo lo relativo a su especialidad pero también estar atento a nuevas tendencias económicas y tecnologías emergentes. Escribir un blog, estar presente en las redes sociales, editar boletines electrónicos, newsletters,…
  4. Innovación continua:  Crear en el despacho una verdadera cultura de la innovación, donde se cuestione de forma permanente el modo de mejorar el trabajo cotidiano, las relaciones con los clientes y las oportunidades de diferenciación con respecto a la competencia.  Innovar como sistema es la madre de todas las innovaciones.

as las innovaciones.

Ver Post >
Zapaterías innovadoras: siempre a sus pies
img
Juan José Ríos | 12-09-2013 | 18:15| 0

A mis 58 años busco en el calzado confortabilidad y buena relación calidad/precio, por ese orden. Como soy muy clásico para vestir (reconozco que en este aspecto no soy nada innovador, pese a las presiones de mi mujer), no suelo ir a la moda y llevo siempre el mismo tipo de zapato, con cordoneras y sin ellas, y en sólo tres colores: negro, granate y marrón.

Las mujeres, y lo digo con conocimiento de causa porque convivo con tres, suelen ser más sufridas en este aspecto y para ellas la moda es fundamental, sobre todo para las más jóvenes, con sus enormes  plataformas y tacones altísimos de punta fina que tienen que combinar con el vestido y el bolso. Mi mujer, que con frecuencia echa en el coche un par de repuesto cuando se pone zapatos de tacón alto, podría evitar esta precaución usándolos de  tacón regulable .

Desde el punto de vista de un pequeño comercio, como puede ser una zapatería de barrio, me imagino que no resulta crucial, aunque sí interesante,  conocer el estado del arte de un sector cada vez más tecnológico e innovador (y lo dice alguien como yo, que apenas lo conozco): plantillas inteligentes, zapatos inteligentes,… la verdad es que sorprende ver con qué rapidez evoluciona todo y como se integran las diferentes tecnologías (otro día hablaremos del pavimento inteligente).

Una zapatería innovadora permite que se pueda descargar y recortar una plantilla para conocer el número exacto de pié que se gasta. Otro establecimiento  que destacaría por su carácter innovador realiza envíos a casa y tiene un sistema de ayuda on line.

Para finalizar, e intentando servir de ayuda, aunque sea modesta, para motivar la innovación en las micropymes de este sector, me permito sugerir algunas ideas que pueden ser diferenciales:

  1. Ser amable y comprensivo con el cliente (esto siempre, aunque no seas innovador). Ser  empático: ponerte en su piel, mejor dicho en sus pies.
  2.  Tener nociones de la problemática de los pies: juanetes, callos, pie de diabético… para poder asesorar mejor a los clientes.
  3.  Llegar a acuerdos comerciales de referencia mutua y vales descuento cruzados con “negocios complementarios” de tu zona o localidad; tiendas de ropa, de complementos, clínicas del pie,  zapateros (arreglos), productos de limpieza del calzado, etc.
  4.  Horario: piensa en la gente que trabaja. Abre un día hasta las 10 de la noche,…ofertas especiales para desempleados que lo acrediten y vayan a horas de poca afluencia de público…échale imaginación para intentar adaptarte a las circunstancias de tus clientes.
  5. Por supuesto usa el potencial de Internet para tener un catálogo web con fotos, blog, noticias, redes sociales,…para estar en contacto con tus clientes de una forma diferenciada. La inversión económica es muy reducida. Eso sí requiere tiempo y un poco de conocimiento de las herramientas 2.0, que son muy intuitivas por otra parte.

La próxima semana hablaremos de …los despachos inteligentes

 

 

Ver Post >
¿Quién asesinó la venta?
img
Juan José Ríos | 04-09-2013 | 17:03| 0

Supongo que la mayoría de mis posibles lectores conocerán el  vídeo titulado: “¿Quién asesinó la venta?”. Todo un clásico que resiste bien el paso de los años.  Para los que no lo hayan visto les recomiendo que lo hagan.

Resulta muy difícil hablar de innovación en pymes y micropymes si se ignoran, incluso si se desprecian, conceptos tan elementales como la atención al cliente. Es bien sabido que el 80% de los clientes de un negocio se pierden por el trato humano. Transcribo a continuación este kafkiano caso que me ha ocurrido a mí mismo.

