La Verdad

img
Categoría: ¿Cúal es su butaca?
De la mano de pianistas (I)

vivianne

El piano vuelve a cobrar relevancia en Murcia con motivo del Concierto Internacional ClaMo Music del próximo fin de semana. Siguiendo la fórmula del año pasado, la Orquesta Sinfónica de la Región de Murcia, dirigida por Gonzalo Berná, acompañará a cuatro jóvenes pianistas consolidados a nivel internacional con el denominador común de haber ganado alguna de las ediciones de este prestigioso concurso de piano.

Los protagonistas de esta atractiva velada pianística serán las rusas Galina Zhukova y Marina Kan Zelvik, el griego Konstantinos Destounis y la norteamericana Vivianne Cheng. Los tres primeros concertistas ya son conocidos en Música Inesperada (ver enlace al final titulado “Las atmósferas del piano”) y volverán a contarnos próximanente como son las obras que tocarán en el Auditorio Víctor Villegas.

Hoy describiremos musicalmente a Vivianne Cheng, intérprete nacida en North Carolina en 1990 y una de las cinco jóvenes artistas oficiales de la casa Steinway . Ella cultiva desde los diez años de edad un amplísimo repertorio pianístico como solista, concertista y músico de cámara. Formada en el Conservatorio de Amsterdam, en el Universität Mozarteum de Salzburgo, en la Juilliard School y en el Curtis Institute of Music, ha ganado concursos internacionales de piano de la talla del Bach de Turek, el de Nueva York, el ya citado ClaMo Musik, el Bartók-Kabalevsky-Prokofiev, el Wideman y el Albert M. Greenfield de la Orquesta Philadelphia.

Esta emergente pianista americana ha pisado escenarios tan célebres como el Carnegie Hall, la Steinway Hall, la Symphony Hall, la Musikverein, la Wiener Saal, el Mirabell Palace, el Arenberg Castle y el Lincoln Center, entre otros. El viernes interpretará la Rapsodia sobre un tema de Paganini de Sergei Rachmaninov y nos explica que: “La obra se basa en el último Capricho para violín de Niccolo Paganini. No es el típico concierto con tres movimientos, sino que consta de 24 variaciones increíbles”.

Según Vivianne, cada variación tiene un carácter, una emoción y un virtuosismo distintos: “Para mi, el momento más especial es la variación número 18, que es una inversión del tema de Paganini. Es una de las melodías más bonitas y románticas jamás escritas, con un intenso diálogo emocional entre solista y orquesta”.

Nuestra invitada de hoy, nos recuerda que Rachmaninov se trasladó desde Rusia a Estados Unidos antes de escribir este concierto, por lo que su estreno tuvo lugar con el propio compositor ruso como solista acompañado de la Orquesta Philadelphia.

Les recomiendo que acudan a este concierto. Cuando Vivianne toca en la Sala Solitär del Mozarteum de Salzburgo, donde es profesora asistente del profesor Andreas Groethuysen, es muy complicado conseguir una entrada. Realmente, es una mujer con un talento musical excepcional.

¡Si aman la música clásica, no dejen pasar esta ocasión!

 

Viernes 15 de diciembre de 2017, 19 horas. Variaciones de “La ci darem la mano” de Chopin, Concierto para piano opus 16 de Grieg, Concierto para piano número 3 y Variaciones sobre un tema de Paganini de Rachmaninov. Galina Zhukova y Konstantinos Destounis, Marina Kan Selvik y Vivianne Cheng (pianistas).  Orquesta Sinfónica de la Región de Murcia. Gonzalo Berná (director). Entradas: desde 10 a 30 euros.

