La Verdad
img
Categoría: Turismo
Los espetos, de camino a París

 

El procedimiento ya tiene su número de expediente en curso. La UNESCO decidirá en la capital francesa si ese manjar malagueño merece entrar en la lista de bienes  declarados “Patrimonio de la Humanidad”. En la categoría de inmaterial.

cord2redPrestigio y turismo, una pareja indisoluble tras la Declaración 

Así sucede cuando un bien cuenta con el sello de calidad que supone estar en el listado de “Patrimonio de la Humanidad”. Toda una marca, una distinción. Y con ella, ipso facto el sitio de que se trate, pasa a recibir muchísimos más turistas.

El turismo crea grandes paradojas

Todos queremos que vengan turistas pero la cosa se complica cuando vienen demasiados. Aquel “nada en exceso” del Oráculo de Delfos es la solución. Claro que dar con este justo equilibrio es un tema peliagudo, requiere estudios serios e investigaciones.

En una ocasión un señor me pidió que le hiciera una fotografía junto a la placa donde figura el reconocimiento de la UNESCO. “Por favor que salga bien la placa”, me rogaba. Yo, sorprendida por ese interés, le pregunté si él no quería salir bien. “Lo importante es la placa”, insistía. Me contó que era coleccionista y, ¿adivinan qué colecciona? ¡Haber visitado sitios declarados Patrimonio de la Humanidad! “Rara avis” le decía yo cuando me explicaba orgulloso su gran colección. Lo tiene casi a tiro de piedra porque España es el segundo país con mayor número de lugares declarados Patrimonio de la Humanidad. El triunvirato lo encabeza Italia y lo cierra Francia. No es una lista cerrada porque cada año entran nuevos bienes. China viene pisando fuerte en este elenco

La masificación de los Patios de Córdoba

Hace poco hablaba con una joven investigadora cordobesa. En el año 2012 estos pequeños lugares llenos de arte  y vegetación donde se mezcla la cercanía de los espacios íntimos de una casa, pero a la vez estar a cielo abierto, recibieron este respaldo de la UNESCO.

Y esta investigadora está estudiando precisamente la masificación que se da en ellos con motivo del Festival de los Patios. “Tema complicado”, me contaba. Más que nada porque el espacio de acceso es pequeño y porque la primavera a todos nos sorprende casi a la vez, como si fuera un arrebato sociológico unificado. Vaya que es quitarse el abrigo y ya estamos deseosos de sentirla por todos los poros: oler esta flor, aquella otra que florece también. Y si a ello le unimos la palabra “Fiesta”, entonces ya los pies se van solos. Pero si tenemos que hacer colas, pisotones por aquí, empujones mientras hacemos una fotografía a un geranio… Entonces aquel arrebato sublime que nos invadía pierde todo su placer. Siempre quedará el azahar de los naranjos como consuelo, eso sí.

espetosredPreocupación por los espetos

Para poder ser incluidos en la Lista de Bienes hay diez criterios de selección. Basta cumplir uno de ellos para poder quedar catalogado. Y en el caso de los espetos… ¡cumplen más de la mitad!

Con los espetos, ando yo ya un poco preocupada. Les cuento por qué no duermo como un lirón desde que se ha incoado el proceso. En temas de turismo se habla mucho de la “patrimonialización de la gastronomía”. A mí me costó entenderlo a la primera. La gastronomía se transforma en un producto turístico y pasa a convertirse como tal en un recurso económico con el riesgo de su homogeneización. Y al final, se pierde la autenticidad. Y no quisiera yo que les pasara algo así a estos sabrosos manjares a pie de playa, que juegan con fuego, sal, brisa, cañas… mezcla que te puede llevar a la locura. Otro arrebato sublime también. Y a cielo abierto, esta vez, junto al mar.

 

 

 

Ver Post >
Espérame de pie

 

-Dentro de 80 días regresaré y habré dado la vuelta al mundo.

‑Venga, déjate de tanto postureo y chulería, que somos amigos. ¡Un gentleman como tú, diciendo esas barbaridades! A ver si te van a oír…

– ¿Cuánto te apuestas a que cruzaré este hall con pruebas fehacientes de haber dado la vuelta al mundo?

– ¿Ah, pero vas en serio? ¿Quieres apostar? No me tientes Phileas… ¿Te jugarías la mitad de tu fortuna?