En el mes de agosto  he pasado unos días en la playa en un apartamento que alquilé a través de una agencia inmobiliaria de la zona. Esta me exigió, como parece ser habitual,  un 20% del importe del alquiler en concepto de fianza. El trato con el empleado que me atendió  fue exquisito en todo momento.

Dado que no se produjo ningún tipo de daño en el apartamento durante mi estancia en él, esta mañana he llamado por  teléfono a la agencia, con objeto de recuperar mi fianza, y la conversación con la persona que me ha atendido, que parecía ser la dueña, ha transcurrido  de forma muy parecida a ésta:

–           Buenos días, soy Juan J. Ríos, y llamo para saber si hay algún problema con la devolución de la fianza del apartamento que les alquilé y cuyas llaves les entregué hace ya casi dos semanas.

–          Dígame la referencia del apartamento.

–          Lo siento señora, no llevo encima el contrato,…¿no le basta con mi nombre y DNI para comprobar si su empresa ha cursado la transferencia de la fianza?

–          Pues no, necesito la referencia forzosamente,…

–          No me diga que no le basta con mis datos personales para  decirme si ha hecho la transferencia o no,…me cuesta trabajo creer que su sistema informático no puede acceder a esa información sin la dichosa referencia…

–          Pues no señor, si no me das  la referencia no puedo decirte nada,…dime la dirección del apartamento, tenemos muchos clientes y nos organizamos por la referencia ….no me vas a decir  a mí ahora cómo tengo que organizar mi empresa, …

–          Oiga, yo le estoy tratando con respeto. Le recuerdo que yo soy el cliente. Simplemente le he manifestado mi extrañeza por no poder darme una explicación sobre una cuestión tan sencilla…

–          ¿Qué quieres decir con que  eres el cliente? Tú serás el cliente, que por cierto, tengo muchos, pero tu obligación es facilitarme el trabajo, que yo tengo mucho lío aquí…

–           Bueno, es igual. Entonces,… ¿ lo que usted llama la “referencia” es la dirección del apartamento? Podría haberlo dicho desde el primer momento; había pensado que era el número del contrato o algo así,…Creo recordar que era C/Pez Volador,…

–          Yo no tengo culpa de que no lo entiendas,…¿qué número?

–          Pues no me acuerdo, ,…sé que había una heladería en el bajo,…

–          ¡Ya sé qué apartamento es,..¡ Recuerdo que el dueño no lo quería alquilar por semanas y tuve que convencerle,…esto me pasa por pasarme de buena,…así me lo agradeces,…

–          Bueno, déjelo, señora, hay unos conceptos como la calidad del servicio, la atención al cliente,…

–          A mi que me cuentas, yo llevo muchos años en esto, soy una buena  vendedora, me va muy bien, y si tuviera que hacer caso de todas las sugerencias de los clientes,…yo no soy como esas personas que se creen perfectas, y que todo lo saben,…

–          ¿Cómo yo, quiere decir, no?,…entonces usted no es perfecta,…un atisbo de humildad,…

–          No, claro, nadie es perfecto,…

–          Por tanto, usted  tampoco, …. me alegro de que la vaya bien, pero le sugiero que mejore su trato con los clientes. Sin duda, le iría mejor.

–          Bueno, vamos a dejarlo, llame si quiere dentro de un par de horas a ver si está resuelto el asunto de su fianza, que yo estoy muy liada…

–          Perdone, pero haga el favor de llamarme usted a mí para confirmármelo.

No me ha llamado, claro.

 

 

Ver Post >
El barbero de … Murcia
img
Juan José Ríos | 28-08-2013 | 10:14| 0

Activismo innovador

Como he escrito anteriormente, uno de los retos que me planteé al escribir este blog era el de contribuir a difundir la cultura de la innovación precisamente  en los entornos  menos proclives, por causas distintas,  a abrazar este nuevo paradigma: pymes, micropymes y servicios públicos.

Y decidí convertirme en un activista de la innovación por dos razones fundamentales. La primera de ellas es porque las publicaciones  de los expertos en estas   materias se suelen basar  en casos de éxito de grandes corporaciones privadas. La segunda razón es porque estoy convencido de que si ponemos el foco en los sectores más reacios a la innovación se puede facilitar en gran manera la generalización de la mentalidad de la innovación continua tanto en estos ámbitos como en el resto de sectores.

