La Verdad

img
Autor: juanjorios
¿Hay que tener alma de artista para innovar?
img
Juan José Ríos | 30-07-2013 | 10:28| 0

Pensar como los diseñadores (design thinking) está en la base de una moderna  metodología que se puede aplicar para resolver cualquier tipo de problema o reto de la vida ordinaria y no sólo los relativos al diseño de productos o mejora estética de objetos o espacios, como su nombre podría sugerir. Su práctica sistemática en el seno de una empresa produce una corriente continua de nuevas ideas que propicia la innovación.

Como hemos dicho en entradas anteriores, gestionar bien, ser profesionales, hacer un trabajo de calidad, no son garantía de supervivencia y mucho menos de prosperidad de una empresa  porque la mayoría de competidores también lo hacen así. Todos los negocios, grandes, medianos y pequeños, necesitan ser “refrescados” con frecuencia para distinguirse de los demás.  La  diferenciación innovadora será cada vez más crítica para sobrevivir.

Pero no sólo el mundo de los negocios, los servicios públicos en general, la educación, la sanidad, el turismo … deben impregnarse del  espíritu innovador. Hay que liberar al genio humano de la botella del procedimiento El design thinking (pensamiento de diseño), término acuñado en la Universidad de Stanford en 2008, es considerada actualmente la gran herramienta facilitadora de la innovación continua en todos los ámbitos de actividad.

Es una metodología centrada en las personas que  fomenta la capacidad de “ponerse” en la piel de los demás y la colaboración de todos los actores implicados en la resolución del problema, tanto internos como externos,  para disponer de diferentes perspectivas de la realidad.

Es una herramienta práctica, para pensar haciendo,  para propiciar ideas a partir de la experimentación, para que la innovación fluya continuamente como fruto de la colaboración y del trabajo en equipo y no sea fruto de la casualidad o de la inspiración ocasional del genio solitario.

No es objeto de este post detallar esta metodología, ampliamente recogida en Internet. Sí lo es remarcar que es un instrumento  accesible y recomendable para todos, desde el más modesto de los negocios hasta las multinacionales más poderosas, pasando por las Administraciones Públicas. El design thinking es rápido de aprender y no es costoso, pero lo que verdaderamente importa es el cambio de actitud y de generación de mentalidad innovadora que facilita.

 


Pasatiempo creativo 5:

A un peral subí donde peras había.

Ni peras cogí

ni peras dejé.

¿cuántas peras había?

 

Ver Post >
La imaginación al poder
img
Juan José Ríos | 19-07-2013 | 7:54| 0

No hay empresas innovadoras sin personas imaginativas.  La creatividad, históricamente asociada al mundo del arte, del diseño y de la publicidad, aplicada a la economía  es una cualidad cada vez más valorada como la principal habilidad personal del futuro.

No quiere decir esto que sean despreciables, ni mucho menos, las habilidades de ejecución, fundamentales para el funcionamiento operativo de las empresas.  Pero las ventajas competitivas, diferenciales provienen de la parte creativa de las personas,  de las habilidades de exploración y descubrimiento.

Es evidente que por razones genéticas, educativas o del entorno, hay personas más “naturalmente” creativas que otras, pero esta condición no depende sólo de nuestra personalidad sino también de nuestra actitud. Como casi siempre “querer es poder” y si cambiamos nuestra actitud sin duda podemos mejorar nuestra creatividad. En general, se estima que la genética configura sólo 1/3 de nuestra forma de ser, y que por lo tanto, los   2/3 de nuestras habilidades personales se pueden adquirir y perfeccionar con la práctica.

Según se recoge en “El ADN del innovador”, libro de obligada lectura,  la creatividad se basa en cinco habilidades concretas: asociar, cuestionar, observar, desarrollar redes de contactos y experimentar.