– ¡Acepto la apuesta! Tú espérame aquí, de pie, justo debajo del umbral de esta puerta.

Y alzando la mano a modo de despedida le gritaba ya dando los primeros pasos: “Nos vemos en 80 días. Me voy que tengo un poquito de prisa”.

Con esta conversación, en versión libre actualizada, dos caballeros ingleses, con sus monóculos y largos bigotes, en uno de los clubes privados londinenses de la calle Pall Mall apostaban: Uno, convencido de que en tan breve plazo de tiempo no se podría cumplir la promesa. El otro, ya se había puesto de camino.

¿El resultado? ¿Quién ganó? Todos lo conocemos por “La vuelta al mundo en 80 días”.

londresredjulioEste edificio y, para ser aún más precisos, la puerta donde le esperaba el amigo incrédulo, está a unos cinco minutos caminando desde Trafalgar Square. Ante esta cercanía merece la pena ser testigos del lugar donde se localizó aquel acto ¿valiente?, ¿demasiado osado?, ¿aventurero?… Porque para hacer una apuesta así y jugarse la mitad de su fortuna hay que tener la autoestima muy alta (sí, sabido es que los dos amigos eran muy pudientes. Pero aún así). En un momento además en el que el cielo aún no estaba lleno de aviones de aquí para allá.

Londres cuenta con muchos rincones que nos trasladan a la infancia. Cuando me preguntan amigos, siempre aconsejo este destino para ir con niños. Y no falla, a su regreso, los veo satisfechos: a padres e hijos por igual.

Nuevas rutas

De la parada y desafío londinense seguimos de aventura por Suiza. No sé si también les pasa a Vds. Saber cómo surgen las primeras rutas en el mundo es siempre muy interesante. En el colegio asistía con los ojos abiertos a las explicaciones de Cristóbal Colón. Aprobado sin necesidad de repasar antes del examen. Porque dónde esté una buena historia… Y un buen maestro también. Binomio perfecto sin necesidad de deberes después.

De la literatura pasamos a la geografía: El primer ascenso al Mont Blanc también tuvo su punto de osadía. Aquí no fue una apuesta sino un concurso que convocó el geólogo y buscador de minerales Saussure. Este (también) aristócrata quería saber cuál era la altitud de aquella montaña nevada. Y para ello prometió una buena recompensa económica a quien lograra encontrar un camino para llegar a lo alto. Se presentaron al concurso el doctor Paccard con Balmat. Lo lograron. El ascenso -también estuvo lleno de aventuras como las de Julio Verne- marcó el inicio del alpisnismo. Aquí hay otra buena historia de esas que dejan huella.

Cruzar “fronteras”

Ya nos convenció Ryszard Kapuscinski, con aquello de: “el sentido de la vida es cruzar fronteras”. Tanto en sentido literal (él era reportero) como metafórico pues siempre, comenzar un año nuevo nos abre nuevos caminos. Y con ellos nuevos destinos. Así pues, les deseo ¡Feliz Año Nuevo! Y que con él comiencen también “nuevas rutas y aventuras personales” para todos Vds.

Ver Post >
Playas verticales versus Costa Rica

 

Hace poco tuve la oportunidad de conocer a dos chicos costarricenses que durante los fines de semana de todo un año, aprovechando que no tenían que trabajar, han realizado un inventario de las playas de su país. Compartíamos nominación, junto con Chile, a un premio turístico en la categoría <<originalidad>>. Al final, este curioso catastro de las playas de Costa Rica triunfó.

El día que la economía se coló en una charla

playavertical2redAl terminar la ceremonia de entrega de premios y, una vez superados los nervios que aprisionan el estómago cuando se oye aquello de: “Y el ganador es…”, me acerqué a felicitar a los dos autores de este bonito proyecto. Nada más conocernos, todos confesamos muy sinceros que habíamos seguido –casi de forma intuitiva- muchas de las reglas de economía. La más popular: “vigila y analiza a tu competencia”. Vaya que sí, que sin tapujos reconocimos que habíamos estado inspeccionándonos en secreto.

