La Verdad

img
Categoría: Sol y playa
“Matrimonio de conveniencia”

 

Hoy viajamos casi a… ¡la historia del turismo de “sol y playa”!

¿Cómo empezó todo? Ponemos el reloj en el tiempo: finales de los años 60.

Primera línea de franja hotelera

No fue la sociedad española la que tuvo la iniciativa. Fueron los grandes operadores turísticos del norte de Europa los que buscaban un territorio virgen y con sol. El “maná” estaba en España. Kilómetros infinitos de playas de arena y un sol reluciente. ¡El paraíso que buscaban! Se hicieron rápidamente con el “dominio del territorio”e implantaron su modelo de negocio.

Les cuento cómo fueron las operaciones jurídicas. A los propietarios de la franja marítima  (la mayoría, agricultores) les ofrecían la financiación para construir hoteles: Grandes, de cien habitaciones mínimo. No había problema con las transferencias bancarias.  Les garantizaban la devolución del préstamo pues también en el contrato quedaba avalada la plena ocupación del hotel recién construido durante, como mínimo, una década. ¿Quién se podría resistir a un “novio” así?

El acuerdo consistía en síntesis: “Vd. construya el hotel. Aquí encima de la mesa tiene el dinero para sufragar la obra. Contrate al arquitecto, al albañil, etc. Y, no se preocupe, que nosotros tenemos los clientes para ocupar el hotel”. La notificación de la licencia de apertura y los clientes extranjeros hospedados entrando sonrientes por la puerta con sus maletas, eran casi una misma secuencia temporal.

Con los beneficios de los hoteles a rebosar (llegamos a los años 70 y 80), devolvían el préstamo en un abrir y cerrar de ojos (hubo muchos casos de amortización anticipada). Y, además, tenían excedente. Y todo, desde el momento cero del fin de obra. ¿Qué inversión inmobiliaria se amortiza en tan breve plazo?

Horizontes sobre el Mediterráneo

¿De dónde obtenían los fondos? Estos tour operadores gestionaban los cruceros y los vuelos. Los turistas llegaban por mar y por aire y ya tenían solucionado el problema del alojamiento que necesitaban. Dejamos, pues, que vinieran desde fuera a planificarnos. Pero, toca hacer balance: fue un “matrimonio consentido”, con intereses convergentes ya que ellos tenían los clientes y, nosotros obtuvimos parte de las ganancias también. Eso sí, en muchos casos, los hoteles quedaron en manos de estos mayoristas que fijaban incluso la política de los precios y, con ella, el margen de beneficio. Aprendimos lo que significa “overbooking”, una palabra desconocida hasta entonces. Un tira y afloja que aún perdura en ciertos puntos de la costa mediterránea.

Hoy el turismo es una de las aportaciones a nuestro PIB más destacadas. Las semillas se plantaron desde fuera. Los frutos aún los estamos cosechando. El día a día sí ha sido cosa nuestra. Ahora buscamos otros modelos de negocio que complementen el famoso “sol y playa”. Ahí andamos. Mira que si encontramos un nuevo maná. ¡Ojalá que seamos nosotros quienes demos con él!

 

Ver Post >
Que corra el aire… ¡entre sombrillas!

 

Agosto está al caer. Y muchas playas a punto de ebullición. Me cuenta mi amiga Encarna, recién llegada a Ibiza, que está feliz. En el hotel ha conocido a una pareja de españoles que, además de hacerle de cicerones y enseñarle la isla, le han regalado la sombrilla que habían comprado porque se iban al día siguiente y ya no la necesitaban.

Peligros playeros

Y yo en estas fechas, siempre me pregunto: ¿Cuál es la distancia mínima que hay que respetar en una playa a la hora de poner la sombrilla? Este tema debería estar regulado por ley, por lo menos, orgánica.  Los chiringuitos sí tienen su reglamento sobre la distancia mínima entre uno y otro. Como ven, estamos ante un caso de laguna legal.

Además, cuando la densidad de sombrillas es tal que una choca con la otra, las posibilidades de que se pierda un niño o de que no encontremos el agua, van en aumento. Sí, sí, es un factor de peligrosidad muy elevado (tanto como la radiación solar, ¡no exagero!)

Yo he tenido que fijarme en los diseños de sombrillas como punto de referencia para, al salir del agua, poder encontrar de nuevo a mis seres queridos.

Conquistando trocitos de arena

Hay sociólogos, muy observadores, que han detectado las “prácticas” cotidianas (que todos hacemos) para marcar bien el espacio bajo este pequeño trozo de sombra: que si poner el protector en una esquina; la bolsa en la opuesta; el pareo estirado –además de la toalla-; la hamaca a un medio metro de la sombrilla, etc. y así vamos conquistando “nuestra” parcela de arena.  De momento, los juristas no han calificado estas prácticas como “abusivas”. Podemos pues, “estirar” de este modo sui generis los márgenes de la toalla y la sombrilla.