Innovación pública

En el caso de los servicios públicos se requiere, en mi opinión, un ejercicio serio de cuestionamiento de hechos y actuaciones que se aceptan como naturales e inmutables en este ámbito. Los continuos cambios que la sociedad está experimentando y los graves problemas de sostenibilidad  económica que estamos sufriendo no se pueden afrontar  sólo aplicando un poco de tecnología a los procesos administrativos o con recortes coyunturales en espera de que la crisis se supere.

En definitiva, creo que la sociedad de la innovación continua en la que estamos inmersos demanda reformas valientes, troncales,  del sector público que no se queden sólo en las ramas y que se hagan escuchando al sector privado. Gobiernos como Dinamarca, con su proyecto transversal “Guerra a la burocracia” (Red tape away), Holanda e Inglaterra, que comparten una iniciativa ciudadana antiburocrática, las Kafka brigades, apelan a que los gobiernos escuchen las sugerencias de los usuarios de los servicios públicos para mejorarlos.

¿Y las micropymes qué?

Pasemos ahora al otro extremo. En el caso de las micropymes, como peluquerías, zapaterías, floristerías, pequeños comercios,… me preguntaba ¿cómo pueden innovar?  Un dato: sólo el 20% de las micropymes españolas (empresas de menos de 10 empleados) tienen página web. Y si no la tienen no es debido a su coste, que es muy asequible, sino porque no creen que sea de utilidad para su negocio.

Mi “barbero”

 Ayer, precisamente, fui a cortarme el pelo, y mi peluquero se me quejaba amargamente  de que había sido objeto de una  sanción administrativa motivada por un pequeño error  involuntario y que esto le causaba un gran quebranto económico. Espero que tenga  suerte en sus alegaciones porque es un buen profesional y un empresario modesto pero  serio y responsable que está intentando capear la crisis de la mejor manera posible, como  otros muchos.

Al llegar a casa, y comentar el caso, mi mujer me preguntó si me ocurría alguna forma de  ayudarle. Yo le dije que no era un experto en temas legislativos y mucho menos en tratamientos capilares, pero me quedé con el “reto”: ¿sería yo capaz de aportarle a mi peluquero alguna idea que supusiera un cambio disruptivo  en su negocio tradicional?

Una vez más, San Google hizo milagros. El barbero de Sevilla, ha pasado de ser una peluquería al uso a un espacio de ocio confortable, con zona wifi, tablets, espacios de recreo infantil,…en constante evolución (me encanta este término), con presencia en facebook incluida.

Como recoge ABC “‘Una peluquería sevillana abre de noche con música y copas. Ahora es posible arreglarse el pelo a las doce de la noche a la vez que disfrutas de una sesión de música y bebes una copaSi eres de los que no te arreglas porque cuando sales de trabajar ya no hay nada abierto, ahora estás de suerte (…) la peluquería «El barbero de Sevilla», –en la capital andaluza– abre todos los jueves hasta las doce de la noche para que clientes con horarios difíciles de compaginar puedan también ponerse guapos. Y, al mismo, tomarse una cerveza, escuchar música… Los clientes parecen estar encantados con esta iniciativa puesto que consideran que cada vez es «un poquito más difícil conciliar la vida laboral con el resto de cosas”

Tener las antenas desplegadas para hacer un uso inteligente y adaptado de actuaciones de otros que se pueden aplicar a nuestro negocio. Romper con los esquemas rígidos espacio-temporales y de “tradición de negocio” (siempre se ha hecho así”) es otro de los consejos que se podría dar a las micropymes en general, y a mi peluquero en particular, a ver si se anima a convertirse  en el primer “barbero de Murcia”, con permiso de las señoras que atiende.

 

Ver Post >
Zara: modelo de empresa innovadora
img
Juan José Ríos | 17-08-2013 | 19:32| 0


Hoy se ha celebrado el funeral por la muerte de Rosalía Mera, cofundadora de Inditex, junto al que fue su  marido Amancio Ortega. Rosalía ha sido  una persona luchadora, de origen humilde que se convirtió en la mujer  más rica de España. Descanse en paz.