Hay otra máxima también de economía, quizás más difícil de poner en práctica, según la cual “comparte y acrecienta el saber con los que están en tu mismo sector”, que también de forma espontánea, la seguimos en nuestro duelo turístico Costa Rica versus España. Les cuento cómo la economía se coló en nuestra conversación inicial.

Comenzamos platicando, como no, sobre playas. Su inventario es de esos que te deja con ganas de visitar de inmediato el país (premio merecido por este “factor llamada”, ya lo creo). Pero en este debate amistoso a uno le sale -también de manera inesperada- la vena patriótica y, si se deja llevar, se suma la vecindad civil; Vaya que me subí a lo más alto, porque les hablaba de algunas de nuestras “playas verticales” del Mediterráneo formadas en unos casos por la recopilación de la sal que generosamente nos regala el mar y que hace las veces de montañas y espejismos. Y otras, formadas por arena, que atestiguan el paso del tiempo en sitios donde muchos años antes era fondo marino.

playavertical1redEllos quedaron asombrados porque no conocían por su tierra estas formaciones en altura. No sé si me pasé a la hora de presumir de “mis playas”, pero coincidencias o no, el caso es que uno de ellos vendrá pronto a España y tomó buena nota para visitarlas. ¿Será también el “efecto llamada” desde este otro lado del océano?

También les hablé de las de “arena negra” que tenemos en algunas de las Islas Canarias, donde la lava llega hasta el mismo mar. Y como no, de algunas de la costa levantina -como las de Altea- en las que los de fuera nos quejamos de “las piedras” y, los residentes insisten en tono de humor en que son de arena, pero “gorda”.

Y, después de la economía, se coló también la amistad

Ellos me contaban que en su país, la seña de identidad es que la vegetación llega rozando casi el mar: del verde se salta al agua. A muchas de aquellas playas sólo se puede acceder con un 4×4 (“no hay peligro de masificación”, me tranquilizaban). Y les contaré que en la inspección secreta que yo llevé a cabo antes de conocerles, hay unas de agua transparente donde las tortugas se pasean tranquilamente que… Vaya que yo también he tomado nota de las suyas. Viva la sana competencia que nos enriquece allende y aquende la mar.

Porque una de las cosas bonitas de esta contienda dialéctica playera que les cuento es que terminó transformada en una charla de amigos porque nos dimos cuenta que teníamos algo que nos unía: la grandeza del mar.

Ver Post >
¿Y por qué ese empeño en enderezar la torre de Pisa?

 

Hace unos años la pregunta que marcaba la gran decisión del verano era: ¿Dónde vas: a la playa o a la montaña? Ahí radicaba la opción. Es más, la publicidad de los años 70 de muchos destinos destacaba que se contaba con las dos alternativas. Vaya que si el padre quería escalar y la madre estar tumbada en la hamaca, no tenían que lanzar ninguna moneda al aire.

Pero últimamente el mundo interrogativo estival ha pasado a ser: ¿Dónde te vas de vacaciones? Dando por sentada la hipótesis de que, sí o sí, nos tenemos que ir a otro lugar.

Y si uno contesta tranquilamente: “Este mes de agosto lo he pasado enterito leyendo en mi casa”, garantizado queda que corre el grave peligro de entrar en el colectivo de los raros. Y, ahí no queda la pena, lleva una agravante: quedará excluido en septiembre de muchas cenas para contar las peripecias y anécdotas de los viajes.

publiredCada vez conozco más gente que es feliz sin tener que entrar en el arrebato de preparar la maleta, hacerla y deshacerla unos días después. Y sí tal vez también rarita, según lo comentado.

Son muchos los expertos que, ante este colectivo de gente feliz que no necesita tarjeta de embarque, están estudiando este giro copernicano que se ha dado en el mundo de los viajes. Después de muchos análisis sobre los interrogantes que nos hacen y hacemos, concluyen que el hecho de viajar se está convirtiendo ya en un “acto de consumo”: Hay que ir, ver esto y lo otro; comprar tal souvenir, etc.

En síntesis se trata de ir a un lugar y, una vez allí, hacer lo que se denomina “el paseo del turista”. Viene a ser como hacer todos lo mismo, con los denominados <<must>>. Y así, aunque a uno no le gusten los museos, si está en París tendrá que ir al Louvre y/o al D’orsay. Si va a los dos, tanto mejor para poder contar cuando regrese. Y si llega al hotel por la noche agotado, con dolor de pies y con el mapa muy arrugado y casi roto en los pliegues, será un síntoma indiscutible de que está haciendo bien el “paseíllo”.

