La Verdad

img
Autor: Carlos Escobar
Voces emergentes
img
Carlos Escobar | hace 19 horas| 0

Cantoría en el Festival de MA de Brujas. Foto de Mario Leko.

Cantoría en el Festival de MA de Brujas. Foto de Mario Leko.

 

Europa es el continente con más relevancia en la historia de la música. La cultura vinculada a nuestros orígenes nos hace ser personas más dignas y más bellas intelectualmente. Por ello, es muy importante que la juventud se interese por la literatura, la música, el arte y el humanismo, al tiempo que crece y ocupa su lugar dentro de la sociedad.

Cantoría, el ensemble vocal con D.O. murciana, continua su gira internacional en Amberes (Antwerp), donde tiene lugar el famoso Festival de Música Antigua IYAP 2017 (International Young Artist´s Presentation 2017). En este evento, Cantoría es una de las ocho agrupaciones europeas que han sido seleccionadas para participar en intensivas masterclass y para actuar en históricos edificios de la ciudad belga.

Este festival está organizado por AMUZ, un centro internacional de música fundado con los criterios de la interpretación históricamente informada, con la intención de mostrar los estilos musicales y culturas de cada periodo a una cada vez más amplia audiencia. Para ello, AMUZ ha reformado la antigua iglesia de San Agustín de Amberes, dotándola de la tecnología y acústica de las modernas salas de concierto.

El contratenor Samuel Tapia y el bajo Valentín Miralles son dos de los integrantes de Cantoría que comparten hoy con nosotros sus sensaciones como intérpretes en los festivales de Brujas, Amberes y Utrecht, la localidad holandesa que será la próxima estación en la gira. Estos interesantes músicos tienen una rica y variada trayectoria coral junto a una sólida determinación por profundizar en el canto histórico, lo que les ha llevado a la ESMUC de Barcelona, donde son compañeros de estudios.

Valentín es un joven murciano que ha estudiado piano, violín y canto. Nos cuenta que cada uno de los festivales en los que están participando tiene una filosofía distinta para seleccionar a los grupos participantes y establecer su cometido. En general, cada uno de los ensembles invitados tiene la oportunidad escuchar y conocer al menos a diez de los grupos que actúan en la misma jornada: “Probablemente, la propuesta más enriquecedora e interesante sea el IYAP, en la que convivimos durante cinco días con otros ocho ensembles, a la vez que recibimos masterclass con Raquel Andueza y Peter Van Heyghen y ofrecemos cuatro conciertos en la ciudad de Amberes”.

El tinerfeño Samuel, que también estudió violín antes de canto, aclara que cada época y estilo musical posee sus características e interpretaciones propias: “Una vez te familiarizas con las sonoridades, las ornamentaciones y fraseos propios de la época, es fácil apreciar cuando las voces de un ensemble se aproximan al contexto histórico”.

El instrumento más apreciado a lo largo del tiempo ha sido la voz y, de hecho, siempre se intenta imitarla en la música instrumental. Según Samuel Tapia, “La voz conecta directamente con el ser humano, aunque es posible expresar con instrumentos las mismas emociones que con ella. Aún así, la voz es para mí el instrumento más especial por cómo llega al alma. Es un gran misterio comprobar como la voz de cada persona tiene su propio y especial color.”

Valentin Miralles y Samuel Tapia nos explican que el programa que han elegido para los festivales de Brujas, Amberes y Utrech se basa en músicas profanas del siglo de oro español: “El contenido general gira sobre diversos romances e historias, normalmente protagonizados por un personaje femenino. El papel que deben jugar las voces, como consecuencia de esto, guarda una estrecha relación con el texto. Tanto la música y el teatro van a la par”.

El siguiente objetivo de Cantoría es lograr una plaza en el programa EEEMERGING (ensembles europeos emergentes), una programa similar al Eramus universitario que intenta facilitar la formación de los jóvenes interesados en la música antigua, probablemente uno de los legados más importantes que tenemos los europeos.

Ver Post >
La espontánea libertad
img
Carlos Escobar | 07-08-2017 | 12:04| 0

Foto de Miguel Martínez Sánchez

 

Todavía retenemos en la corteza cerebral auditiva las melodías del pasado Festival Internacional de Música Antigua de Sierra Espuña y uno de los grupos residentes del evento vuelve a escena en una gira europea. El cuarteto vocal Cantoría, nacido hace un año en torno a la Torre del Homenaje de Aledo y dirigido por Jorge Losana va a participar en tres festivales internacionales por los Países Bajos.