 

Las atmósferas del piano

Ver Post >
Respeto y rebeldía

playa-arcachon

Arnold paseaba junto a su segunda esposa, Gertrude, por la playa de Arcachon. Contemplaban el Océano Atlántico con la esperanza de que más allá del horizonte, Norte América brindase un futuro mejor a la pequeña Nuria, que con tan sólo un año de edad era ajena a lo que pasaba a su alrededor. Hacía unas semanas llegaba a casa una carta fechada en septiembre de 1933 que informaba a su padre del despido del puesto como profesor en la Academia Prusiana de Bellas Artes de Berlín. Poco después, le había llegado desde Boston una oferta laboral para impartir clases en la Longy School.

La situación en la capital alemana era complicada para personas de origen judío como Arnold. Ni siquiera su conversión a la religión protestante lo protegía de la Ley para la restauración del servicio civil profesional, en vigor desde abril de 1933 y que permitía rescindir contratos a todo el que no pudiera demostrar su ascendencia aria. La elección de Hitler como canciller en enero de ese año y la victoria del Partido Nacional Socialista en las elecciones parlamentarias de marzo, había cambiado el curso de los acontecimientos para muchos ciudadanos.

Además, la música que componía Arnold era un tanto complicada por su atonalidad y su naturaleza dodecafónica, lo que no gustaba nada a las autoridades berlinesas. El compositor no se sentía cómodo en su trabajo y trataba de viajar con frecuencia alegando una enfermedad asmática. Uno de sus destinos preferidos era España en un intento de evitar caer en depresión y de digerir la tensión interna que le producía sus ambivalentes sentimientos de respeto y rebeldía.

En este periodo tan crítico de su vida, Arnold Schönberg (1874-1951) compuso el Concierto para cuarteto de cuerda y orquesta en si bemol, una obra singular por ser una transcripción libre del Concierto grosso opus 6 número 7 de Händel. Esta obra comenzó a escribirla en Berlín en Mayo de 1933, pero la finalizó durante su estancia veraniega en Arcachon, localidad de la costa francesa. Estaba rehaciendo su vida con Gertrude, tras el fallecimiento de su primera esposa y trataba de recuperar su identidad religiosa reconvirtiéndose al judaísmo con motivo de una visita a París.

En esta época, la música del barroco desapareció prácticamente de las programaciones de los auditorios europeos y es curioso como el dodecafonista y atonal Schöenberg decidió ofrecer música del Barroco a un público que prácticamente sólo conocía las obras orquestales modernas y como volvió a la tonalidad escribiendo arreglos y transcripciones de otras obras.

Esta ambivalencia en la personalidad de Schoenberg llamó mucho la atención porque hay que considerar que, como fundador de la Segunda Escuela de Viena, defendía con vehemencia su concepción moderna de la música y siempre había criticado el estilo de Händel por considerarlo defectuoso.

El Concierto para cuarteto de cuerda y orquesta modifica la melodía y armonía de Händel y sobretodo se caracteriza por su potente orquestación, escrita para una orquesta que nadie hubiese imaginado doscientos años antes. En palabras del propio Schönberg, él mejoró la obra del maestro barroco eliminando las partes no interesantes y ampliando las que a su criterio merecían la pena.

La programación en Murcia esta semana de este concierto es una novedad y un hito cultural. En escena tendremos a los músicos de dos formaciones de nuestra comunidad que lideran el panorama musical como son la Orquesta Sinfónica de la Región de Murcia y el Cuarteto Saravasti, que ésta celebrando su XXº aniversario.

El 25 de octubre de 1933, Arnold, Gertrude y Nuria embarcaban rumbo a Estados Unidos con el apellido transformado en Schoenberg. Once meses más tarde, esta original obra del maestro austríaco se estrenaba en Praga con el Cuarteto Kolish como solista.

 

Martes, 28 de noviembre, 20h. Concierto para cuarteto de cuerda y orquesta de Schönberg. Suite nº 1 de Bach. Música para los reales fuegos artificiales de Händel. Cuarteto Saravasti. Orquesta Sinfónica de la Región de Murcia. Virginia Martínez (dirección).

