La Verdad

img
Categoría: Productos
Maridaje, el arte de seducir

 

Pedro Martínez, en un momento del maridaje en el Keki Tapería.

Una ocasión única e irrepetible la que vivieron los miembros de la Academia de Gastronomía de la Región de Murcia; un maridaje didáctico conducido por quien fue campeón de España de Sumilleres y ‘Nariz de oro’, Pedro Martínez; un despliegue de sensibilidad y dominio del arte de seducir a través de la armonía entre la comida y el vino, y una primicia sobre un revolucionario método para objetivar los criterios que deben conducir en cada caso a un perfecto ‘matrimonio’, que, en su momento, será publicado. Para Pedro Martínez, “conseguir un buen maridaje es difícil ya que nos enfrentamos a los hábitos de consumo de los seres humanos y a nuestra falta de objetividad en lo que a gastronomía se refiere; solo nos apoyamos en la satisfacción sensorial sin obedecer a normas establecidas o controlables”.

El encuentro, organizado por la propia Academia, se celebró en el restaurante Keki Tapería y una de las claves del éxito fue la perfecta coordinación y entendimiento en los minuciosos trabajos previos entre el propio Pedro Martínez  y el cocinero Sergio Martínez, que establecieron un impactante diálogo entre sus respectivas competencias. La mayoría de los vinos fueron aportados por Casa Rojo, que cuenta en su catálogo con caldos de diferentes denominaciones de origen nacionales, además de un Lavia+, excelente a sus  diez años y un extraordinario Tokay para terminar. Y empezó el juego de sensaciones. Con un cava Molto Negre, los asistentes se enfrentaron a dos versiones de un mismo producto en sendas cucharitas. Una sepia congelada cocida con aceite normal y sal y un cubito de mango, frente a una sepia fresca cocida al vacío con menta con un aceite  de oliva virgen extra 0,4 y unas tiras de mango. En un principio, la diferencia era evidente. Al final, tras el último trago, abismal. Hubo muchos juegos más de este tipo con vinos como La Marimorena 2015, un rías Baixas delicadísimo, con una coca con caballa marinada y aliño de tamarindo; un Rueda (El Gordo del Circo, 100% verdejo) que adquirió toda su expresión cuando se ‘casó’ con un rollito de pollo al curry rojo; un exultante encuentro entre una Gamus, cerveza artesanal de Jumilla, con toques de jengibre con un taco de cigala en tempura y caldo cítrico; un priorato (Maquinón) en este caso bígamo, que se enfrentó a dos preparaciones, una croqueta cremosa de bellota y un bikini de rabo de toro; y un maridaje objetivo, que asoció a un ribera del Duero (Alexander vs the ham Factory) con un canelón de pato con salsa de mostaza. Y antes de la guinda, el maridaje del territorio. El Lavia+07 con un cocido de chato murciano. Y la guinda. El Tokay, con una cucharita que contenía los sabores esenciales: dulce, ácido, amargo y salado, un diente de sierra de sensaciones, degustado a oscuras que aún permanece en la memoria cuando se escriben estas líneas.

En su ‘Manual del Vino’ Mauricio Wiesenthal asegura: “Saber comer es un exponente de buena educación, saber beber es una manifestación de buen gusto”. Saber combinar ambos conocimientos, decimos nosotros, es una muestra del dominio del arte de seducir. Y en ese terreno, Pedro Martínez hace mucho tiempo que alcanzó la excelencia. Su clase magistral junto con la documentación aportada, sirvió a los académicos para adentrarse de la mano de un guía experto por un mundo de gran complejidad e infinitos matices.

Ver Post >
Elogio del chato

Algunos momentos de la presentación de las II Jornadas Gastronómicas del Chato Murciano en el restaurante Airemar.