Cantoría está formado por el propio Jorge Losana (tenor y director), por Valentín Miralles (bajo), por Samuel Tapia (contratenor) y por la soprano Inés Alonso, nuestra invitada de hoy en Música Inesperada.

Nacida en el San Lorenzo del Escorial, esta joven de 21 años obtuvo en esta localidad madrileña el Grado Profesional de Violonchelo e inmediatamente inicia estudios de Canto con la soprano Carolina Alcaide, con la que descubre una nueva forma de entender la música. Resulta curioso que Inés sea una soprano dedicada a la música antigua cuando viene de un instrumento tan propio del Romanticismo: “Cantando me siento libre. El chelo era para mí un intermediario que me impedía expresarme con libertad. Con la voz descubrí que podía hacer todo lo que con mi instrumento no lograba, quizás por falta de motivación y de técnica”. 

Desde hace tres años, Inés Alonso se incorpora como soprano en Zenobia Scholars, grupo dirigido por Rupert Damerell, participando en seminarios impartidos por artistas consolidados como Peter Phillips, David Skinner o Stephen Cleoubury y actuando en ciudades como Cambridge, Londres y Roma, así como en dos ediciones de la Semana Internacional de Canto de Ávila.

En 2016 nace Cantoría, un ensemble vocal con mucha actividad y muy fiel a una filosofía: “Tratamos de recuperar la esencia de lo español y revivir nuestra música del pasado con su carácter propio. Desde un punto de vista artístico, lo que más valoro es el cuidado y el rigor con el que vamos construyendo Cantoría, sin renunciar en ningún momento a la espontaneidad”.

Las tres voces masculinas que completan Cantoría son básicas para esta joven soprano: “Cuando formas parte de un ensemble vocal lo que esperas de tus compañeros es que proporcionen una base sólida y fiable sobre la que pueda interpretar con total libertad”.

Inés Alonso ingresa en 2015 en la Escuela Superior de Música de Cataluña el Grado en Canto Histórico con la soprano Marta Almajano. Esto le permite al mismo tiempo recibir clases de profesores de prestigio y montar obras como el Stabat Mater de Pergolesi en distintas localidades catalanas o la Cantata 147 de J.S. Bach en el Festival Bach de Cartagena, bajo la dirección de Jorge Losana. La visión de futuro de esta cantante madrileña es tan atractiva como ambiciosa y alcanzable: “Cantoría espera hacer un hueco en el mercado europeo de la música antigua y dar a conocer dentro y fuera de nuestras fronteras el tesoro de la música española renacentista. A nivel personal, espero completar mi formación y cumplir el sueño de vivir de esta disciplina musical y revalorizarla como se merece”.

La gira que inicia Cantoría en unos días la lleva a Amberes, Brujas y Utrecht, tres plazas importantes en la música antigua europea. El ensemble ha sido seleccionado para participar en los prestigiosos festivales internacionales Fringe Utrecht Festival 2017 e International Young Artist Presentation 2017. El programa español con el que se dará a conocer el cuarteto vocal es muy variado y con temáticas comunes referidas la pasión amorosa, la muerte por dolor, el sufrimiento interior o la esperanza en el milagro de la salvación: “Mi voz representa en gran parte de las obras a la mujer frente a distintas situaciones amorosas, tanto de gozo como de sufrimiento, tanto en la esfera humana como el la divina”.

Desde estas líneas le deseamos a Inés Alonso y a Cantoría mucha suerte en la gira internacional que inician el día 10 de agosto. Lo demás ya lo tienen, porque el proyecto que defienden es sólido, muy trabajado y rico en energía positiva. Así, que es muy probable que les siga contando cosas sobre este ensemble y sobre música antigua.

Ver Post >
La tita Elisabeth
img
Carlos Escobar | 03-08-2017 | 12:28| 0

elisabeth-schwarzkopf

Con el paso del tiempo, las colecciones de discos se enriquecen con nuevas grabaciones o versiones de obras ya conocidas. Al recorrer con la mirada la discoteca de casa, rememoro con frecuencia los momentos únicos en los que adquirí lo que para mí son joyas de la discografía. Cuando tengo que elegir que discos me voy a llevar para escuchar en vacaciones, paso por la terrible experiencia de no saber exactamente que es lo que voy a dejar hasta la vuelta del veraneo. Por otro lado, como cada uno de nosotros tiene un oído (y un cerebro) con cierta preferencia por determinados timbres, tempos y, si me lo permiten, por los aromas de época que envuelven algunos discos, la magia contenida en cada cajita con música no deja de ser algo muy íntimo y personal.