Queda relegada la idea de la cultura o el aprendizaje, y lo que predomina, como tal acto de consumo, es el gasto medido en euros redondos.

fotoredUna fotógrafa suiza (Corinne Vionnet) reflexiona sobre esta idea del mimetismo en los viajes. Todos hacemos la misma foto, estemos ante el Coliseum, la Torre Eiffel, el Big Ben…  Es la prueba iuris et de iure de que hicimos el paseíllo con todas las de la ley.

Las recopila de nuestra generosidad en internet y, tras un collage, a modo de “impresionismo fotográfico” crea obras de arte con todas nuestras fotos. Casi idénticas. Expone en España estos días, por si les interesa (normalmente lo hace en el MoMA).

He estado trabajando en un campus turístico sobre “creación de destinos”. En él, le pregunté a un experto en marketing si realmente cuando viajamos somos “clientes cautivos”, pese a sentirnos libres. Él insistía que nadie nos dice lo que tenemos que hacer. Pero no sé yo… Esta fotógrafa, casi que me convence más que el experto.

Porque, ¿quién no ha intentado enderezar un poquito la torre de Pisa? Jugando con las ilusiones ópticas, ya me entienden. Yo fui de las que “empujaba con las dos manos”. Al final entre todos, lograremos reducir esa inclinación tan suya.

 

Ver Post >
Cuando ruge la marea

 

Hay lugares en los que la naturaleza por sí sola ha creado una belleza tal que, queramos o no, caemos rendidos ante ella; Otros, en los que ha sido la mano del hombre la que ha construido un edificio de tal magnitud, que también sucumbimos ipso facto. Pero, ¿y aquellos en los que se une el hacer natural con el brazo del hombre? Entonces, es el acabose. Y no exagero. Allá que nos vamos. ¿Se vienen?

La costa del norte de Francia es de esas para recorrer con calma porque hay que ir parando muy a menudo si uno no quiere perderse rincones de esos para quedarse boquiabierto y ojiplático a la vez. pilornesred4

Hoy la parada es en un pequeño pueblo amurallado: Saint Malo. Aquello que siempre decimos a modo de toma de contacto: “vamos a dar una vuelta”, aquí se puede hacer en sentido literal. El “Paseo de Ronda” lo es por todo lo alto de la muralla que rodea, en unos casi tres kilómetros, todo el perímetro de la ciudad.

Ello permite una doble perspectiva. Desde esta altura, intramuros, podemos ver todo el entramado de estrechas calles, tejados, etc. Pero con un pequeño giro extramuros, entonces las vistas lo son hacia el mar. Y aquí, se acrecienta la belleza.

Un “bosque” a pie de playa y, de muralla.

La muralla está protegida con un rompeolas formado por pilones de madera. Están situados a pie de playa. Hay mucha inteligencia detrás.

ofiturmalorecortadaFrenan la fuerza bruta del mar. Tienen “unas raíces” de una profundidad bajo la arena de más de un metro y medio, para poder hacer frente a la embestida de las olas. En esta zona, la marea puede llegar a subir unos catorce metros. Y la playa, que tiene una longitud para llegar hasta poder mojarnos los pies de casi un kilómetro, desaparece por completo. Un detalle de la humedad se aprecia en los tejados, que aparecen colonizados por líquenes, ¡Ahí, en esas alturas, crecen!

¡Lo que cambian los lugares según qué día los visitemos! Este rompeolas tiene casi una doble personalidad al puro estilo del Dr. Jekyll y Mr. Hyde.

Cuando los vi el mar estaba sereno. Mientras caminábamos por la muralla, me contaban amigos que habían vivido allí, que cuando la marea sube, impresiona ver cómo el mar se cuela entre esta escollera de madera, que llega incluso a desaparecer de la vista. “Algo con fuerza hipnotizante”, me decía un fotógrafo. Yo me quedé con las ganas de verlo “en plena acción”. Me he tenido que consolar con una postal, que guardo como un tesoro.