Desde el punto de vista de  la innovación, Zara, el buque insignia del grupo Inditex, es un  caso bastante  estudiado por los expertos en la materia, como Luigi Valdés, que destaca  algunas de las claves del éxito de esta  multinacional española:

  • Ponen en el mercado 100  colecciones al año, prácticamente, 2 por semana, algo impensable para sus   competidores tradicionales del sector de la moda, que ofrecen a sus clientes 2   colecciones, pero  ¡al año ¡.
  • Sus productos van  dirigidos  preferentemente a adolescentes  y a  adultos jóvenes, a precios asequibles, mientras que sus competidores      venden moda de lujo, a un público adulto, y a precios altos.
  • Un equipo especializado  está continuamente testando,  detectando y reportando a la central en  España las preferencias y las tendencias de la moda juvenil en todo el  mundo, demostrando una capacidad de reacción y una celeridad increíble  en la puesta en el mercado de nuevas     prendas.  Hasta tal punto conecta  Zara con los gustos de sus clientes y es sensible al estado de ánimo de la  sociedad que,  tras el atentado  del  11-S, fue capaz de ofrecer  ropas de color oscuro en sus tiendas de Nueva York en un tiempo récord.
  • Manejo absolutamente pionero y preciso  de la cadena de   producción, distribución y logística – aplicando técnicas provenientes del mundo del automóvil –  así como de la tecnología, tanto en el diseño, como en el uso de los sistemas de información y de las redes  sociales, que constituyen el auténtico sistema nervioso digital de la  compañía.

Este de Zara es un caso paradigmático, de empresas grande  del que se hacen eco los estudiosos de la materia. Mi reto personal es animar a innovar a las pymes y micropymes,   para que no consideren la innovación como algo lejano e inaccesible. Como las palabras conmueven pero el ejemplo arrastra, en sucesivos posts iremos aportando ejemplos concretos  de micropymes innovadoras.

Tampoco nos olvidaremos de las AAPP, que necesitan no sólo reformas y planes de modernización sino proyectos e ideas de rejuvenecimiento innovadores  y elixires de eterna juventud para adaptarse a los nuevos tiempos y a las exigencias de ciudadanos y empresas.

Ver Post >
Que paren el mundo que me quiero bajar
img
Juan José Ríos | 15-08-2013 | 10:00| 0

La eclosión de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) y la popularización de Internet originó el término sociedad de la información. Si consideramos la información como “materia prima”, su procesamiento da lugar a la sociedad del conocimiento en la que estamos  inmersos actualmente.

Aunque las innovaciones “tecnológicas” han jalonado la historia de la Humanidad (fuego, rueda, imprenta, máquina de vapor, autogiro, …) y han originado  transformaciones sociales y económicas de gran trascendencia, nunca como ahora, y de ahora en adelante, la cultura de la innovación, basada en el conocimiento y la creatividad, se torna más relevante y estratégica para sobrevivir en un mundo globalizado.

Qué duda cabe que las tecnologías del momento serán herramientas a tener en cuenta para innovar, pero la innovación es  multidisciplinar (se puede apoyar en varias tecnologías y afectar a diversas áreas de actuación) y trasciende a los ámbitos puramente tecnológicos, ya que se basa en las personas, en su creatividad, motivación, capacidad de asociar ideas, de trabajar en equipo, de resolver problemas, de cuestionarse hechos que se consideran inamovibles, de crear redes de contactos, de experimentar sin miedo al fracaso.

Por estas razones me atrevo a definir esta nueva etapa que nos ha tocado vivir como la sociedad de la innovación continua. Una nueva sociedad que asume, de forma generalizada el cambio como algo natural, consustancial a un mundo que evoluciona tan vertiginosamente que uno no puede decir que se baja de él, como decía el genial Groucho Marx. No sólo para no bajarse sino para todo lo contrario, para “darle cuerda” al mundo,  deben prepararse nuestros jóvenes adecuadamente.

El modelo educativo actual está diseñado para enseñar a desenvolverse en un mundo diferente, en una sociedad industrial ya superada.  El paradigma del 2x4x6 (2 cubiertas de un libro, 4 paredes de un aula, 6 horas al día) está obsoleto, no es válido para un tipo de sociedad distinta,  en la que la capacidad de memorización no es importante, en la que hay que fomentar la mentalidad emprendedora,  la creatividad y las habilidades necesarias para trabajar.  Las personas que forman a nuestros hijos y las que les tienen que contratar deben dejar de ser “tribus hostiles”.

Por desgracia, todavía se dan casos de profesores que dictan apuntes en sus clases y que consideran que adaptarse a los tiempos de los alumnos que deben preparar para ser protagonistas de un futuro cercano no forma parte de su obligación profesional. Parafraseando a Celaya y la definición de su poesía, la educación es un arma cargada de futuro.