Pocas veces nos encontraremos con un producto gastronómico de reciente aparición en los mercados tan capaz de aglutinar en torno a su historial (el camino que va desde su origen genético hasta su configuración final puesto en el plato) tantos aspectos –científicos, productivos, económicos, sociales, identitarios…) como el chato murciano. Para José María Cayuela, Vicedecano de los grados de Nutrición, Tecnología de los Alimentos y Gastronomía de la UCAM, la recuperación  de esta especie autóctona que estaba en vías de extinción y su puesta en valor gastronómico es “un gran proyecto integrador”, ya que pone en contacto cultura, tradición, producción, economía, empresa, investigación, gastronomía y personas. Ángel Poto, investigador del IMIDA y promotor de las Jornadas Gastronómicas del Chato Murciano, cuya II edición se ha presentado en el restaurante Airemar (restaurante y productor y transformador de esta carne y sus derivados) se empeñó, hace años,  apoyado en un amplio equipo de investigadores, en recuperar esta raza porcina. Y lo hicieron a través de programas genéticos de cruces para disminuir la consanguinidad, de la puesta a punto de pruebas de paternidad de los animales para evitar cruces no deseados, y de estudios de calidad de las canales, de la carne y de los productos derivados. Pero también y tan importante, mediante el “fomento de la cabaña ganadera de la raza autóctona Chato Murciano entre los ganaderos interesados en su cría, adoptando sistemas de manejo y de alimentación, específicos para este tipo de animales y adaptando las instalaciones que alberguen a este tipo de ganado porcino, en la consecución de objetivos de Bienestar Animal”, según puede leerse en la memoria de actividades 2005-2006 del IMIDA. Y Ángel Poto se encontró en el camino con un cómplice, Juan Martínez Antolinos, propietario de la antigua venta los Tres Hermanos, en la antigua carretera a San Javier, y hoy del restaurante Airemar, a pie de la moderna autovía. Un gran restaurante con una espectacular carnicería-charcutería dentro, que esconde algunos ‘secretos’. Toda la planta que está bajo los amplios salones de celebraciones está ocupada por unas modernísimas instalaciones de despiece, curado y transformación de productos procedentes de los chatos murcianos que este mismo empresario cría en una granja situada a poca distancia. Una gran inversión que el propio Martínez Antolinos justifica: “Esto no se hace para ganar dinero, sino para tener satisfacción”. Y es que estos pioneros de la cría de esta raza que ha estado a punto de desaparecer, son pocos. Siete productores. Como pocas son las cerdas reproductoras que existen en la Región: poco más de 400. Y eso es lo que debe cambiar. Este es un proyecto en el que están comprometidas muchas personas: productores, restauradores, investigadores del IMIDA, de la UCAM y de la UMU, la Consejería de Agricultura… y al que hay que sumar el compromiso de los consumidores.  Según aumente la demanda de estos productos tanto en tiendas y lineales como sobre los manteles de los restaurantes, se incrementarán las producciones y en consecuencia la población de estos animales.

En el año 86 no existía el queso de Murcia al vino. Un compromiso parecido (también la figura de Ángel Poto estaba en su génesis) lo ha convertido, 30 años después, en un producto de alto valor añadido, con alta carga identitaria y reconocido internacionalmente. Pues bien, ese camino es el que debe recorrer el chato murciano: un gran producto, exclusivamente nuestro, en torno al que se puede articular toda una narrativa con un gran atractivo para consumidores, foodies y gastrónomos internos y clave en iniciativas de gastroturismo.