  1. La capacidad de asociación consiste en “relacionar cosas aparentemente inconexas” (Steve Jobs). Como hizo Larry Page para diseñar el motor de búsqueda de Google, asociando las veces que aparecían citados los investigadores científicos en las revistas académicas con el número de vínculos que contiene una web.
  2.  “Cuestiona lo incuestionable” (Ratan Tata).Los innovadores son iconoclastas por naturaleza, se preguntan el porqué de todo constantemente, con mentalidad rebelde, se cuestionan el statu quo, las rutinas, el hacer las cosas en modo “piloto automático”,… el Circo del Sol surgió de preguntarse qué pasaría si se creara un circo sin animales.
  3. La capacidad de observación, de estar abierto a nuevas ideas y tendencias que a otros les pueden pasar desapercibidas, es una característica básica de la personalidad innovadora. Observar el comportamiento humano en diversas situaciones puede ser otra  gran fuente de innovación. Tata creó su modelo de coche barato (2.200 dólares), fijándose cómo se calaban hasta los huesos  4 personas apiñadas en una motocicleta un día de lluvia intensa en Bombay.
  4. Networking: Muchos innovadores suelen trabajar en red con un pequeño grupo de personas de confianza, multidisciplinar, con el que comparten y confrontan ideas creativas. De las intersecciones del conocimiento surgen oportunidades innovadoras. Hablar con gente diversa, de edades diferentes, de campos distintos, viajar, asistir a foros, eventos, ferias,… propicia que se dispare la creatividad.
  5. Experimentación: Para Joseph Bezos, fundador de Amazon, “los experimentos son la llave de la innovación”. Hacer prototipos o realizar experiencias piloto son formas de depurar las innovaciones.

 

Pasatiempo creativo 4: Dicen que el monstruo del lago Ness mide 20 metros más la mitad de su longitud, ¿cuánto mide?

 

Ver Post >
Las personas son clave
img
Juan José Ríos | 13-07-2013 | 8:27| 0

Aunque a lo largo de mi vida profesional he participado en algunas iniciativas innovadoras, quiero aclarar a mis posibles lectores que no soy un consultor experto en la materia.  Lo que si tengo es afán por profundizar en las metodologías de aplicación práctica de la innovación así como ideas acerca de la difusión y asimilación de la cultura innovadora en  la sociedad en general y en las PYMES en particular.

La verdad es que el índice de temáticas relacionadas con la creatividad y la innovación es  tan amplio, tan variado, tan multidimensional,  tan crucial para el desarrollo socioeconómico, y por ende, tan apasionante,  que es difícil  para mí establecer una secuencia lógica en los ítems a tratar y presentar de forma ordenada  debido a mis propias carencias personales y a su encaje dentro de las limitaciones que impone un blog.

Me refiero a cuestiones como:  creatividad, pensamiento lateral, design thinking, coworking o cosociety, innovación disruptiva, ecosistema innovador, talento, management, smart cities, territorios inteligentes, ciudades de la innovación,  economía azul, energías renovables estrategias inteligentes,… conjugadas con las llamadas tecnologías facilitadoras (discontinuidades las llama  Gary Hamel): Internet de las cosas, banda ancha, redes sociales, computación en la nube, nanotecnología, biotecnología,…

Pero como siempre, la base son las personas, con sus roles, aptitudes, actitudes, mentalidad,  formación, conocimientos, ilusiones,  aspiraciones, también con sus defectos. Los gobiernos, las administraciones públicas, las empresas, están dirigidas por personas, en ellas trabajan personas y sus productos y servicios van dirigidos a personas. Así que me ocuparé en las próximas entradas de los aspectos personales ligados a la innovación, empezando por la creatividad.

La creatividad implica diferenciación. Las organizaciones actuales, incluso en el sector público,  no se pueden permitir el despilfarro de talento que supone no fomentar la creatividad de los empleados. Es cierto que hay personas más creativas  que otras pero también lo es  que la creatividad se puede entrenar y perfeccionar. Y también es verdad que cambiar la mentalidad de las personas cuesta mucho. Hay todavía muchos directivos que consideran que perfeccionar la gestión  es el único camino posible de mejora de la competitividad de su empresa. Nadie defiende que una empresa no trabaje con calidad, ya que es una condición necesaria para su supervivencia, pero no es suficiente. Sin innovación no hay futuro.

 

Pasatiempo creativo 3:   

Completa la siguiente secuencia lógica:  O, S, S, O, O, S, E,….

 

Ver Post >
La pirámide de la innovación
img
Juan José Ríos | 08-07-2013 | 1:50| 0

La primera definición oficial de innovación que se reconoce como tal data de hace más de 70 años y es debida a Schumpeter:

“La innovación es la introducción de nuevos productos y servicios, nuevos procesos, nuevas fuentes de abastecimiento y cambios en la organización industrial, de manera continua, y orientados al cliente, consumidor o usuario”.

   Joseph Schumpeter fue un economista austríaco (fallecido en 1950) que destacó por sus  investigaciones sobre los ciclos económicos y por sus teorías sobre la importancia crucial del empresario  como elemento determinante en el aumento y disminución de la prosperidad,  subrayando su papel  innovador.

   Popularizó el concepto de destrucción creativa como forma de describir el proceso de  transformación que acompaña a las innovaciones. Esta definición de innovación con ligeras variaciones,  sigue siendo válida todavía, así como su reflexión de que “el desequilibrio es el estado normal de la salud  de la economía.”