Urge, por tanto, cambiar el modelo educativo para que los centros de enseñanza no sean ámbitos desconectados de la realidad sino todo lo contrario. La sociedad de la innovación continua lo demanda.

 

Ver Post >
Francisco, el Papa innovador
img
Juan José Ríos | 05-08-2013 | 08:02| 0

Puede sorprender que se hable de religión en un blog sobre innovación. Con todos mis respetos por cualquier creencia religiosa, “Iglesia innovadora” parece un oxímoron, es decir, una expresión contradictoria, bien entendido que me refiero a ella como organización, sin entrar a valorar dogmas de fe ni cuestionar el mensaje cristiano.

Es un hecho estadístico que la Iglesia ha perdido relevancia social, sobre todo entre los jóvenes, que apenas acuden a los servicios religiosos los domingos. La desproporción entre las personas que se declaran cristianas y las que asisten con regularidad a misa dominical es abrumadora. En nuestro país, según datos del CIS, un 7o% de la población se considera católico sin embargo, sólo el 11% practica regularmente la religión.

La irrupción del nuevo Papa, Francisco, el primer papa jesuita, no está resultando indiferente para nadie, hasta el  punto de que ya, en pocos meses, se ha ganado la vitola de innovador. Aquí se puede ver un breve resumen de la  trayectoria de sus 10 antecesores:

Los gestos de humildad  Papa Francisco, contrario al boato de la curia romana,  y las líneas maestras de su  mensaje que se resumen en el lema: “una Iglesia pobre para los pobres” hacen presagiar vientos de cambio en la  Iglesia católica. Finanzas vaticanas, aborto, eutanasia, ética sexual, celibato de los sacerdotes, papel de las  mujeres, uniones homosexuales,…son cuestiones sobre las que se deberá pronunciar en su pontificado  que ha  calificado de lucha contra la “indiferencia global”.

Aparte de ansias renovadoras, sentido del humor no le falta al nuevo Papa. Preguntado por un periodista si estaba cansado, en su reciente viaje a Brasil, Francisco I respondió: “No, no estoy casado, soy soltero”. También ha trascendido su premonitoria declaración de amor a una novia que tuvo a los 12 años: “o me caso contigo o me hago cura”.

Insisto, desde un enfoque puramente organizacional, la actitud innovadora del Papa, como máximo responsable de una institución esencialmente conservadora,  es en mi opinión, encomiable y debería servir de ejemplo a instituciones y a empresas.

Desde mi punto de vista, y salvando todas las distancias, el fomento de la creatividad y de la cultura innovadora no difiere mucho  de la labor evangelizadora de la Iglesia. La innovación necesita ser predicada, conocida, asimilada, … y practicada de forma sistemática. A las AAPP corresponde hacer esta doble labor que consiste en ser ejemplares como instituciones innovadoras y en fomentar la cultura de la innovación en la sociedad.

En una economía globalizada, para una empresa, resultar indiferente, irrelevante para sus potenciales clientes es un pecado mortal.

Ver Post >
¿Hay que tener alma de artista para innovar?
img
Juan José Ríos | 30-07-2013 | 08:28| 0

Pensar como los diseñadores (design thinking) está en la base de una moderna  metodología que se puede aplicar para resolver cualquier tipo de problema o reto de la vida ordinaria y no sólo los relativos al diseño de productos o mejora estética de objetos o espacios, como su nombre podría sugerir. Su práctica sistemática en el seno de una empresa produce una corriente continua de nuevas ideas que propicia la innovación.

Como hemos dicho en entradas anteriores, gestionar bien, ser profesionales, hacer un trabajo de calidad, no son garantía de supervivencia y mucho menos de prosperidad de una empresa  porque la mayoría de competidores también lo hacen así. Todos los negocios, grandes, medianos y pequeños, necesitan ser “refrescados” con frecuencia para distinguirse de los demás.  La  diferenciación innovadora será cada vez más crítica para sobrevivir.

Pero no sólo el mundo de los negocios, los servicios públicos en general, la educación, la sanidad, el turismo … deben impregnarse del  espíritu innovador. Hay que liberar al genio humano de la botella del procedimiento El design thinking (pensamiento de diseño), término acuñado en la Universidad de Stanford en 2008, es considerada actualmente la gran herramienta facilitadora de la innovación continua en todos los ámbitos de actividad.