Ver Post >
Assurbanipal en Cieza

Trasladarse a Cieza para comerse una albóndiga de cordero, nueces y malva en salsa de granada, inspirada en una milenaria receta de Assurbanipal, solo es posible si es la Academia de Gastronomía, y concretamente, uno de sus miembros, Juan Ángel España, quien lo organiza. Lugar, restaurante Tarradelllas, al frente de cuyas cocinas están las mágicas y delicadas manos de su jefa de cocina, María José. Motivo, la celebración de un ágape gastronómico abierto en torno a la floración de los árboles frutales en Cieza, un subyugante fenómeno natural que pinta los campos de impactantes colores rosas, blancos y verdes, una mágica paleta con millones de flores como protagonistas, un vasto lienzo sobre el que la naturaleza y la mano del hombre trabajan al alimón con sus pinceles y que Manuel, el guía de la visita, supo desentrañar para los neófitos visitantes. Y las flores fueron también protagonistas en el ágape, cuya declaración argumental no podía ser otra que “Cocinar con flores”. Pero antes que el estómago, había que alimentar el espíritu. En su docto recorrido, Juan Ángel España viajó por los diferentes hitos de la florifagia (acto de comer flores), una manifestación cultural y gastronómica que, por más que se empeñen algunos snobs malinformados, nada tiene de moderno. Porque desde Homero y su encuentro con los lotófagos, en el capítulo IX de la Odisea,  desde el recetario del romano Apicio, o desde el tratado del boticario griego Dioscórides hasta las recetas con flores de Nostradamus (si, también dedicó su tiempo a la cocina el gran visionario), la revitalización de su uso en la alta cocina con los chefs Michel Bras y Marc Veyrat y su extensión a templos de la vanguardia culinaria como El Bulli o el Celler de Can Roca, su utilización, con altibajos ha sido constante. No podemos olvidar (continúa el pequeño tratado que, a modo de documentación acompañó el ágape) que alimentos que nos son tan habituales como el brócoli, las alcachofas, el azafrán, la coliflor o las tápenas no son sino flores. Y metidos ya en la faena de alimentar el cuerpo, el despliegue culinario fue impactante: además de la albóndiga de Assurbanipal, último gran rey de Asiria (que por cierto, las ofreció en un ‘pequeño’ banquete con  casi ¡70.000 invitados!), flores de pensamiento y tápena sobre bonito y láminas de tomate; flor de calabacín en tempura rellena de queso y anchoas; arroz de alcachofas y coliflor con pétalos de caléndula;  bacalao con crema de almendras, genenciana y pétalos de azahar, crema de peras con pétalos de rosa, melocotón chato ciezano en almíbar con sus flores… Toda una sucesión de impactos sensoriales delicadamente empaquetados con un emplatado pleno de delicadeza y sensibilidad, como correspondía con la condición de las protagonistas de la velada: las flores.

Gracias mil sean dadas a medias a Assurbanipal y a Juan Ángel España.

Ver Post >
El relato gastronómico

La alcaldesa de Bullas, María Dolores Muñoz, Pachi Larrosa y Toñi Fernández, de la Ruta del Vino, en la presentación de Vinarte.

Cocinando con melocotón en Cieza.

Las gastronomías locales-regionales (entendemos por gastronomía mucho más allá que cocina: historia de las sociedades, sistemas de producción, formas de vida, usos y costumbres condicionados por esos sistemas, producción cultural asociada…) conforman una de las expresiones culturales más definitorias de lo que se ha denominado el patrimonio intangible de un territorio. Y el potencial turístico (ahora se diría las posibilidades de oferta experiencial) que ofrecen es contundente… siempre que se sepan segmentar, por un lado y englobar en un relato más amplio, por otro. Y ¿qué es el relato? Pues el conjunto de las diferentes líneas argumentales que contextualizan esas experiencias y les proporcionan coherencia. Estos días asistimos en la Región a una especie de ‘boom’ de microrelatos gastronómico-turísticos que son  un magnífico ejemplo de lo que decimos.  Se está celebrando el  programa  de actos relacionado con el fenómeno de la floración de los frutales en Cieza. Cómo, a partir de un fenómeno natural se articula un paquete de actividades que van desde rutas temáticas (senderismo, rafting, almuerzos campestres…), ofertas comerciales (alojamientos, restaurantes..), menús relacionados con la floración, un concurso de cocina del melocotón,  exposiciones, mercadillos… y un sin fin de actividades más. Bullas, ‘bulle’ este mes en torno al vino. La D.O. presenta sus novedades mientras desde el Museo del Vino se organizan cenas maridaje, visitas guiadas a bodegas y viñedos, talleres de cata, degustaciones acompañadas de conciertos de música en vivo… Y en Murcia se celebra un evento que debería ser el germen de algo mucho más grande, dado que aquí, el ‘relato’ es el de las formas de vida que han configurado la Murcia actual: la Semana de la Huerta. Tres acontecimientos muy directamente asociados con el entorno local y sus gentes, con su historia y con su futuro.ᨸ

Ver Post >
Conservas, la doma del tiempo

Un momento de la jornada sobre conservas celebrada en el CCT.