Ver Post >
Existencias paralelas

foto1
Las madres son fascinantes. ¿Han detectado el brillo de la mirada de la mamá que lleva a su hijo pequeño a clase de música? No hay otro ejemplo más claro de determinación que la constancia con la que un pequeño músico es llevado de la mano, tarde tras tarde y año tras año, a la escuela o al conservatorio de música. Todo ello sin descuidar nunca la preparación de una nutritiva merienda, el transporte de un instrumento del tamaño de un violonchelo, ni el apoyo en los deberes escolares siempre solapados con las cenas y otras obligaciones.


Hoy les voy a hablar de un grupo de músicos que podríamos considerar como generación dorada por su brillante trayectoria académica, con muchos paralelismos entre ellos y el mismo modo de entender la música. Estos jóvenes nacidos en la década de los noventa, participaron hace diez años en el primer Ciclo de Jóvenes Solistas del Ayuntamiento de Murcia y, animados por el coordinador del mismo, Enrique González Semitiel, constituyeron una orquesta de cuerdas bajo el nombre de Camerata de Murcia.


La primera vez que la madre asistió a un concierto de la Orquesta de Jóvenes Aspirantes de la Región de Murcia donde su hijo de once años tocaba con un empeño y una ilusión desbordantes, vio compensados todos los esfuerzos para llevarlo con puntualidad a clase y las esperas de entre una y tres horas en el patio hasta que terminara las clases de música.

foto2
Esta que comienza será la novena temporada de Camerata de Murcia, actualmente denominada Cammerata. Lorenzo Meseguer, violonchelista y miembro de la junta artística de la orquesta nos cuenta hoy como va a ser el concierto conmemoración de la Xª edición del Ciclo de Jóvenes Solistas del próximo sábado y la programación de este año en el Auditorio Víctor Villegas: “En el concierto del Teatro Circo interpretamos cuatro obras de la primera mitad del siglo XX que son muy interesantes y audibles para el publico. El concertino y solista invitado es el profesor Wibert Aerts del Conservatoire royal de Bruxelles, un especialista en este repertorio”.


Aquel niño al que había que ayudarle a transportar el chelo, completó su formación orquestal desde los catorce a los veintiún años en la Orquesta de Jóvenes de la Región de Murcia y en la Joven Orquesta Nacional de España, a las que accedió superando unas reñidas pruebas de acceso. La admisión en el Real Conservatorio de Música de Madrid alejaron a nuestro amigo músico de su hogar y de su ciudad. Al tiempo que los esfuerzos económicos se incrementaban para sus padres, estos veían como las estancias en casa del hijo eran cada vez más ocasionales.


El Concierto fúnebre del compositor judío K.A. Hartmann (1905-1963) forma parte de la denominada Entartete Musik o música degenerada para el régimen nazi. En esta obra, Wibert Aerts será el violín solista. Además, en el concierto de Cammerata escucharemos la Suite para cuerdas de Leo Janacek (1854-1928), un ejemplo de música nacionalista checa; la Pequeña suite para cuerdas, obra de juventud de Carl Nielsen (1865-1931) y las Danzas griegas de Skalkotas (1904-1949), compositor que fue alumno de Arnold Schoenberg.


Siguiendo los pasos de Gonzalo, su hermano mayor, nuestro joven amigo consiguió ser admitido como alumno en el máster del Mozarteum de Salzburgo a los 21 años y, finalizado este periodo formativo, ingresar en el prestigiosos máster de la Royal Academy of Music de Londres. Meses después formaría parte de la plantilla de la Orquesta Balthasar Neumann de Friburgo (Alemania), posiblemente la mejor del mundo en el repertorio de música antigua. Atrás quedaron los días en los que las becas BBVA y Banco de Santander fueron cruciales para estudiar y viajar en avión con un billete extra para que el violonchelo ocupase la otra butaca.