Hay otro truco que utilizan las familias en las que uno de sus miembros madruga por placer. El madrugador va a primera hora, pone la sombrilla (ni qué decir tiene que la primera fila está casi entera a su disposición) y ya de paso, compra churros y chocolate para el resto de la familia. ¡No me digan que no es un lujo tener a alguien así! 

Mantente a la “distancia de un brazo”

Los anglosajones (dato curioso, ellos que tienen menos playas que nosotros) se han puesto “manos a la obra” y sí tienen establecido un margen de distancia, aunque para otros fines.

Les cuento. Lo llaman: “At arm,s length”. Esta distancia, físicamente la marca el brazo bien estirado en posición horizontal (estiramiento corporal parecido al que hacemos cuando nos queremos hacer un selfie), pero jurídicamente –esta cláusula está en todos los contratos de turismo (cuando compramos un vuelo o reservamos un hotel), un poquito escondida eso sí- significa que por el hecho de firmar (cuando tecleamos en el “acepto”) este click no supone ningún vínculo de cercanía o relación de confianza. Se marca una clara distancia y todo rige en condiciones objetivas de mercado.

Digo yo que podríamos al menos trasladar este “de aquí no pases”, que viene a ser un metro más o menos, a la colocación de las sombrillas en la playa en agosto y, dejar “que corra el aire” entre sombrilla y sombrilla. Más que nada porque los que somos un poco cotillas, si el aire nos viene de cara, con la brisa (y un poco de atención por nuestra parte) terminamos sabiendo cómo hace la tortilla la señora de la sombrilla amarilla o si ligó la noche anterior la chica joven de la sombrilla de “cocacola”.

Lo que me pasó en Portugal

Una última cosa que no quiero yo que Vds. se vean en una situación complicada este verano, que ya les decía yo que en este tema playero hay un factor de “peligrosidad” elevado. Estaba un buen día en una playa portuguesa de esas “sombrilla con sombrilla” y, sorprendentemente vi… ¡una zona casi vacía! Ignorante yo, puse mi toalla justo en mitad de este “pequeño desierto de arena”. Y al rato… veía pasar pequeños meteoritos redondos sobre mi cabeza. En la retirada (¿qué otra cosa podía hacer ante el peligro de recibir el impacto de una de aquellas bolas?) vi que había un cartel que ponía: “zona de jogo”. ¡Aquella playa sí que estaba bien regulada!

Sí, lo sé, era fácil intuir que allí se jugaba a las palas, pero a una, los calores, el sol y el peso de la sombrilla, le afectan un poquito.

 

Ver Post >
La “operación bikini” se fraguó en Benidorm

En cuanto ya se deja sentir la cercanía del verano, una de las expresiones más utilizadas es: “operación bikini”. Y con ella, llega el negocio de las dietas que prometen el milagro de hacer desaparecer aquel michelín que se quedó adosado desde enero a nosotros después de la degustación de aquellos ricos turrones y polvorones.

Pero hoy les contamos cómo surgió la verdadera “operación bikini”. Resulta que existe una relación entre esta diminuta prenda de vestir y la ciudad de Benidorm. Y todo, además, con un famoso viaje en “vespa” de por medio. Y hasta con Franco en este trasiego. ¡Pongamos orden en este lío! ¿Qué tiene que ver Benidorm con el bikini? Les cuento.

Todo comenzó en la década de los setenta. En aquellos años, estar en bikini en la playa se veía como una indecencia. La mentalidad de entonces imponía de facto una prohibición y se llevaba entonces la “operación bañador” completo. Pero entra en juego en esta tesitura el alcalde de Benidorm: D. Pedro Zaragoza, quien no lo veía así. D. Pedro hizo su propio estudio de mercado: Fue a la Costa Azul para ver qué se hacía por allí. Y vio que las francesas y las extranjeras que visitaban aquella parte del litoral Mediterráneo también amaban esta prenda de vestir de dos piezas.

Supo ver el filón que tendría años después el bikini. Entonces ya acudían a Benidorm muchas turistas del norte de Europa para quienes el bikini era una prenda más y con toda naturalidad tomaban el sol con ella. D. Pedro ante la oposición que el Obispo de Valencia le había formulado, con la advertencia de la pena de excomunión (lo que implicaba además, perder a su mujer e hijos), ni corto ni perezoso, pidió audiencia a Franco. Y emprendió su famoso viaje en “vespa” a la capital. Con estas alforjas llegó. Es famosa la frase en la que el Caudillo le increpó: “Cuénteme la verdad”. D. Pedro le explicó el potencial turístico que tenía el municipio y logró la autorización que necesitaba para que se pudiera tomar el sol en bikini en Benidorm. La sinceridad de esta entrevista fue tal, que surgió una relación de confianza y amistad entre los dos interlocutores tras aquel primer encuentro al que D. Pedro llegaría algo despeinado.

