Blogs

SOLUCIÓN AL 18/03/2017 CICLOS VITALES

ciclos-vitales

CICLOS VITALES

 

Las ideas son como globos suspensos en el aire y puestos al alcance de quien sea capaz de cogerlos. Apropiarse de ellas es cuestión de olfato, habilidad y entrenamiento. Hace mucho tiempo, más de mil años, un general chino mezcló carbonilla (31.8%, carbón vegetal), azufre (12%) y salitre (52.6%), introduciéndolos en una caña de bambú y produciendo la inflamación. Hay evidencias escritas del uso de cohetes en la defensa de la ciudad de Pien-King, capital de la provincia de Ho-Nan, cuando en 1232 Genghis Khan asedió la ciudad, Supusieron una evolución de la pirotecnia festiva hacia unas flechas incendiarias o cabezas de dragón voladoras. Se trasladan a Europa y se plasman en el tratado latino “Liber ignium” de Marcus Graechus. El texto lo estudia Roger Bacon y en 1260 publica una fórmula mejorada. Se sentaron las bases de la ametralladora, la bomba de aviación, el cañón de largo alcance y ya en 1918 se bombardeó Paris desde una distancia de más de cien kilómetros. Hoy los misiles intercontinentales son la base de la amenaza más temida. Pero también pudo haberse dado un desarrollo de forma independiente y simultánea por el general chino y el monje en Europa y no conocer cada uno nada del otro, separados por más de cincuenta mil kilómetros. Una gran cantidad de descubrimientos tuvieron y tienen lugar separada y coincidentemente. Hay una gran cantidad de disputas sobre la autoría primera en muchísimos casos.

 

Todo parece discurrir como si se pretendiera desentrañar la intimidad de la Naturaleza y no es única la vía para lograrlo. Las Ciencias, pretenden eso, conocer la Naturaleza. Una vez conocida, el conocimiento acumulado vale para nuevos desarrollos, perfección de otros y novedades en muchos otros campos. La Química ofrece una alternativa al resto de las Ciencias y es la que tiene que ver con la creatividad. La Química no se limita a desentrañar los secretos de la Naturaleza, sino que va más allá y construye nuevas estructuras moleculares, que no necesariamente se encuentran de forma natural. Realmente, la Química se ocupa de estudiar todos aquellos procesos en que se transforma la estructura de los cuerpos materiales. Y lo hace de diversas formas. Un excelente ejemplo de ello lo tenemos en el descubrimiento de los colorantes artificiales basados en la anilina. El índigo era la referencia de las sustancias colorantes naturales hasta que comenzó a tomar interés la obtención de la anilina a partir del alquitrán de hulla, con las propuestas de Runge y Hofmann. En su momento fue un proceso muy controvertido, por cuanto se trataba de sustituir los colorantes que la Naturaleza entregaba, con toda su belleza, por unos procedentes del alquitrán. No importaba que pudieran ser más baratos y que no hubiera que importarlo de la India. Era cambiar la Naturaleza, en su más y mejor expresión, por un proceso de obtención a partir de un material desechable, negro y sucio. En el fondo de la cuestión, se hallaba un aspecto de forma, porque en su intimidad, el nitrógeno no sólo se encontraba en el índigo natural y en el alquitrán de hulla, tratado convenientemente sino, incluso, en la célula viviente en forma de albúmina. Pero en los organismos vivos, animales o plantas, el protoplasma alberga todos los fenómenos vitales. La albúmina es un buen indicador de nuestro estado de nutrición. El protoplasma se compone de albúmina, suero y glóbulos rojos. Las hemoglobinas (A, A2, S, F, metahemoglobina, carboxihemoglobina, …)  forman la sangre y la proteína más abundante en el plasma sanguíneo es la albúmina, que es lo que quedaría si quitáramos todas las células, glóbulos rojos, blancos y plaquetas de la sangre. Fourcroy encontró la albúmina en los vegetales: cáñamo, en la savia del álamo blanco, la cicuta, en la pasta de papel, en la cebada, el trigo, en muchas plantas crucíferas, en la higuera, la papaya, escarola, en las habas, guisantes, lentejas, en el café verde, las patatas, etc. En los músculos, glándulas y sus secreciones, en gérmenes, en bacterias, sin importar sexo ni condición. Encontramos la albúmina: en personas, animales y plantas. Cuando se extingue la vida, la albúmina se descompone y de aquí se vuelve a integrar el nitrógeno en el ciclo que formó parte de la estructura de la vida.

No es de extrañar, por tanto, que encontremos las bases nitrogenadas en el alquitrán de hulla. Al final, tan natural resulta lo uno como lo otro. Distintas formas de buscarlo y diferentes maneras de conseguirlo. Ciclos vitales.

 

 

 

Temas

Sobre el autor

Atanor es una herramienta de búsqueda. Esta sección pretende ser una vía por la que se vierten aspectos relevantes de la Ciencia y la Tecnología: hechos, reflexiones, consideraciones, aspectos destacables. Pretende recoger todo aquello que forma parte de lo que queremos conocer, pretendemos saber y no no está bien que forme parte de la ignorancia.

noviembre 2017
MTWTFSS
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930