La Verdad
img
Categoría: Uncategorized
La tarde que busqué trabajo en LinkedIn

Vía Tumblr

Vía Tumblr

Ese momento.

Ese momento en el que te das cuenta de que lo que tienes no significa nada. Que, de hecho, ya estás desactualizado, aunque acabes de terminar, como quien dice. Que muy millennial, y ya obsoleto.

Ese momento en que te preguntas cuándo se han inventado cien profesiones nuevas. Que antes un manager era el representante de Hannah Montana, pero ahora suele ir detrás del project y es algo en sí mismo, por lo visto. Que tú dices, pero esas cosas dónde se estudian. ¿En qué momento alguien decidió que quería ser project manager? ¿En plena carrera de Filología inglesa? ¿Dónde le explicaron qué narices era eso?

Copy editor.

Communications assistant.

Harry Potter and the Philosopher’s Stone.

Ocho años de clases de inglés de seis a ocho para esto. Para que ahora el mundo se divida en juniors y associates y seniors; las castas de la India, importadas desde USA o quién sabe dónde.

Para que todavía se quede corto.

¿Inglés solo? Sorry, necesitamos francés perfecto y un poco de chino mandarín.

Maldita sea, mamá, por qué habéis desperdiciado mi juventud dejándome jugar a la Play o a la pelota. Ni un minuto más de Barbies para mis descendientes. Prometido.

Ver Post >
Tú (no) justificas mi existencia

Auto-retrato hiperrealista de Lee Price

Auto-retrato hiperrealista de Lee Price

Me siento en la terraza del restaurante igual que si me hubiera convidado un líder terrorista a su humilde morada. Nerviosa. Incómoda. Acojonada.

Un camarero se me acerca y pregunta si espero a alguien. Hago acopio de valor y lo suelto:

—No. Estoy sola.

El chico frunce los labios como diciendo «entiendo», pero yo no sé qué es lo que entiende. Tengo ganas de preguntárselo, pero no lo hago. Dejo que arrastre los mantelitos de los no-comensales, arañando mis entrañas, y observo el vacío de las tablas de madera. La nada más absoluta.

Maldigo a Hannah. Por tu culpa estoy aquí probando esta tontería, Hannah, y no en mi casa haciendo punto de cruz o algo de provecho. Porque según tú, es muy necesario que una persona se enfrente a ciertos retos sola. Yo tomé nota de ellos, entre sangría y sangría, en el iPhone, justo después de que te empeñaras en contarles tus principios de vida a unas niñas pequeñas que nos observaban con curiosidad desde el alféizar de un ventanal.

Translate me —dijiste. Y yo lo hice.

«Esta chica dice que, si queréis ser personas completas, tenéis que hacer al menos tres cosas solas: vivir en un apartamento, empezar un viaje sin saber cuándo ni cómo acabará, y comer en un restaurante».

Ver Post >
Aquí se fabrica la primavera

Vía Tumblr

Vía Tumblr

De pequeña estaba convencida de que Lepe era un lugar inventado. ¿Quién iba a atreverse a torturar psicológicamente a los integrantes de un pueblo entero, haciéndoles pasar por lerdos e incompetentes? Pues alguien lo hizo. Alguien fue la primera persona que dijo, uf, los de Lepe son tan tontos que plantan ajos en la carretera porque son buenos para la circulación. Y el resto es Historia. Pero la Historia también cambia. Hace unos años empezaron a avisar de que los siguientes éramos los murcianos.

«Murcia es la nueva Lepe».

No me lo creí, igual que lo de Lepe –debe ser que soy tontita- hasta que un chaval de la universidad de Madrid, uno de esos de barrio que decía ejque, le susurró a su compañero en clase:

—Joder tío, a ver si lo pillas ya, que pareces murciano.

Yo me di la vuelta a lo Tarantino con la música de Kill Bill sonando en mi mente… y no le dije nada.

La vergüenza, como casi todo, es algo que se aprende.

Ver Post >
Aniversarios, contradicciones y blasfemias

Blue Valentine, 2010 (USA)

Blue Valentine, 2010 (USA)

Hace un año que inauguré este blog.

Y dos milenios desde la muerte de Cristo.

¿Y qué pasa?

No pasa nada.

Pasa el tiempo.

Y pasa todo.