casual
La programación de Cammerata en el Auditorio para el curso 2017/18 para Lorenzo Meseguer tiene un sentido ecléctico ya que “abarcaremos cuatro siglos de música, desde el XVIII hasta el XXI, con solistas de primer nivel”. En el primer concierto de homenaje a Narciso Yepes, el invitado será Rafael Aguirre, el guitarrista español con más premios internacionales. Para el día de los enamorados, Cammerata ha preparado un programa Jazz Fusion con el trombonista Pablo Martínez y su Jazz Band del Concertgebouw de Amsterdam. Finalmente, nos explica Meseguer, “el 7 de mayo interpretaremos el Stabat Mater de Boccherini y el Salve Regina de Händel con la colaboración del cuartetista internacional Cibrán Sierra y la soprano Eugenia Boix, especialista en música antigua”.


El día que llamó a su madre para comunicarle que había superado las pruebas de selección en la City of Birmingham Symphony Orchestra fue uno de los más felices para la familia. Había logrado convencer a un tribunal compuesto por doce músicos de la prestigiosa orquesta y comenzaba un trial de entre unos meses a tres años de duración, en los que participaría como invitado en distintos proyectos de la prestigiosa orquesta con el fin de conocer mejor su nivel profesional y sus cualidades personales.


Cammerata, hoy en día, es una orquesta de cuerdas compuesta de grandes músicos repartidos por toda la geografía europea (Gales, Berlín, Basilea, Bruselas, Valencia, Valladolid y Murcia, entre otros). Dejando de lado el alto nivel artístico estos intérpretes, cada uno de ellos aporta al colectivo otros talentos: “La violista Ana Mba es muy estricta y se encarga de la coordinación de los músicos en los encuentros. La violinista Laura Torcal es muy creativa y se encarga del diseño de imagen, de cuidar las necesidades técnicas y llevar la organización de los conciertos escolares. La violinista María Ramírez prepara los vídeos publicitarios sobre los conciertos. El violinista Antimo Miravete hace la labor de archivero con el encargo de conseguir las partituras y de distribuirlas. Además tiene una memoria tan prodigiosa que es capaz de recordar todas las anécdotas de nuestra infancia y adolescencia, cuando éramos unos niños en la Orquesta de Jóvenes Aspirantes y en la de Jóvenes de la Región de Murcia”. El propio Lorenzo Meseguer hace las funciones de tesorero, programador y de contactar con los artistas invitados, aunque no menos importante es el papel de un fan de las tecnologías como el violista Miguel Ángel Rodríguez o las bromas de Antonio Morote que tanto animan los ensayos.


Hace unas semanas, la Orquesta Sinfónica Ciudad de Birmingham anunciaba que Lorenzo Meseguer había superado el trial y logrado el puesto de violonchelista en la agrupación por unanimidad (https://cbso.co.uk/news/tutti-cello-appointed). A partir de enero, para nuestro amigo comienza una etapa apasionante en una de las mejores orquestas del planeta, en la que tocará más de cien conciertos al año y recorrerá las mejores salas de Centroeuropa, Norteamérica y Asia.


Este post está dedicado a Aniana, la madre de Lorenzo y Gonzalo Meseguer, en representación de todas las madres del resto de componentes de Cammerata.


Sábado 25 de noviembre, 21 horas. Teatro Circo de Murcia. Concierto de clausura de la X edición del Ciclo de Jóvenes Solistas. Obras de Hartmann, Janacek, Nielsen y Skalkotas. Cammerata. Wibert Aerts (violín solsita y concertino). Entrada: 10 euros.

Ver Post >
Secretos de estilo

img_2668

Haydn y Mozart fueron dos compositores que se admiraban mutuamente. Era muy habitual que uno escuchara la música del otro y que, basándose ambos en esta experiencia, elaborasen ese lenguaje musical tan propio del Clasicismo.

A lo largo del fin de semana, la Orquesta de la Universidad de Murcia desarrolla un programa de música clásica centrado en obras de los dos maestros austríacos dirigido por Lorenzo Coppola (Roma, 1975), profesor de clarinete histórico de la Escuela Superior de Música de Cataluña y clarinetista de la Orquesta Barroca de Friburgo.