Hace unos días leí en el último Music Magazine de la BBC un artículo de Elinor Cooper que resumía la opinión de distintos expertos sobre veinte mejores de las mejores sopranos de todos los tiempos. Me pregunté ¿es posible hacer un listado de cantantes en este sentido?

Así que opté por hacer ejercicio mental guiado por mi criterio y sin atender a otras consideraciones, con el reto de intentar definir qué sopranos me han conmovido más a lo largo de mi vida. Soy perfectamente consciente de que corro un elevado riesgo de cometer un grave sacrilegio para otras opiniones, pero lo cierto es que es irrefutable el hecho de que una obra de arte provoca en cada uno de nosotros reacciones, experiencias y emociones muy distintas.

Por ello no voy a pasar por alto la magia de la íntima liederista Elly Ameling, la sublime perfección de Rosa Poncelle, la exquisita dicción y fraseo de Christine Brewer, la regularidad y excelencia de una todoterreno como Christa Ludwig o las memorables interpretaciones de Leontyne Price o Margaret Price.

Lucía Popp es una cantante que vinculo a los últimos cuatro lieder de Richard Strauss; Joan Sutherland, conocida como La stupenda tras su debut en La Fenice, fue una Lucía de Lammermoor sublime; la inocencia seductora de Victoria de los Ángeles la convirtió en una Rosina increíble, sin olvidar sus papeles como Carmen de Bizet y Margarita en el Fausto de Gounod. También son maravillosas las interpretaciones de Gundula Janovich en las bodas de Figaro de Mozart o en la Creación de Haydn, la fiabilidad de Monserrat Caballé para cantar las óperas de Bellini y Donizetti, dando la sensación de que algunas fueron escritas expresamente para ella.

María Callas fue una cantante única. Con su voz singular y sus excelentes cualidades dramáticas, artísticas, técnicas y vocales, nos deleitó en los roles de Traviata, Norma y Lucía de Lamermoor, entre otros, pero para mí la soprano de origen griego fue la Tosca por excelencia por su manera de desenvolverse en situaciones que van de la pasión más amorosa a la crueldad más extrema, contraste que Puccini manejaba como nadie.

En el mundo de Richard Wagner me quedaría con la Brunhilda de Brigitte Nilsson, y la Isolda de Kirsten Flagstad, aunque también su interpretación de los Cuatro últimos lieder de Strauss es soberbia. Y en la esfera de la obra de Gustav Mahler, el protagonismo lo acapara Kathleen Ferrier, una soprano que supo entender el mensaje del compositor y transmitirlo como nadie ha hecho jamás.

En casa la soprano más conocida es Elisabeth Schwarzkopf. Podríamos decir que ella es casi de la familia. Sus papeles como condesa en Las bodas de Fígaro de Mozart o de La Mariscala en El caballero de la rosa de Strauss la consagraron en el Olimpo de la lírica. La belleza y la clase de esta soprano complementaban su categoría artística de tal modo que la audición de sus canciones de Mozart, Strauss, Wolf y Schubert todavía estremecen y perturban al oyente atento. Cuando falleció en 2006, muchas de las personas de mi círculo de aficionados a la música lo sentimos como una verdadera pérdida en el seno familiar. Afortunadamente, nos dejó sus registros en disco e imágenes de vídeo como las que les adjunto.

Con ellas logro sobrevivir cada verano hasta que el otoño nos traiga más música.

 

Ver Post >
Hablar, cantar, rezar.
img
Carlos Escobar | 27-07-2017 | 11:53| 0

2017-07-27-photo-00000009

El Festival Internacional de Música Antigua de Sierra Espuña cierra la edición de 2017 con dos magníficos conciertos en Aledo. Hoy viernes, a las 21 horas, el violinista y director musical Manfredo Kraemer ofrecerá un programa muy interesante y el sábado a la misma hora, tendrá lugar la Early Music Night con la participación de los ensembles Les Tambourins, Pretérito Imperfecto y Zaïre.

Desde estas páginas quiero felicitar a los organizadores y a los músicos participantes de este cuidado festival de Música Antigua, ya que han logrado sus objetivos al tiempo que han incrementado el valor cultural de nuestra región, con un evento singular y atractivo para el aficionado a la buena música.