He conocido a mucha gente a los que D. Pedro contó en primera persona y en la barra de un bar aquel famoso viaje: “Yo cogí mi vespa y me fui a Madrid a hablar con el Caudillo”. Muchos me contaban que hoy en día somos los “hijos o nietos de aquel boom turístico de España de los años setenta”, en la medida que sí, muchas cosas a lo largo de todo el litoral se hicieron mal, sin atender a otros valores (paisajísticos, medioambientales, etc) pero otras realizadas son el fruto actual del 12% que aún hoy el turismo aporta al PIB nacional. 

Cómo será que hoy en la Oficina de Turismo de Benidorm hay un cartel en la puerta que prohíbe entrar tan sólo con el bikini. Y es que la “operación bikini”, desde aquel viaje en “vespa”, como se ve, llegó para quedarse.

Bien lejos, situada allá por el Pacífico la paradisiaca “Isla Bikini”, dio el nombre a esta prenda de vestir. Allí la “Operación Bravo” dejó una triste huella en sus fondos marinos con las pruebas de los avances más osados en bombas nucleares. Pero en un lugar más cercano, en el Mediterráneo hay un rincón donde la “Operación bikini” se instaló con fuerza en playas de agua cristalina. Hablamos, como ya saben, de Benidorm.

Y yo me pregunto… ¿Dónde está el verdadero paraíso: en el Pacífico o en el Mediterráneo?

Ver Post >
Agosto “en pareja”

El día uno de agosto es de esos que muchos, nada más estrenar un nuevo calendario, lo marcan en color, con las ansias de que el tiempo vuele y comiencen las vacaciones. 

Ahora que estrenamos nuevo mes de 31 días (¡gracias Octavio Augusto!) estamos decididos a pasarlo “en pareja”. Son, además, ¡tres parejas bien avenidas!

El dúo más utilizado durante décadas ha sido el combinado, de “sol y playa”. ¡Un gran lema de marketing de los tour operadores donde los haya! Está vigente desde la década de los setenta y potencia las virtudes de esta “pareja” que tanta aportación ha supuesto al PIB nacional. Es más, aún causa estragos, pues siendo válido, al ser la opción más solicitada para pasar el verano. El combinado perfecto, vaya.

Vamos con otra “pareja”, también singular. Las dos primeras palabras que suelen aprender los extranjeros que acuden en vacaciones a España son: “siesta y fiesta”. “Paella” va, a veces, en un “trío”. Pero no liemos el tema veraniego y, quedémonos en las “parejas”. Es además una forma de medir cuán rápido se integran los turistas en España. Los hay que, en tan solo unas horitas después de salir del aeropuerto ya las ponen en práctica y, en menos de veinticuatro horas, ya durmieron las siesta y se fueron de fiesta. Otros son un poquito más reacios –y tímidos- a la hora de integrarse en nuestra idiosincrasia y tardan más en dejarse embaucar por estos dos pequeños placeres, tan típicos del verano, pero que también se practican a lo largo de todo el año.

Muchos extranjeros me preguntan incrédulos si es verdad que las ciudades “se cierran” después de comer. Y al final terminan cual creyentes y, además, practicantes. Y ya no dudan que la sobremesa requiere un sofá, una hamaca o una tumbona; Y, si estos lechos están junto al mar, entonces ya, podemos dar por hecho que el año que viene volverán a nuestro país. Ya les digo, esta pareja de “siesta y fiesta” cuando es con brisa marina crea adicción según se está estudiando también por los expertos en turismo.

Terminamos con una tercera “pareja”que está creando tendencia en los últimos años. Está pensada para presupuestos … no ya “low cost”, sino: “lowest cost”. Traducido al castellano: Está ideada para una economía de bolsillo, aplicable para los casos en los que las circunstancias nos puedan dejar sin vacaciones en agosto. Pero aún así, tenemos también nuestra “pareja”. ¡Faltaría más!

Es la modalidad “piscina y jardín”. Muchos no tienen más remedio que quedarse en el pisito de ciudad sea porque tienen que estudiar de cara a septiembre (¡suerte a todos!); porque no tienen vacaciones ahora, o porque sus ahorros se quedaron más cortos de lo que presupuestaban. No pasa nada. El binomio para poder disfrutar en estos casos es transformar el apartamento y, sin coste alguno de mudanza, lograr tener en él una piscina y un jardín. Lo explicamos someramente. Eso sí, habrá que ponerle un poquito de imaginación para lograr que este combinado resulte creíble y placentero.