Para él, existe una clara relación entre el estilo clásico y el de la ópera bufa que tanto entusiasmó a la burguesía y a la sociedad europea en general, a partir de 1750: “Después del estreno de La serva padrona de Pergolesi, todos los maestros y, en especial los italianos, se orientan hacia esta forma de composición popular, lo que tuvo una influencia en Haydn y Mozart”.

Para Coppola, hay una clara influencia de la ópera en la música instrumental de este periodo, que incorpora muchos códigos de la música teatral: “Se produce un intento por parte de la música instrumental de dramatizar y crear personajes o diálogos”.

A principios del siglo XX, los músicos empiezan a darse cuenta de lo que se habían alejado estilísticamente de la música barroca y renacentista y esto suscitó la curiosidad por imaginar como había sonado la música antigua, nos cuenta Lorenzo Coppola: “A partir de los años setenta y ochenta, muchos músicos se sienten insatisfechos de cómo se interpreta la música del Barroco y del Renacimiento, que apenas se estudia en los conservatorios o se programa en los conciertos”. Para el profesor italiano, la música antigua es una actitud y un punto de vista sobre el arte. Así, se reacciona a la tendencia de tocar todo de la misma manera y “se intenta profundizar en el conocimiento del estilo y la percepción de las emociones a través de buscar los extremos y los contrastes. El tocar con instrumentos históricos con técnicas antiguas, fraseos, actitudes y sonidos, supone un punto de vista más rico e interesante”.

Para Coppola, trabajar con la Orquesta de la Universidad de Murcia permite que sus músicos profundicen en el conocimiento de la música antigua, situando cada obra en su contexto histórico: “Esto supone ampliar los límites y disfrutar más. Tienen que conocer el contexto histórico, los recursos que tenían los compositores, el tipo de teatralidad o puesta en escena que se hacía y tocar sin director de orquesta, como ocurría en esa época. Comprender la complejidad de una obra permite acceder a un mundo emocional desconocido”.

Si queremos que la música clásica recupere su papel primordial en la vida cultural de una sociedad, hay que descubrir los secretos del estilo, según Coppola: “Se trata de analizar como funciona el contraste dinámico, de articulación, de métrica y como se declama el texto. Para Haydn, el estilo clásico es una conversación entre personas que hablan de manera educada y culta”.
En definitiva, el profesor Coppola anima a los músicos universitarios a lograr que el público vuelva a casa con una comprensión tan intuitiva como intelectual de las piezas que se interpretarán. Solo así, lograrán que la música clásica proporcione emociones y sea una prioridad en la vida del oyente.

 

Domingo 12 de noviembre, 20 horas. Claustro del Museo de la Ciudad de Mula.

Lunes 13 de noviembre, 20 horas. Auditorio del Centro Cultural “Puertas de Castilla” de Murcia.

Programa: Mozart y Haydn. La Ópera sin palabras. Concierto para oboe en Do Mayor K.314 de Mozart y Sinfonía nº 98 de Haydn. Orquesta de la Universidad de Murcia. Lourdes Vigueras (oboe). Lorenzo Coppola (profesor de orquesta). Entrada libre hasta completar aforo

Ver Post >
Artistas en conserva

lt0

Uno de los proyectos culturales más originales y atractivos que se están desarrollando en la región y que, en unas semanas, se expandirá al resto de España, es el liderado por La Tempestad, la agrupación camerística de intérpretes expertos en música antigua afincada en nuestra tierra.

El proyecto se llama Elconservatorio.es y tiene su origen en una idea que a la directora y clavecinista Silvia Marquez le ronda por la cabeza desde hace tiempo. En Murcia, esta iniciativa constará de 3 conciertos ideados para desterrar la visión elitista de la música clásica y crear un ambiente distendido y cercano.