Hablar con Manfredo Kraemer sobre música es tan instructivo que le he pedido opinión sobre algunos de los aspectos esenciales de la Música Antigua. Para el violinista argentino, las diferencias entre el violín barroco y el clásico moderno radican en cuestiones que son cosméticas, por un lado, y referidas a su funcionamiento, por otro: “Sobre el instrumento en sí, hay que decir que el puente está diseñado de otra manera y que el alma interior y la cadena son mas finas, lo que hace que su sonido sea distinto por los muchos armónicos agudos que contienen y que los dotan de un brillo muy especial con quizás algo menos de volumen que un violín clásico moderno”.

Un aspecto clave del violín Barroco para Kraemer es la utilización de cuerdas de tripa pura de cordero o vaca tal y como se hacía históricamente: “Además, las cuerdas graves están entorchadas, es decir, rodeadas por un hilo de cobre o plata, que junto a las otras, dan este timbre tan distinto y un sonido más colorido o con más textura”.

Desde 2004 Manfredo es responsable de la cátedra de violín barroco en la Escuela Superior de Música de Cataluña. Una de las diferencias fundamentales para él no está tanto en el instrumento, sino en el arco, ya que modula el sonido para convertirlo en un discurso inteligible. El arco evolucionó a lo largo de las distintas fases del Barroco adaptándose a los gustos musicales de la época, pero con una forma y una técnica de manejo muy distintas al violín moderno. La distribución del peso es distinta, estando el centro de gravedad más situado en el talón, haciendo más liviana la punta, lo que nos permite modular el sonido con más inflexiones: “La interpretación musical barroca hace más atención en la gramática, la prosodia y los signos de acentuación. No es un sonido sostenido, sino con muchas modulaciones. Podríamos decir que si las cuerdas del violín se corresponde a las cuerdas vocales generadoras de sonidos, el arco representa la boca que es donde se articula el habla, y en la música barroca es más importante hablar que cantar”.

La experiencia del Festival Internacional de Música Antigua sitúa a Murcia entre los lugares más destacados donde se celebran eventos de este tipo. Sin embargo, países como Alemania, Francia, Holanda, Norte de Suiza, Austria e Inglaterra van muy por delante en este asunto del resto de Europa. Para Manfredo todo esto tiene que ver con la historia de la música: “Allí nacieron los movimientos de revitalización de la Música Antigua, como una reacción a lo que se consideraban como excesos de la gran música sinfónica. En Alemania y en el ámbito germánico se sigue interpretando mucha música en las iglesias, sobre todo en las protestantes luteranas, donde ésta es una parte fundamental de la liturgia y de la idea de quien canta, reza dos veces”. Además, en Francia, hay un gran apoyo institucional del gobierno y de las empresas que esponsorizan tanto microfestivales como eventos de más peso sobre Música Antigua.
Manfredo Kraemer se formó en la ciudad alemana de Colonia y ha formado parte del célebre conjunto Musica Antiqua Köln, bajo la dirección de Reinhard Goebel. Desde entonces ha desarrollado una intensa carrera artística como violinista y director, colaborando también con importantes ensembles como Les Arts Florissants, Les Musiciens du Louvre, Anima Eterna y Cantus Köln. En 1996 crea junto a Pablo Valetti, Balázs Máté y Alessandro de Marchi, The Rare Fruits Council con el que realiza destacadas grabaciones musicales: “Es difícil elegir un disco entre todos los grabados con The Rare Fruits Council, pero quizás destacaría el primero que hicimos sobre Heinrich Ignaz Biber y que se tituló Harmonia Artificiosa-Ariosa. Estoy orgulloso porque empleamos violines escordados o desafinados (es decir, afinados en distintas maneras), así como un órgano de iglesia en lugar de uno normal positivo, en un intento de aproximarnos lo máximo a lo que se hacía en la época.”

Si quieren disfrutar hoy en directo del arte de este fabuloso violinista, tienen más información en la web http://www.earlymusicaledo.com/Festival/ , donde tienen un enlace para conseguir las entradas vía internet, que es la única manera de adquirirlas.

Ver Post >
Enclave de fantasía
img
Carlos Escobar | 20-07-2017 | 12:18| 0

Foto de Miguel Martínez Sánchez

 

Hay lugares que, de repente, se vuelven mágicos. La zona de los Alpes Suizos donde Thomas Mann narra las experiencias del joven Hans Castorp durante su estancia en un sanatorio se convierten en una montaña mágica que trasciende más allá de lo que el título de la novela refleja.