El miedo está en el origen de la conservación de alimentos. El miedo al futuro inmediato, a la incertidumbre ante los días venideros, a la inseguridad provocada por las guerras y las hambrunas… en definitiva, el miedo al desabastecimiento, a la falta del sustento diario. Y como en tantas ocasiones en la cocina de  la sociedad de la abundancia esas conservas han perdido su primigenio carácter de supervivencia y han entrado de pleno en el mundo de la alta gastronomía.

Mientras el hombre fue cazador-recolector vivía al día, consumía lo que cazaba y recolectaba y, además, lo comía in situ, en el mismo lugar donde lo había obtenido. Para encontrar el origen de la conservación de alimentos hay que remontarse nada menos que 12.000 años, a la revolución agrícola. La agricultura fijó a los grupos humanos a un lugar (donde cultivaban) y, ante los excedentes que en determinados momentos se producían fueron viendo la conveniencia y necesidad de conservarlos para su consumo en diferido. Por cierto, el fuego ya lo habían descubierto los hómínidos ‘un poco’ antes: 500.000 años, semana arriba, semana abajo. Cuando se juntan la agricultura con el fuego surge la cocina y las conservas.

Las primeras técnicas
Los hombres de las cavernas ya descubrieron que, cuando más tiempo pasaba un asado junto al humo de la hoguera, más tiempo se mantenía comestible. El ahumado fue el primero de los sistemas de conservación. Siglos después, los antiguos egipcios descubrieron los efectos de la sal y, por lo tanto, las salazones (unos 3.000 años tirando por lo bajo). Los griegos que añadiendo miel a frutas frescas y cociéndolas y depositándolas en odres impermeabilizados con resina, se conservaban durante semanas. Los romanos, conservaban vino durante décadas en ánforas herméticamente cerradas.  (PECIOS) Los pueblos afincados a orillas del mediterráneo secaban al sol pescados y verduras y fabricaban conservas con las vísceras de pescados (el famoso garum) que se conservaba en ánforas selladas.

Luego apareció la técnica del escabechado. La palabra escabeche proviene del persa sikbâg, o sikebech: “guiso con vinagre” que se refería a un guiso de carne con vinagre y otros ingredientes que ya aparece citado en ‘Las mil y una noches’. Aunque se trata de una técnica extendida por todo el Mediterráneo, suele señalarse en los recetarios internacionales como una técnica de conservación de alimentos española. Esta técnica ha evolucionado mucho y ahora comparten mesa y mantel escabeches tradicionales con mucho aceite, que mantienen su sentido de técnica de conservación por largos espacios de tiempo, con técnicas muy aligeradas de grasa, cuya función utilitaria ha cedido protagonismo a la de aportar un valor gastronómico añadido a un determinado plato. Y es que, excepto el frío (y con matices), todos los demás agentes que intervienen en las diferentes técnicas de conservación de alimentos modifican el sabor de los mismos, algo que, lejos de ser un problema, constituye un gran ventaja. Y hablando del frío como método de conservación, ya en el siglo XV el gran Leonardo Da Vinci estaba dándole vueltas a la cabeza de cómo conservar canales de vaca para tener siempre disponibles para los multitudinarios banquetes de la época (el gran hombre del renacimiento fue, durante un tiempo maestro de festejos y banquetes de Ludovico Moro, señor de Milán). Y se le ocurrió (y escribió) lo siguiente: “Cubriré la superficie de un lago que esté helándose de vacas muertas y cuando el agua se haya solidificado sobre ellas, las cortaré individualmente con un serrucho y las llevaré a cavernas subterráneas para guardarlas allí, para que los que gusten de su carne, la saboreen sin tener que sufrir las molestias y retrasos de sacrificar una nueva vaca”. No hubo ocasión de probar tan megalomaníaco experimento. Habría que esperar a 1867 para que Charles Tellier inventara un dispositivo destinado a fabricar hielo.

