Blogs

Pachi Larrosa

El Almirez

Capitalidad gastronomica

Vicente Vicens/AGM

Vicente Vicens/AGM

Este año electoral que se acerca  es un buen momento para plantearse un proyecto que trasciende el ámbito de lo local

Desde el punto de vista del gastroturismo, la Región de Murcia se encuentra encajada entre dos gigantes: la Comunidad Valenciana y Andalucía. Esta ‘pinza’ se hará más patente a lo largo de 2019 como consecuencia de dos acontecimientos que tendrán una gran relevancia en las provincias fronterizas de ambas comunidades: Alicante y Almería.
En el caso de la vecina del norte, la ciudad será desde el próximo año, de forma conjunta con Beirut, sede permanente de la Academia de la Gastronomía y Dieta del Mediterráneo, una opción cuyo primer destino era Barcelona, candidatura truncada por el clima de inestabilidad política en Cataluña. Además, el municipio será declarado oficialmente Capital Gastronómica del Mediterráneo durante el año que viene. En el caso de nuestra vecina del sur, Almería ha sido proclamada Capital Española de la Gastronomía 2019, título otorgado (pago de canon mediante) por la Federación Española de Periodistas Turísticos (FEPET). Y nosotros, en medio.
Para quien no conceda valor o sea escéptico respecto de la repercusión de distinciones de este tipo, podemos recordar el ejemplo de la ciudad de Burgos, que en 2012 ejerció como tal. Pues bien, la ciudad castellana consiguió su récord histórico de visitantes y aumentó el número de visitas un 7,54%. Los resultados económicos y de valor mediático fueron superiores a 800.000 euros mensuales, es decir unos 10 millones de euros en el conjunto del año. Todo ello supuso que la provincia de Burgos cerrase el ejercicio con la cifra de 1,6 millones de turistas, nunca alcanzada hasta la fecha. Hitos mediáticos sobrevenidos fueron la elección de Burgos como el mejor destino nacional en 2013 y el 25 del mundo en el ‘New York Times,‘ y los reportajes del ‘The Times’ londinense y del ‘The Daily News’ neoyorquino.
Así que este 2019 vamos a estar un poco ‘ apretados’ por arriba y por abajo, pero podemos aprovecharlo para reflexionar. En un 2019, además, electoral. Hay que luchar (y pagar) por la capitalidad gastronómica para la ciudad de Murcia. Se trata de un objetivo que puede convertirse, además, en una tarea integradora, aglutinadora de esfuerzos de los ámbitos privado y público; un camino cuyo simple tránsito, al margen del resultado final, puede reportar grandes beneficios; una apuesta que debe partir de la Alcaldía de la capital (sea quien sea el que esté al frente de ella a partir de mayo), que sea acompañada, apoyada y cofinanciada por el Gobierno regional y que esté soportada por igual por los brazos de todo el espectro político e ideológico de la Región. Si hay alguna materia que pueda ser capaz de conseguir tal milagro, esa es la gastronomía. Obviamente la tarea debería contar con el compromiso decidido del sector, principal beneficiario del posible éxito de la iniciativa. Y en este sentido deberían participar muy activamente en el proyecto y su desarrollo asociaciones de empresarios, de cocineros, de sumilleres, Academia de Gastronomía, centros de formación y toda institución o agente relacionado con el hecho gastronómico y turístico.
Al final, no solo tendríamos entre manos un proyecto de capitalidad gastronómica para la ciudad de Murcia sino, ante todo, un proyecto de Región.

Sobre el autor

Periodista, crítico gastronómico. Miembro de la Academia de Gastronomía de la Región de Murcia. http://gastronomia.laverdad.es/almirez.html


diciembre 2018
MTWTFSS
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31