Desde el 21 de julio, Sierra Espuña se convierte en un paraje fascinante al albergar el Festival de Música Antigua FEMASE 2017  que es la segunda edición del Festival Early Music Aledo 2016, ampliando el campo de acción a otros municipios de la sierra murciana y desarrollar una serie de cursos, talleres y conciertos de diferentes formatos en Totana, Pliego, Mula, Librilla, El Berro y, por supuesto, Aledo.(http://www.earlymusicaledo.com/Home/)

La plataforma que va a llenar de fantasía a Sierra Espuña es Early Music Project cuyos miembros son profesionales de la música y de la cultura que promueven e incentivan el conocimiento y la difusión de la Música Antigua en el sureste español, ligándola a aspectos culturales, históricos, artísticos, turísticos, patrimoniales y naturales de nuestro entorno.

La persona que gestiona y coordina los proyectos culturales de Early Music Project es Míriam Huéscar (Murcia, 1989), licenciada en Historia del Arte por la Universidad de Murcia (2012), donde ha cursado además los Máster en Producción y Gestión Artística (2015) y de Gestión Cultural (2016). Miriam también cursó estudios de grado superior de Danza Clásica (Conservatorio Profesional de Danza de Murcia, 2003) y de grado medio de Piano (Centro Cultural Infanta Elena, Alcantarilla, 2005) y para ella, el primer Festival de Aledo destacó por la gran acogida que tuvo esta primera edición: “Además de la experiencia enriquecedora que compartieron los músicos participantes en los diferentes cursos, el festival tuvo una gran repercusión en redes sociales y medios de comunicación, por lo que actualmente es conocido en el ámbito internacional”. Puede ver el documental del festival de la pasada edición en el vídeo adjunto.

Miriam Huéscar insiste que el Festival de Música Antigua de Sierra Espuña (FEMASE) 2017 no se centra sólo en esta disciplina artística: “La música es el hilo conductor de distintas actividades que engloban la gastronomía, la naturaleza, el patrimonio, el arte y la educación. Quizás, la actividad más llamativo sea la Academia Internacional de Early Music Project, una iniciativa orientada a profundizar en el estudio de la música antigua”.

Durante el festival se ofrecen masterclass, cursos y talleres en los que la música de conjunto (desde pequeñas agrupaciones, hasta orquestas de cámara) juega un papel fundamental. La Academia, como explica Miriam, se compone de tres actividades principales:

La plataforma para Nuevos Ensembles con Manfredo Kraemer: “Tiene como principal objetivo ayudar e impulsar a jóvenes ensembles de música antigua a integrarse en el mercado profesional. Lo harán a través de la formación académica con Manfredo Kraemer, uno de los violinistas más prestigiosos de música antigua. Además, aprenderán sobre creación de material audiovisual propio, difusión y publicidad, y se darán a conocer a través de conciertos para diferentes audiencias”. En segundo lugar, se ha organizado un Curso de Interpretación historicista dirigido por Silvia Márquez, clavecinista de prestigio internacional que dirige La Tempestad, y que va dirigido a agrupaciones de cámara y a músicos clavecinistas interesados en la interpretación históricamente informada. Por último, Jorge Losana dirige un taller sobre La Música Policoral y la Reforma con el propósito de profundizar en la interpretación de obras policorales de Schütz, Praetorious y Schein que serán presentadas en tres conciertos. La oferta del festival se completa con actividades de divulgación para adultos, niños y jóvenes, combinando el arte con rutas y veladas gastronómicas.

Miriam Huéscar ha coordinado también la actividad Bach Cartagena, con muy buena acogida por parte del publico: “Ha sido un trimestre lleno de actividades, donde la música llegó a todos los rincones de Cartagena. En todal han participado más de 700 escolares dentro del programa EarlyMusicKids, donde niños de diferentes colegios, institutos y bibliotecas municipales, han conocido la obra del compositor J. S. Bach mediante conciertos didácticos y cuentacuentos musicales”. Parte de estas experiencias piloto se han integrado dentro FEMASE 2017 y se recuperará el formato EarlyMusicKids en escuelas de verano, museos y centros culturales.

Miriam anima a los aficionados a la música en general a venir al Festival de Sierra Espuña: “Descubrirán la magia de la música antigua con intérpretes de primer nivel en entornos naturales que son emblemáticos por su historia. Prometemos que la experiencia será inolvidable”.

Para las personas que quieran asistir, la organización informa que la asistencia a los conciertos cuestan 10 euros (los jóvenes sólo 3 euros), la matrícula para la Plataforma para Nuevos Ensembles del Festival con Manfredo Kraemer cuesta 80 euros, la matrícula al Curso de Interpretación Historicista con Silvia Márquez cuesta 50€ y el Taller sobre “La Música Policoral y la Reforma” con Jorge Losana es gratuito.

 

 

Ver Post >

Etiquetas

Otros Blogs de Autor