Algunas de las conservas artesanales mostradas.

La industria de la conservación

Uno de los platos elaborados a partir de conservas.

La historia de las conservas industriales comienza con Francois Appert, que inventó, hacia 1804, un procedimiento a base del calentamiento del alimento en un recipiente de cristal herméticamente cerrado, sin que ello destruyera su sabor. Peter Durand inventó en 1810 la caja de hojalata soldada y la patentó en Inglaterra. No dejó de resultar sospechoso que uno de los catadores, Lord Wellesley, más tarde Duque de Wellington, no pudiera presentar en persona su favorable informe por mor de una indisposición.

Parece ser que el ingenio del tal Durand se agotó con la invención de la lata y que no le dio… para inventar el abrelatas, lo que no ocurrió hasta 40 años después. Las instrucciones impresas rezaban: «Cortar alrededor del borde con un cincel y martillo». Imagínense abrir una latilla de anchoas con este método. En fin, el caso es que los soldados británicos, desesperados ante la difícil tarea, llegaron a utilizar las bayonetas a tal efecto. Algunos historiadores han llegado a sugerir que, originariamente, la bayoneta no estaba destinada a la noble función de sacarle las tripas al enemigo, sino a acceder al contenido de las dichosas latas. Y está documentado que hasta las dispararon. A las latas.

Tomás Écija y El Sordo
Artesanía y procesos industriales, tradición y modernidad, son dicotomías que han corrido parejas a lo largo de la historia en lo que se refiere a la utilización de las conservas de alimentos. La última jornada de la cuarta edición de ‘Sabores Región de Murcia’, organizada por el CCT y dirigido por Joaquín Reyes contó con la presencia de dos de los mejores cocineros de la Región, que coordinados por quien esto escribe descubrieron las posibilidades gastronómicas de las conservas artesanales..

Propietario, gerente y Jefe de Cocina del Restaurante El Albero (Ceutí) desde hace14 años, de Albero Gourmet, una pequeña tienda delicatesen, y de una empresa de servicio de catering, TOMÁS ÉCIJA ha participado en un gran número de congresos gastronómicos como ponente, entre ellos, en varias ediciones de Murcia Gastronómica, y ha representado a la Región en Madrid Fusión, uno de los grandes encuentros gastronómicos del mundo. Habitual en programas de cocina en televisión, y con una cabeza en permanente ebullición, siempre ha buscado aportar a la cocina  regional y a los productos de la rica despensa murciana innovación y creatividad, una actividad por la que ha sido premiado en varias ocasiones.

Y JESÚS ORTEGA, más conocido por El Sordo, es propietario y chef del restaurante El Sordo, de Chicote, un restaurante que el pasado año fue distinguido con el premio al mejor restaurante tradicional de la Región, en la I edición de los Premios de Gastronomía de La Verdad. Cuarta generación al frente de un establecimiento que nació en 1917, El Sordo atesora, pues,  100 años de sapiencia culinaria. Les leo parte del currículum de Jesús, escrito por él mismo: “Ayudante de cocina a muy temprana edad de mi madre y de mi abuela. Trabajo que alternaba con cavar la huerta con una azada de marca La Bellota de muy elevadas prestaciones. También aparejaba la burra todos los días y daba comida a los animales. Aprendí de mis progenitores el oficio de la cocina.. pero, mas que formulas o recetas aprendí a entender como una cosa normal el inmenso e incomprendido sacrificio del trabajo en la hostelería, el cual adquiere tintes épicos por no decir inhumanos”.