Por cierto, Schumpeter fue profesor del famoso Peter Drucker, padre del management del siglo XX,  quien  también fue simultáneamente alumno de Keynes.

Otros autores más modernos, como Gary Hamel, calificado por el Wall Street Journal como el gurú actual número uno en gestión empresarial, nos habla de la pirámide de la innovación. 

En su opinión, cada uno de los diferentes tipos de innovación (operacional, de producto, estratégica y en management) contribuye con una intensidad distinta a la creación de valor diferencial y permanente para las organizaciones.

•             Innovación operacional: Son los cimientos de la innovación. Disponer de unos buenos sistemas de información o de recursos tecnológicos avanzados es fundamental para una empresa moderna, sin embargo, según Hamel, este hecho no aporta ventajas diferenciadoras decisivas, ya que son relativamente fáciles de “copiar”.

•             Innovación en productos y servicios: Es  la que primero nos viene a la cabeza cuando hablamos de innovación. Un producto innovador  puede lanzar espectacularmente a una empresa, pero en un mundo donde los cambios tecnológicos son tan vertiginosos, los éxitos  puntuales pueden ser  efímeros. A Samsung sólo le llevó unos años copiar los sofisticados modelos de móviles de Nokia.

•             Innovación estratégica: Un modelo de negocio diferente puede consolidar el  liderazgo duradero de una empresa, pero a la larga, lacaba siendo imitado. Ryanair, Zara, Wal-mart pusieron en práctica modelos audaces de negocios, pero enseguida surgieron competidores.

•             Innovación en MANAGEMENT: En la cúspide de la pirámide. Requiere un cambio de mentalidad de los directivos.  Por eso es tan difícil de conseguir y de copiar. Se trata de  instalar la cultura de la innovación sistemática, de forma que corra por la venas de la empresa, de conseguir que la ilusión y la creatividad destierren las pesadas losas burocráticas de un modelo gerencial que está obsoleto, que ahoga la libertad  y que los “vientos de la destrucción creativa amenazan continuamente”.

Hablamos de instaurar una nueva forma de trabajar que supere los clásicos modelos, basados en el control y la eficacia,  y que libere energía creativa por los cuatro costados. La puntualidad, la disciplina, el orden, son valores positivos en las organizaciones pero no deben anular el potencial innovador de los empleados.  La buena noticia es que la creatividad y el talento pueden ser fomentados con facilidad por los directivos, con independencia del tamaño de la empresa y que no se necesitan grandes inversiones para ello.

Iremos abundando en estas ideas en sucesivas entradas del blog.

 

Pasatiempo creativo 2:  ACERTIJO

Dime si eres entendido,

esto como puede ser:

ni tres es menos que cuatro

ni dos es menos que tres

Ver Post >
La importancia de la i
img
Juan José Ríos | 04-07-2013 | 1:45| 0

Si tecleamos en Google la expresión I+D+i obtendremos más de veinte mil millones de resultados, en menos de medio segundo. Su potente motor de búsqueda es un ejemplo claro de cómo el conocimiento,  matemático en este caso, se puede convertir en una innovación de éxito mundial, a la par que un importante elemento motivador para el estudio de las matemáticas que los profesores deberían trasladar a sus alumnos. Ante la clásica pregunta en clase: “Esto, ¿para qué sirve?”, resaltar las aplicaciones prácticas de los conceptos matemáticos motivaría el estudio de esta disciplina.

En el site que he utilizado como profesor hasta el curso pasado,   se pueden encontrar algunas de estas aplicaciones, entre ellas la del buscador de Google.

Con frecuencia manejamos expresiones  cuyo significado no conocemos en profundidad, bien  porque pasan a ser de uso común sin que nadie nos las explique con claridad, bien porque  consideramos que están alejadas de nuestros intereses personales o profesionales o por ambas cosas a la vez. Esto ocurre, en mi opinión, con el famoso trinomio I+D+i.

Los dos primeros términos, investigación (I)  y  desarrollo (D), son actividades propias de Universidades y centros de investigación y aluden a la generación de conocimiento  y a su aplicación a la creación de nuevos productos o procesos.

La innovación (i), en su acepción más extendida,  consiste en la puesta en el mercado con éxito de esas aplicaciones prácticas generadas por el sistema de ciencia y tecnología.  En pocas palabras, la I+D consiste en la utilización de recursos para generar conocimiento, y la “i” en el uso del conocimiento para generar dinero. De alguna manera, la “i” se considera una medida de la eficiencia de la I+D.