Porque el tiempo lo es todo. El resto de magnitudes son una patraña. Si me hablas de espacio, yo te digo tiempo. Cincuenta kilómetros son treinta y cinco minutos en coche, con el añadido de aparcar; tres en avión, más los embarques; días caminando, no sé cuántos. El espacio es un continuo de tiempo, grano a grano de tierra se construyen las horas.

Los días no son más que eso, tierra y segundos. Que te van alejando de un punto y acercándote a otro. No hace falta ni que te muevan. Es posible que te dejen estático en el plano. No todos los cambios son tan aparentes. Otros son interiores. Esos son los que molan.

Aniversario de la Pasión, con mayúscula, de Cristo, y en este país salimos a la calle a la procesión para hacer profesión de una fe que no terminamos de conocer.

Ver Post >
Tanta prisa para qué

Victoria Australia by Cary Wolinsky

Victoria Australia by Cary Wolinsky

Si estás más perdido que Caperucita en el bosque y no sabes qué va a ser de ti el mes que viene –ni digamos dentro de treinta años-, si no te alcanza para comprarte una Double Cheeseburger y tu padre sigue hablándote de tu plan de pensiones, si eres víctima de la nueva explotación laboral y matarías por ser el pardillo que lleva los cafés en lugar del que se come los marrones a cuatro euros la hora, si tu único patrimonio es la Play Station o las Lelly Kelly de la infancia y el reducto de casa que tus progenitores llaman «tuyo» pero luego reivindican para sí cada vez que dejas un calcetín sucio en el suelo, si en el armario tienes trajes de chaqueta y faldas de tubo junto a sudaderas de Mickey Mouse, si aún no sabes si es que todos tus amantes son horribles o es que te estás poniendo exquisito y vas a acabar vistiendo santos, si conoces el nombre de, al menos, tres ansiolíticos y tres drogas de diseño; es oficial, amigo.

Bienvenido a nuestra generación.

Ver Post >
El 8M no está en venta

Vía Tumblr (fuente: kerousel)

Vía Tumblr (fuente: kerousel)

Una, que se levanta el pasado 8 de marzo pensando que está pasando una cosa chulísima, algo que solo puede compararse a aquello del «no a la guerra» o al mundial de Corea y de Holanda.

Entiéndase, no era solo fruto de la agitación colectiva este contento, sino que por primera vez una sentía en sus carnes el ardor de ver materializada una creencia interna muy fuerte.

Y café en mano, una descubre que no ha leído todavía el Manifiesto -porque había un manifiesto- de la Comisión 8M –porque había una comisión- del Movimiento Feminista –que debía ser una asociación o algo parecido-. Y una se apresura a echarle un vistazo virtual.

Y cuál es su sorpresa cuando una se entera de que la huelga que tan convencida está practicando, así como la manifestación a la que piensa asistir unas horas más tarde, no tiene como objeto paralizar la sociedad para poner de relieve la presencia de la mujer en el mundo laboral y doméstico, exigir el fin de la violencia de género, del miedo a la potencia física del hombre, y, en definitiva, concienciar sobre la necesidad de adoptar medidas que igualen la posición en sociedad.

No. No solo esto.

En el Manifiesto aparece una retahíla de sustantivos por los que, en teoría, las mujeres saldrían a protestar, a saber: violencia machista, derecho a decidir sobre nuestro cuerpo y vida, justicia social, vivienda, salud, educación, soberanía alimentaria, laicidad, extractivismo y tratados de libre comercio, explotación, antimilitarismo y guerras, fronteras y Estados autoritarios, que reprimen con leyes mordaza, y criminalizan la protesta de la resistencia feminista, comunidad LGTBI.

Y una se pregunta, dando un trago al café, quién puñetas le ha preguntado a ella qué opina sobre si debería o no el Estado enseñar Religión en los colegios, o si está a favor de destinar tal o cual porcentaje del PIB a defensa militar, o qué le parece la necesidad de cultivar alimentos eco, etecé.

Ver Post >
Sobre el autor Andrea Tovar
Ya he cumplido 26: voy de capa caída. Al menos tengo una web: andreatovar.org | El org del final me hace sentir como una entidad benéfica. Dame likes y shares y visitas. Make me rich.

Etiquetas

Otros Blogs de Autor