Todo lo anterior está muy bien, pero no es lo más importante. Ambos son auténticos apasionados por la cocina,  dos tipos humildes y optimistas, con un gran sentido del humor, que siempre están con la sonrisa en la boca… y yo creo que estas son las verdaderas cualidades de un buen cocinero: ser feliz haciendo felices a sus clientes. Que se ‘conserven’ así muchos años.

 

Ver Post >
Loa del conejo

Es curiosa la relación que tiene esta región con el Oryctolagus cuniculus, conejo para los amigos. Un animal abundante hasta adquirir en muchas ocasiones el carácter de plaga, muy vinculado a la vida rural, pero cuya carne está presente en el recetario tradicional y popular murciano en apenas tres o cuatro elaboraciones cuyo origen se pierde en la noche de los tiempos: Arroz con conejo, conejo al ajo cabañil, conejo frito con tomate y poco más. Y si escasean las recetas con esta carne en las cocinas domésticas, en el mundo de la restauración la presencia de esta carne es cercana a cero.

Una receta con las chuletillas.

Hervé Medina, en plena demostración.

Y esto, pese a que se trata de una carne con numerosas posibilidades gastronómicas (de ello dan fe las abundantes referencias en los diferentes recetarios de otras regiones españolas), tremendamente versátil, muy efectista en el plato al tratarse de un animal pequeño cuyo despiece deriva en elementos bien definidos, y la más sana de las carnes, por encima de la del pollo. Sin apenas grasa, bajo contenido en colesterol y en sodio, fácil de digerir y abundante en proteínas, la carne de conejo es una opción muy apropiada para una cocina saludable. Así que es incomprensible su olvido. De hecho, en los lineales de los supermercados solo podemos encontrar dos formatos: conejo entero y medio conejo, troceado o no. Y punto.

Algo insólito en una península que Gayo Valerio Catulo llama cuniculosa (‘conejera’) y que los fenicios denominaron (o al menos así lo afirma una e las teorías etimológicas al respecto) i-špʰanim, raíz de nuestro nombre actual. Bien es cierto que se trata de un producto  con el que hay que tener cuidado en la restauración en zonas eminentemente turísticas, como la nuestra, porque enseñar a un guiri una carta en la que haya un plato de ‘rabbit’ es como mentarle a su señora madre. Para ellos es un animal de compañía, así que el efecto sería similar al que produciría en nosotros que nos presentaran un plato de perro. Hecho con nuestro perro. Pues nos da un patatús.

Pero en fin, guiris y sus cosas aparte, por fin ha aparecido una empresa murciana dispuesta a solucionar las cosas, Carnesana presentó esta semana en el CCT sus productos: cortes del despiece de conejos específicamente criados para ello y enfocados no solo al consumo doméstico sino al mundo de la restauración: lomos, carrés,  paletillas, chuletillas… y elaborados como hamburguesas forman parte del catálogo de estos emprendedores que han pasado del negocio familiar, dedicado exclusivamente a la cría de conejos para su entrega al matadero, a cerrar el círculo desde la producción al procesamiento y la comercialización. Un producto con valor añadido que fue objeto en las instalaciones del CCT de una demostración de cocina a cargo de Hervé Medina, que elaboró recetas como un conejo royale (siguiendo la clásica receta de la alta cocina francesa), un lomo de conejo confitado, otro en escabeche, unas paletillas asadas y un civet de conejo (otro clásico francés), entre otros.

Puedo afirmar con conocimiento de causa que las chuletillas son un escándalo. Pues eso, como dice el lema de Carnesana: “La carne de conejo como nunca la has visto”

Ver Post >
Sobre el autor Pachi Larrosa
Periodista, crítico gastronómico. Miembro de la Academia de Gastronomía de la Región de Murcia. http://gastronomia.laverdad.es/almirez.html

Últimos Comentarios

Pachi Larrosa 18-09-2016 | 15:58 en:
Gastrovin se hace mayor
cosicasclaras 12-09-2016 | 11:47 en:
Gastrovin se hace mayor

Otros Blogs de Autor