Cada evento se ha programado con obras musicales de La Tempestad entre las que sus músicos insertarán historias y anécdotas vividas en primera persona. Además, al final, los asistentes podrán degustar productos en conserva que los intérpretes han descubierto en sus giras internacionales.

Silvia Márquez nos cuenta que el público podrá hablar con el músico al terminar el concierto: “Para nosotros es algo muy necesario por dos razones: hace tiempo que sufrimos la etiqueta del elitismo en la música clásica y que el escenario se convierta en una barrera entre el auditorio y el artista; por otra parte, vemos con tristeza como la cultura general en este arte es cada vez menor, a pesar de que la música es un lenguaje universal ideal para trasmitir emociones. Pero la música necesita de la palabra para explicar  los orígenes, las razones, la forma o muchas historias relacionadas con ella y que hace que la gente, de repente, descubra un mundo nuevo. Creo que encontraremos un formato para que todos, músico y público, se sientan cómodos”.

La degustación post-concierto es algo muy interesante y le pido a Silvia que nos explique mejor en que va a consistir: “El concepto es precisamente el juego de palabras conservatorio/conserva. La parte gastronómica se basa en alimentos que se puedan conservar y que nos hemos traído de vuelta tras nuestros conciertos en otras regiones o países”. La clavecinista, continúa diciendo que la riqueza de procesos y técnicas de conservación y la calidad de muchos alimentos hacen posible hoy en día el preparar una exquisita cena sin necesidad de cocina.

La base del tercer elemento del proyecto son las historias: “Los músicos contamos lo que hay más allá del escenario, cómo preparamos los programas, dónde los hemos interpretado, de dónde venimos, qué hemos probado allí y cuáles son las costumbres gastronómicas… incluso alguna receta…” aclara Silvia.

Cuando se combina música y eventos, existe el riesgo de que un ambiente distendido de degustación distraiga la atención sobre la interpretación musical. La Tempestad tiene la idea de dirigir el interés hacia donde se requiera según el momento: “Cuando suene la música, ésta será lo principal, porque habremos hablado de ella antes y después, siguiendo un guión para cada velada.”

Silvia adelanta que después de la música vendrá una cena de pie, al estilo walking dinner, como dicen los belgas, de manera que se propicie el movimiento y la charla, y que en ciertos momentos los músicos hablen de algunos productos seleccionados. Márquez afirma que: “En ningún momento se concibe el típico evento con música de fondo. Ofrecemos una experiencia que hay que vivir. Pretendemos fomentar la escucha activa del público en todo momento, mediante comentarios interesantes según un guión establecido.”

El proyecto Elconservatorio.es es una más de las actividades de La tempestad que fue planteada a Factoría Cultural con un concepto muy concreto. Una vez seleccionado como uno de los proyectos residentes con beca, el objetivo era llevarlo al terreno empresarial y familiarizarse con aspectos de importancia como la definición, las marcas, las patentes, la internacionalización, el marketing, la financiación, los presupuestos  y todo aquello en lo que el artista no suele pensar: “En definitiva, se trata de convertir las ideas relacionadas con el arte y la cultura en algo viable”. 

Si quieren disfrutar de una velada con buena música, intrigantes anécdotas y una cena llena de sorpresas, les animo a que se matriculen en este conservatorio tan original.

 

Domingo 12 de noviembre, 19:30 horas. Local La Sala de Algezares. Música veneziana de los siglos XVII y XVIII con sabores argentinos. Guillermo Turina (violonchelo barroco).

Domingo 3 de diciembre, 19:30 horas. Local La Sala de Algezares. Chaconas para tecla siglos XVI-XX con sabores de Cñadiz y Segovia. Silvia Márquez (clavicémbalo).

Domingo 17 de diciembre, 19:30 horas. Local La Sala de Algezares. Sonatas para traverso y clave de la Europa del siglo XVIII con sabores de los países bajos. Guillermo Peñalver (traverso).

Información en la página web www.elconservatorio.es.