Es una metodología centrada en las personas que  fomenta la capacidad de “ponerse” en la piel de los demás y la colaboración de todos los actores implicados en la resolución del problema, tanto internos como externos,  para disponer de diferentes perspectivas de la realidad.

Es una herramienta práctica, para pensar haciendo,  para propiciar ideas a partir de la experimentación, para que la innovación fluya continuamente como fruto de la colaboración y del trabajo en equipo y no sea fruto de la casualidad o de la inspiración ocasional del genio solitario.

No es objeto de este post detallar esta metodología, ampliamente recogida en Internet. Sí lo es remarcar que es un instrumento  accesible y recomendable para todos, desde el más modesto de los negocios hasta las multinacionales más poderosas, pasando por las Administraciones Públicas. El design thinking es rápido de aprender y no es costoso, pero lo que verdaderamente importa es el cambio de actitud y de generación de mentalidad innovadora que facilita.

 


Pasatiempo creativo 5:

A un peral subí donde peras había.

Ni peras cogí

ni peras dejé.

¿cuántas peras había?

 

Ver Post >
Sobre el autor Juan José Ríos
Si tuviera que definirme en pocas palabras diría que me considero catalizador, promotor de cambios. Dentro de un espíritu inquieto y de sana rebeldía, me gusta definir las actuaciones dentro de un marco que las dote de coherencia. Me importa mucho el entendimiento personal. Mi mundo, hasta los 26 años, se ceñía exclusivamente al ámbito educativo. Estudié Matemáticas y la salida inmediata era la enseñanza. Nunca pensé que podría dedicarme a algo diferente. Me tocó vivir la eclosión de los ordenadores personales de la década de los 80. Empezaron a dotarse los centros educativos de PC ́s. Fui uno de los profesores de Informática de este primera ola. En esta época, junto a un amigo, adquirí mi primer ordenador personal (carísimo) para uso empresarial. Empecé a conocer el mundo de la empresa. En la década de los 90, me cautivó el Informe Bangemann, como marco inspirador de la Sociedad de la Información. De la mano de Juan Bernal, Consejero de Economía y Hacienda, fui Director General de Informática de la Comunidad de Murcia. Fue una etapa apasionante y creativa donde abordamos proyectos como la Red Corporativa de Banda Ancha, la adaptación al euro y el año 2000, la implantación de SAP o la realización de uno de los primeros proyectos de ciudad digital de nuestro país (Ciezanet). Compaginé, durante muchos años, la docencia con el desempeño de puestos de responsabilidad en empresas regionales del sector TIC. En 2009, como profesor, puse en marcha un proyecto innovador cuyo objetivo fundamental era comprometer a los padres en la mejora del rendimiento educativo de sus hijos (proyecto COMPAH). Empecé a familiarizarme con el mundo 2.0 y a emplear estos recursos en mis clases. Como admirador de Morris Kline, soy un amante de las aplicaciones de las Matemáticas al mundo real como elemento motivador de su estudio por parte de los alumnos. Mi primer contacto con las metodologías de la innovación (Design Thinking) se produjo en 2010, de la mano de un consultor, Xavi Camps, que me hizo ver que la creatividad y la innovación son la base de la prosperidad de las organizaciones y que estos atributos se pueden entrenar y perfeccionar. Desde entonces, soy un apasionado de la innovación como concepto transversal. Creo profundamente en la innovación pública. Las instituciones no pueden seguir funcionando casi como en el siglo XIX. Deben transformarse, en el contexto del paradigma de Gobierno Abierto, para convertirse en organizaciones centradas en los ciudadanos, transparentes, sostenibles, eficientes, ligeras y facilitadoras de la actividad empresarial y de la creación de empleo de la mano de iniciativas como el Open Data. Como ciudadano me preocupa especialmente la sostenibilidad de la sanidad pública, y de las pensiones, ahora que voy viendo cada vez más de cerca la edad de la jubilación. No sé contar chistes pero me divierte el humor surrealista y los juegos de palabras, que a menudo sufren familiares y amigos. He trabajado como asesor de innovación en la CARM (2012-2016). Actualmente he vuelto a mis clases en el IES Alfonso X El Sabio y participo en un proyecto empresarial.

Últimos Comentarios

JuanjoRios 31-01-2017 | 18:26 en:
La 35ª prioridad
The Truth 18-01-2017 | 19:47 en:
La 35ª prioridad

Etiquetas

Otros Blogs de Autor