En los días de mar en calma, hasta apetece jugar al escondite en este “bosque” que tiene encanto e ingenio a la vez. pilonesenaccion

En tierra firme encontramos un guiño arquitectónico a este dique de pilones. El diseño de la Oficina de Turismo, situado en la entrada de la ciudad, anticipa visualmente lo que después nos espera en la playa.

A mí me gusta porque es también un ejemplo de la eterna lucha del hombre y la naturaleza. En ocasiones gana uno. En otras, ya no.

Y sí, tendré que volver cuando la marea suba. ¿Será, tal vez, que también con la marea baja uno puede quedar hipnotizado de la belleza del lugar?

Ver Post >
La nueva hipoteca

 

El día “D” no es una vez al mes. En este gravamen moderno, el “coste” es un peaje casi a diario. Incluso lo es a la hora. Depende del grado de afección de cada uno con las nuevas tecnologías.

La cuenta de seguimiento con la que se vincula esta carga funciona como una “ventana indiscreta” con mucha corriente de tránsito de entradas y salidas. Es de doble hoja: en ella vemos lo que hacen los demás y mostramos lo que hacemos. Son los nuevos “abonos” y “adeudos” para actualizar el saldo.

Esta obligación, porque ya para muchos esto de estar pendiente de las redes sociales es toda una carga de tiempo, ingenio, etc., tiene su propia nomenclatura y algoritmos. Las variables son otras ecuaciones, también con varias incógnitas.

El boca a boca en la era digital

reflejosredNo se habla aquí del Euribor (¡con lo que nos costó entenderlo!). Les comentaré las últimas recién incorporadas que operan en el sector del turismo, para que “actualicen” el saldo de su hipoteca. El índice de referencia ahora es el denominado eWom (Electronic Word of Moutheffect). Es nuestro “boca a boca” de toda la vida, pero ha perdido cercanía y autoría. Está magnificado porque atendemos a comentarios de otros, sin saber cuánto de robot hay en sus palabras y cuánto de humanidad. El segundo índice referenciado es el OTRS (Online Travel Reviews). Tiene mucho impacto. Viene a ser como un saldo en descubierto cuando el comentario es negativo. Como la prima de riesgo cuando se ponía a 400

Esta nueva hipoteca lleva una cláusula adicional de la que no se separa: el Big Data. En los últimos años, las sociedades que más cotizan en el moderno IBEX digital son las empresas de información (Facebook, Google y todas sus vecinas). Tanto tiempo diciendo aquello de “tanto sabes, tanto vales” y por fin en la Era digital parece ha pasado de ser una hipótesis a convertirse en una sentencia firme.

Sí, soy una troglodita.

Nos creemos ya muy modernos con esto de las nuevas tecnologías, pero los más optimistas dicen que estamos aún en la Edad Media Digital. No quisiera yo confundirles porque también los hay un poco más pesimistas. Hace poco un experto en ciberdelincuencia de la Policía comentaba que todavía estamos en el Paleolítico de la Era Digital. Vaya, que me llamó troglodita directamente y mirándome a los ojos, de forma muy elegante, eso sí. Como ven el camino de esta nueva era se antoja largo. Ya les digo, como una hipoteca recién firmada en la que uno ve el día del vencimiento del último pago muy lejano en el tiempo.

Mira que si hemos caído, sin darnos cuenta, en aquel axioma que el sabio Einstein ya supo ver: “el mundo sólo tendrá una generación de idiotas. Temo el día en que la tecnología sobrepase nuestra humanidad”. Porque aunque nos duela reconocerlo, muchas decisiones ya las hemos dejado, sin casi ser conscientes de ello, en manos de los algoritmos.

Cambio abrazo por foto

einstein-a-solasredEsta nueva hipoteca está cambiando hasta nuestras costumbres. Les cuento una también vinculada al turismo. En las zonas de llegada de los aeropuertos, los familiares reciben a sus allegados a modo de paparazzis: primero al asalto de una foto con el móvil (para “pasarla a la hipoteca” y actualizarla rápidamente), y ya después, sí nos lanzamos a los abrazos y lágrimas. Yo, que soy de lágrima fácil, a veces me he visto llorando antes que los propios afectados. ¡Aeropuertos, qué lugares!

Les dejo que tengo que actualizar el saldo de mi hipoteca. Vds. ya me entienden.

Ver Post >
Sobre el autor Inma

Etiquetas

Otros Blogs de Autor