Ver Post >
Canto a Narciso

narciso-yepes

Uno de los seres vivos más intrigantes que aparece en algunos textos literarios sobre los que se ha escrito música es la alondra, una especie de ave que cohabita con nosotros y de un canto tan original como bello e intrigante. El trino musical que la alondra emite mientras vuela, nos alerta de su presencia antes de que la visualicemos y se ha asociado en la mística literaria con ideas de libertad, inspiración y alegría.
La alondra, que vive en los grandes terrenos de cultivo y en el campo abierto, tiene hoy dia la consideración de ave de interés especial. Quizás por ello, Franz Joseph Haydn (1732-1809) escribió un cuarteto llamado así en el que compuso un tema muy singular para la voz del primer violín y que el Cuarteto Saravasti interpretará en su homenaje a Narciso Yepes, nuestro músico universal nacido en Lorca.
El cuarteto La alondra de Haydn es probablemente el más interpretado del compositor austríaco y está incluido con el número 5 en el cuaderno opus 64 como nos explica Gabriel Lauret, violinista del Cuarteto Saravasti: “El cuarteto en Re mayor, Op. 64 nº 5 La alondra forma parte de los cuartetos Tost, como todos los de los opus 54, 55 y 64, ya que el violinista Johann Tost fue su destinatario”.
El tema de la alondra que canta el primer violín en el movimiento inicial Allegro moderato aparece tras una introducción de 7 compases de los otros tres instrumentos, donde alternan notas cortas con un carácter de marcha en el segundo violín y viola, contestadas por el violonchelo, según nos cuenta Lauret: “Sobre este ritmo surge el canto del violín sobre la primera cuerda lo que conlleva unos pequeños portamentos”. (Hay que aclarar que un portamento es el cambio del tono o frecuencia de un sonido sin que se produzca discontinuidad en el mismo).
Haydn cuando escribe La alondra es el mejor compositor en Europa y lo demuestra variando el tema principal de este célebre movimiento. Gabi nos lo explica asi: “La segunda vez que aparece el tema (o la tercera, si se realiza las repetición escrita por Haydn) es en el desarrollo, esta vez en la tonalidad de sol mayor. Ahora, la introducción se reduce a un único compás y con la entrada del tema el acompañamiento se transforma de forma sutil, ya que las notas picadas se hacen ligadas. El efecto es enorme, con una sensación más distendida y de mayor lirismo”.
Lauret ha analizado con detalle la edición inglesa de esta pieza y nos descubre el enorme sentido del humor del compositor en su juego con el oyente: “Me he dado cuenta de que en la exposición y en la reexposición del tema, éste va dos veces suelto y la última ligado, mientras que en el desarrollo aparece en dos ocasiones ligado y en otra suelto”.
Haydn vuelve al tema de La alondra dos veces más. Primero en la reexposición, de una manera muy similar al comienzo, con una transición al unísono de tresillos que conduce al acompañamiento rítmico inicial: “Esto tiene un efecto muy similar, pero Haydn le saca más partido esta vez ya que genera gran expectativa al oyente con una cadencia sobre la dominante y, tras una pausa, introduce el tema con un acompañamiento mucho más animado del resto de instrumentos, lo que crea un carácter optimista y festivo”.
Además de disfrutar de La alondra, el concierto del Cuarteto Saravasti incluye la interpretación de tres quintetos de guitarra de Boccherini en los que el arte de Carmen María Ros se unirá a los ocho brazos de la diosa hindú para rendir un merecido tributo al célebre guitarrista Narciso Yepes.
¿Realmente, existe una manera mejor de celebrar San Carlos?

 

Sábado 4 de noviembre, 20 horas. Cuarteto de cuerda en Re mayor Op.64 nº5 “La Alondra” de Haydn. Quintetos con guitarra nº 4, 7 y 9 de Boccherini. Cuarteto Saravasti y Carmen María Ros (guitarra). Precio 12 euros con reducción para estudiantes.

Ver Post >

Etiquetas

Otros Blogs de Autor