Este blog se centrará fundamentalmente en la “i”  desde un punto de vista práctico, como “cable a tierra” de la I+D, con un objetivo muy simple pero muy ambicioso: desmitificar el concepto, contribuyendo a la difusión de la cultura de la innovación y la creatividad como elemento clave del  desarrollo económico, un desarrollo económico en el que las PYMES tienen que desempeñar un papel crucial.

Este blog surge con la pretensión de convertirse en un modesto faro que ilumine el camino hacia la innovación sobre todo a las PYMES que piensan que es algo inalcanzable para ellas. También se ocupará de la innovación como concepto transversal y como actitud de sana rebeldía ante los clásicos “siempre se ha hecho así” y “másdelomismo” que debe impregnar no sólo a la actividad empresarial sino incluso  a los servicios públicos, aunque esto último parezca un oxímoron.

No quiero finalizar esta primera entrada sin reconocer el efecto motivador que ha ejercido sobre mí un consultor de la talla profesional y humana de Xavi Camps. Xavi es mi particular faro.

P.D.  La creatividad es una componente imprescindible para innovar,…así que os propongo un divertimento creativo, en forma de jeroglífico:

¿Hay bebidas para todos?

i  

 

La respuesta en el próximo post.

Ver Post >
Sobre el autor Juan José Ríos
Si tuviera que definirme en pocas palabras diría que me considero catalizador, promotor de cambios. Dentro de un espíritu inquieto y de sana rebeldía, me gusta definir las actuaciones dentro de un marco que las dote de coherencia. Me importa mucho el entendimiento personal. Mi mundo, hasta los 26 años, se ceñía exclusivamente al ámbito educativo. Estudié Matemáticas y la salida inmediata era la enseñanza. Nunca pensé que podría dedicarme a algo diferente. Me tocó vivir la eclosión de los ordenadores personales de la década de los 80. Empezaron a dotarse los centros educativos de PC ́s. Fui uno de los profesores de Informática de este primera ola. En esta época, junto a un amigo, adquirí mi primer ordenador personal (carísimo) para uso empresarial. Empecé a conocer el mundo de la empresa. En la década de los 90, me cautivó el Informe Bangemann, como marco inspirador de la Sociedad de la Información. De la mano de Juan Bernal, Consejero de Economía y Hacienda, fui Director General de Informática de la Comunidad de Murcia. Fue una etapa apasionante y creativa donde abordamos proyectos como la Red Corporativa de Banda Ancha, la adaptación al euro y el año 2000, la implantación de SAP o la realización de uno de los primeros proyectos de ciudad digital de nuestro país (Ciezanet). Compaginé, durante muchos años, la docencia con el desempeño de puestos de responsabilidad en empresas regionales del sector TIC. En 2009, como profesor, puse en marcha un proyecto innovador cuyo objetivo fundamental era comprometer a los padres en la mejora del rendimiento educativo de sus hijos (proyecto COMPAH). Empecé a familiarizarme con el mundo 2.0 y a emplear estos recursos en mis clases. Como admirador de Morris Kline, soy un amante de las aplicaciones de las Matemáticas al mundo real como elemento motivador de su estudio por parte de los alumnos. Mi primer contacto con las metodologías de la innovación (Design Thinking) se produjo en 2010, de la mano de un consultor, Xavi Camps, que me hizo ver que la creatividad y la innovación son la base de la prosperidad de las organizaciones y que estos atributos se pueden entrenar y perfeccionar. Desde entonces, soy un apasionado de la innovación como concepto transversal. Creo profundamente en la innovación pública. Las instituciones no pueden seguir funcionando casi como en el siglo XIX. Deben transformarse, en el contexto del paradigma de Gobierno Abierto, para convertirse en organizaciones centradas en los ciudadanos, transparentes, sostenibles, eficientes, ligeras y facilitadoras de la actividad empresarial y de la creación de empleo de la mano de iniciativas como el Open Data. Como ciudadano me preocupa especialmente la sostenibilidad de la sanidad pública, y de las pensiones, ahora que voy viendo cada vez más de cerca la edad de la jubilación. No sé contar chistes pero me divierte el humor surrealista y los juegos de palabras, que a menudo sufren familiares y amigos. He trabajado como asesor de innovación en la CARM (2012-2016). Actualmente he vuelto a mis clases en el IES Alfonso X El Sabio y participo en un proyecto empresarial.

Últimos Comentarios

JuanjoRios 31-01-2017 | 18:26 en:
La 35ª prioridad
The Truth 18-01-2017 | 19:47 en:
La 35ª prioridad

Etiquetas

Otros Blogs de Autor