Con tan solo llenar la bañera, y si le ponemos sales espumosas, ya será el acabose. A ello le añadimos unas sencillas chanclas se esas que llevan ya el césped incorporado, que además nos harán cosquillas al andar por el apartamento (¡qué amorosas!). ¡Ah! y no tienen necesidad de que las reguemos. Ahorramos en la partida de consumo de agua.

El efecto logrado será: Estar fresquitos y sensación de cercanía con la Naturaleza. ¡Tan sólo bañera y chanclas lo logran!

Voy a empezar a buscar ofertas de viajes que veo yo que este mes de agosto me quedo en el pisito. Pero… ¿Qué digo? En mi “piscina y jardín”.

Así las cosas, quien no pase el verano “en pareja” será… ¡porque le falta imaginación!

Ver Post >
Ventajas de bailar a los 60 años

Bailar hasta las tantas de la madrugada no tiene edad. O… ¿si? Si muchos piensan que al cumplir los 60 se terminó la marcha, no conocen bien este rincón del litoral mediterráneo. Hablamos de Benidorm. Ciudad con playas, música, marcha y también con mucha juventud. Pero de esa que no tiene edad.

Una señora viuda comentaba que iba a Benidorm a la playa, sí. Pero también a bailar sin que ni sus hijas ni sus nietas le dijeran –en tono de reproche- aquello de: “¡Mama, abuela, que ya no tienes edad!”. Y claro ver a una madre (¡o a nuestra abuela!) bailando con un cocktail en la mano, puede llevar a muchos a considerar que no es “políticamente correcto” o a pensar aquello tan repetido de: a ciertas edades no está bien trasnochar. Pero son muchos otros los que ven esta actitud vital con mucha envidia. Y se deciden a copiar. De ahí la alta ocupación hotelera.

Es más, Benidorm está contribuyendo -de una forma bien curiosa- a la aportación de medicamentos a zonas más necesitadas con un alcance desmedido. Les cuento. Entre las bondades del bailoteo, por aquello de “mover el esqueleto” lo que supone hacer un poquito de ejercicio, se encuentra ipso facto un rápido efecto de mejoría general en la salud de los bailones: los cuerpos se vuelven casi de nuevo “cuerpos serranos”; Sí, sí, aunque pueda sonar a exageración, entre el moreno que embellece y tensa la piel, y la sensación nueva de bienestar, esta mezcla se vuelve explosiva y lleva a muchas personas a olvidar aquellas pastillas que tenían en el cajón de sus hoteles.

Cuando se termina la estancia y el paquete de “pensión completa” se acaba, meten de nuevo todo en la maleta y olvidan los medicamentos en el hotel. Incluso algunos de estos “jóvenes bailones de más de 60” (obsérvese que en Benidorm, la palabra “viejo” no tiene traducción posible) los dejan allí a caso hecho, pues se sienten tan bien después de una semanita bailando (y que conste que el repertorio musical no es solo “los pajaritos a volar”) que piensan que: ¿para qué tomar la pastilla si ya el colesterol pasó de ser malo a bueno y la tensión les subió al mismo ritmo de la música? Y ya, cuando estas personas, renovada su fuerza vital, van camino de regreso a sus destinos, entra en acción la labor de las gobernantas de los hoteles, repasando por aquí y por allá la limpieza de las habitaciones. Y se encuentran en los cajones con tal variedad de medicamentos: que si para subir la tensión, bajar el azúcar, nivelar el colesterol, etc. que al final todos terminan siendo donados para que puedan ser utilizados más allá de nuestras fronteras. Y estas donaciones desinteresadas no hacen más que aumentar año tras año.

Un catedrático reservó hotel en Altea (¡bonita vecina!), pues pensaba en su fuero interno que tenía más glamour que Benidorm para alojarse. Un sábado por la tarde se le rompieron las gafas y él no podía pasar sin ellas todo el fin de semana. Preocupado, el estudioso cogió el coche y se acercó con su familia a Benidorm. Y un sábado, a altas horas de la noche, encontró una óptica abierta donde le arreglaron sus lentes. Feliz se sintió con ellas de nuevo -y probablemente con ganas de bailar-. Estamos hablando de una ciudad viva. Dónde no sólo se baila, sino que se estira el día hasta bien entrada la noche. La hora punta del paseo, con “atascos peatonales” y todo -que conste- gira en torno a las 22.30 horas.

Así que si Vd. ya sopló las sesenta velas en su tarta y por las circunstancias de una vida más comedida o con algunas ataduras no pudo en su juventud bailar horas y horas sin mirar el reloj, ahora puede, cumplidos los 60, “soltarse la melena”. En Benidorm le están esperando, incluso si ya está calvo. No importa, también será bienvenido.

Y cuando uno es feliz bailando, tenga la edad que tenga, entonces sólo cabe decir aquello de: ¡Qué no pare la música!

 

Ver Post >
Sobre el autor Inma

Otros Blogs de Autor